Asalto al diputado y sindicalista

“Creí que me iban a pegar un tiro”

Así lo aseguró Rosa María Cortéz de Avila, esposa del flamante diputado provincial y titular del Sindicato Empleados de Comercio (SEC), Raúl Avila, quien fue asaltada en su casa de Rawson por una banda de cuatro hombres en motos y armados. Se llevaron dos televisores LCD y una netbook.
miércoles, 21 de diciembre de 2011 · 12:24

Por Gustavo Martínez
gmartinezpuga@tiempodesanjuan.com

“Esta es la tercera vez en dos años que nos roban. Pero es la primera vez que entran cuando estamos nosotros en la casa”, contó Rosa María Cortéz de Avila, la esposa del sindicalista y diputado provincial, Raúl Avila.

El asalto se produjo el martes a las 20.30 en la casa ubicada en General Acha al 4.800 Sur, en Rawson, barrio Amecom. La mujer del secretario general del SEC estaba sola en su casa, planchando en la cocina, debido a que la empleada que le realiza esa tarea no había podido ir a trabajar.

“Las rejas del portón estaban abiertas porque estaba por llegar mi marido. Yo siempre tengo la puerta abierta, pero la había juntado. De golpe me empujaron la puerta y entraron tres hombres con la cara cubierta con pasamontaña. Uno tenía un arma con un caño largo, como una tumbera. Me pedían la plata. Pero nosotros nunca tenemos dinero en la casa por miedo a los robos. Me arrancaron una pulserita de oro chiquita, revolvieron todo y se llevaron dos televisores LCD nuevos y la netbook de la oficina de mi marido”, contó Cortéz.

La mujer del sindicalista temió lo peor: “Creí que me iban a pegar un tiro porque me pedían la plata”, dijo. Y contó que los sujetos “me encerraron en el baño. Me quedé ahí hasta que entró llamándome un vecino que vio que salían los cuatro hombres en dos motos con los televisores por la calle General Acha hacia el Norte”.

Hubo dato que a Cortéz le llama la atención: “Tenemos dos perros que son muy cuidadores. Si bien estaban en el fondo, me llamó la atención que en ningún momento ladraran. ¿Los habrán conocido?”, se preguntó la mujer.

Epígrafe
Rosa Cortéz de Avila en el living de su casa.
Cortéz en el baño en el que fue encerrada.

Comentarios