logro técnico 

Así quedó el primer Hércules modernizado en Argentina

Los técnicos de la planta argentina venían mantenían el avión en tan buenas condiciones que hasta los técnicos estadounidenses se sorprendieron.
jueves, 20 de septiembre de 2018 · 11:00

Es el primer avión de transporte de la Fuerza Aérea Argentina modernizado por la Fábrica Argentina de Aviones, Brigadier San Martín SA (FAdeA), voló a la provincia de Córdoba y se apresta a volver a servicio para incorporarse a la Campaña Antártica de Verano.

El avión Hércules C-130 matricula TC-61 recibió las mismas actualizaciones que ya había recibido el Hércules matrícula TC-69 en la sede de la contratista L3 en la ciudad texana de Waco; instancia de la que también participaron técnicos de la empresa aeronáutica estatal Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) y en la que adquirieron los conocimientos y la experiencia requerida para replicar el programa en Argentina.

El TC-61 llegó a nuestro país en 1968 y el sábado 11 de abril de 1970 se convirtió en el primer Hércules C-130 en aterrizar en la recién construida pista de la Base Marambio, de 1.200 metros de largo, convirtiéndose a partir de ahí en la columna principal del puente aéreo entre la Argentina y su territorio antártico.

La modernización de la flota de aviones de transporte Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Argentina, permite algunas mejoras en su prestación, como ser, la búsquedas de personas perdidas en mar o tierra y de día o de noche por igual, trazar rutas más directas hacia los lugares que necesitan socorro, o precisar el lanzamiento de cargas o personal.

El programa de "remoción de obsolescencias" fue acordado entre los gobiernos de Estados Unidos y Argentina en 2013 para los cinco Hércules C-130 de la Fuerza Aérea por un monto cercano a los 75 millones de dólares.

Este acuerdo permitirá a los técnicos argentinos su formación en la integración y operación de nuevas tecnologías, y dotará a la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) de experiencia en el área y el desarrollo de nuevas capacidades.

El avión Hércules C-130 matricula TC-61 es la segunda aeronave en cumplir con el programa de modernización, estandarización y renovación de los Hércules, mediante la incorporación de equipos de comunicación satelital, radar de última generación, instalación de visión electro óptica e infrarroja, y panel de instrumentos con seis pantallas multifunción.

La modernización incluye además sistema digital para el indicador de combustible y electrónico para el control de hélices, como así también, la modificación de luminarias de cabina, compartimiento de carga y exterior de las aeronaves para hacerlas compatibles con los requerimientos de visión nocturna.

Los protocolos del programa requieren de una serie de vuelos de verificación funcional, el primero de ellos realizado exitosamente en el día de hoy por pilotos de la Fuerza Aérea, que permiten generar los reportes de evaluación de las tareas realizadas y el registro de novedades.

Los trabajos se completaron en un plazo de 10 meses y requirieron la participación de más de 150 técnicos e ingenieros de FAdeA que hicieron posible a través de 47.000 horas de trabajo que la empresa estatal cumpla en tiempo y forma con el requerimiento de la Fuerza Aérea.

Entre 2017 y 2019, se modernizarán otros 3 Hércules, lo que implica que la flota de aviones de transporte de la Fuerza Aérea extienda su vida útil, por lo menos 20 años más y cuente con equipamiento de última generación para que su operación se vuelva más segura y eficiente en tareas de carga, transporte y abastecimiento bajo condiciones extremas.

Esto sin dudas nos posiciona en el mercado aeronáutico internacional y nos ubica en la mira de potenciales clientes que necesiten realizar tareas de mantenimiento de aviones de gran porte.

Cabe destacar que los técnicos de la planta ya venían con toda una trayectoria de mantenimiento sobre los Hércules C-130 con una calidad de la que hasta los técnicos estadounidenses se sorprendieron, lo que se integró fueron los conocimientos referidos a todas las tecnologías nuevas que se incorporan.

Estas tecnologías se pueden integrar a cualquier C-130 con el que FAdeA trabaje, e incluso más del 80 por ciento de los nuevos equipos también podrían integrarse sin inconvenientes en los P-3B “Orión” de la Armada Argentina que tienen muchos puntos en común con los Hércules.

La modernización otorga la posibilidad de operar de noche y con visión nocturna, eso y el sistema de cámaras e infrarrojo diseñado por la empresa rionegrina INVAP permite pensar en misiones de búsqueda y rescate que no se detengan durante la noche.

Comentan los expertos que volar este avión es mucho más fácil, porque la digitalización permite una mejor presentación de la información a los pilotos y sistematizar mejor el control de los distintos sistemas y tenemos dos tripulaciones certificadas.

Fuente: MDZ Online 

Comentarios