RADIOGRAFÍA

Madres presas: ¿cómo es vivir embarazada en el Penal?

En la actualidad hay 4 mujeres embarazadas de un total de 110 en el Penal de Chimbas. Los mismos internos hacen las cunitas para los futuros bebés, la atención médica y la higiene en el ojo de la polémica.
domingo, 06 de septiembre de 2015 · 11:58
Después de la polémica desatada por la mamá narco que perdió su embarazo de 3 meses estando presa, una radiografía de cómo es ser madre adentro del Penal de Chimbas indica que de las 110 internas del Penal de Chimbas, sólo 4 cursan un embarazo en este momento y 6 viven en la cárcel con sus hijos menores de 5 años. Así lo informó el director del Servicio Penitenciario Provincial, Oscar Ghilardi a Tiempo de San Juan.

Elizabeth del Carmen Silva, tiene 30 años y es la narco que perdió un embarazo de tres meses a principios de agosto. Sus abogados, Ricardo Moine y Sandra Leveque, denunciaron abandono de persona en el Juzgado Federal y volvieron a pedir la domiciliaria de la detenida porque entienden que las condiciones adentro del Penal son deplorables.

"Tuvimos una clienta anterior que nos contaba que dormía con su bebé de 40 días en un colchón viejo en el piso”, declaró a este semanario la abogada Leveque.

Sin embargo, las versiones de algunas internas se contradicen con lo que manifestó Ghilardi. El funcionario explicó que si bien las mujeres embarazadas duermen en una celda como cualquier otra éstas tienen asistencia médica y psicológica dentro de la cárcel.

"La interna tiene privación de la libertad pero no de sus derechos por lo que se les hacen controles y si hay alguna complicación y es necesario se las saca y traslada al Hospital Rawson”, explicó Ghilardi.

En este sentido el director del Penal también aclaró que las mujeres embarazadas o con niños gozan del beneficio de planes sociales como cualquier otra mujer. "Pueden acceder a la Asignación Universal por Hijo, por Embarazo, etc”, detalló.

En este sentido aclaró que en el caso de las mujeres presas con pequeños "hay médicos adentro para atenderlos y tenemos una farmacia, pero si ellas no están conformes puede venir un familiar a buscar al niño y llevarlo afuera a hacerse atender”.

Pero no es lo mismo en el caso de las internas embarazadas quienes tienen que ser atendidas adentro de la cárcel y no pueden salir a menos que la enfermedad sea de gravedad o esté debidamente justificada por un médico.

En algunos casos son los mismos presos quienes hacen cunas en los talleres de carpintería y se las obsequian a las mujeres para poder tener a sus niños una vez que nacen.

"Ellas tienen al lado de su cama el moisés para el bebé o a veces otro interno les hace cunas de madera y se las regalan” manifestó Ghilardi.

En este sentido detalló que las mujeres policías tienen, además, un trato especial para con las internas embarazadas. "El pabellón de mujeres es un ambiente de mucho respeto, mutuo, entre la interna y las policías que las contienen”, dijo.

Si bien no hay un régimen especial para mujeres embarazadas y madres, Ghilardi aclaró que "algunas de ellas tienen salidas transitorias y hay madres que salen con sus hijos del Penal y vuelven a dormir”.

Según el funcionario el número de mujeres embarazadas se mantiene regular año a año y desmintió que esto tenga que ver con el beneficio de la prisión domiciliaria.

"Eso sería anteponer una situación penal a una familiar. Siempre tenemos más o menos la misma cantidad de embarazos por año, depende mucho de la época pero no ha aumentado, ni disminuido”, sostuvo.
 
El caso Silva, la mamá narco

Elizabeth del Carmen Silva perdió su embarazo mientras cursaba el tercer mes, estando presa en el Penal de Chimbas.

La mujer está procesada por comercialización de drogas y en abril de 2014 le dieron prisión domiciliaria por ser madre de niños menores. Sin embargo le volvieron a encontrar droga y volvió a ser detenida en el Penal. Luego de esto, la mujer, volvió a quedar embarazada y sus abogados pidieron la prisión domiciliaria alegando que tenía problemas de presión arterial pero le fue denegada.

Cuando cursaba el tercer mes de embarazo perdió el bebé y sus abogados, Sandra Leveque y Ricardo Moine acusaron al Servicio Penitenciario de abandono de persona.

Cuando el caso salió a la luz Ghilardi, declaró ante la prensa que "en ningún examen médico se registró presión alta en Silva”.

"Por lo que nos comentó la familia cuando ella se descomponía venía un enfermero y nada más, además antes de perder estuvo con pérdidas y no la atendieron creyeron que era puro teatro”, detalló la abogada Leveque.

Ahora la fiscalía solicitó el legajo médico de la interna y nuevos exámenes de salud. Mientras tanto sus abogados volvieron a solicitar la prisión domiciliaria pero les volvió a ser denegada por lo que será la Cámara Federal de Mendoza, quien decida sobre el futuro de la madre naco.

Galería de fotos

Comentarios