Una vez más...

¿Otra vez fraude en Bake Off Argentina?: acusan a una participante de ser chef profesional

Con tan solo una semana de salir al aire el programa de pasteleros ya está envuelto en escándalos. El fantasma de la temporada anterior y una participante con todos los ojos puestos encima.
martes, 21 de septiembre de 2021 · 11:28

Hace tan solo una semana que Bake Off Argentina está al aire por Telefé y ya se desató la primera polémica del reality que no vieron venir desde la producción del programa. Luego del gran escándalo que ocasionó el año pasado Samanta Casais todos los fans y competencias están muy enfocados en que se cumplan con todas las condiciones del concurso y por, sobre todo, que los participantes deben ser pasteleros amateurs.

Es por este último pedido que en los pocos días de trasmisión del programa se habló de un posible fraude de una de las participantes. En este caso señalaron a Silvina Santerelli de ser una cocinera profesional ya que Pedro Lambertini, el chef que le habría dado clases a la participante, salió a hablar y a derribar los rumores que circulan en su contra.

"Es alumna mía Sil de hace mucho tiempo, no porque venga a todos los cursos que doy, sino que cada tanto que doy algún curso, llegó a algunas clases. Pero entiendo que el que fue ahí es una persona interesada en la cocina que alguna vez leyó sobre cocina o tomó clases de cocina".

Tras estos dichos es que explotaron todos los comentarios sobre posible fraude, sobre todo porque en la noche de este lunes, fue precisamente Sil quien obtuvo los 5 minutos extra para la prueba del domingo y n oes casualidad, ya que ha demostrado tener “mucha mano” para la pastelería.

A pesar de todo el escándalo, el chef que supo brindarle cursos no dudó en seguir defendiéndola y dijo de manera contundente y haciendo referencia, incluso a su amistad:

"Ella nunca tuvo objetivos profesionales, ni un emprendimiento, siempre aprendió para hacer recetas en su casa y para su familia. Nos hicimos buenos amigos, tuve suerte de conocer a su familia, pero en ningún momento me manifestó intenciones de comercializar con la cocina y hacer de eso un negocio"

A diferencia de que Samanta se pudo comprobar que había colaborado e incluso trabajado en una pastelería, en el caso de Sil es comprobable que en algún momento se dedicó a hacer algunos cursos por su cuenta pero nunca con fines profesionales o económicos.

Comentarios