Denunció a los narcos y le balearon a un hijo: “Que me den un arma para defenderme”

Marta Maidana vive amenazada desde que señaló a una banda del barrio. Primero mataron a su nuera y atacaron a su marido. Ahora, le pegaron cuatro tiros a su hijo mayor, que está grave. Pide que alguien la ayude.
sábado, 26 de septiembre de 2015 · 10:24
El 31 de julio, la foto de Marta Maidana salió en la tapa de Clarín. Su calvario era noticia. Cansada de vivir entre la droga y las balas, la mujer había denunciado a los narcos de su barrio, un humilde asentamiento al oeste de Rosario. La represalia no tardó en llegar. Primero, mataron a su nuera e hirieron a su marido. Días más tarde, balearon a su sobrino. "Algún día me van a matar, lo sé”, aseguró en ese momento, resignada. Con el correr de los días, la historia de Marta desapareció de la agenda, pero el ensañamiento contra su familia nunca cesó. El jueves, a plena luz del día, atacaron a su hijo mayor, de 24 años. Le pegaron cuatro balazos cuando iba a trabajar. El joven está internado y su estado de salud es muy delicado.

Marta se retiró ayer abatida de la fiscalía de homicidios. Volvió a encontrar pocas respuestas por parte de quienes investigan esta nueva venganza. Asegura que la "película de terror no tiene fin”. "¿Van a esperar que nos maten a todos para actuar, para hacer algo?, se pregunta indignada. "Hicimos mil denuncias, saben quiénes son y nadie hace nada. Es insólito. Si se van a quedar de brazos cruzados, que me lo digan y que me den un arma para defenderme”, reclama a los gritos.

El hostigamiento contra su familia empezó el día que apuntó contra los Luna –una familia señalada en el barrio como dueña del negocio narco– en los "Buzones de la Vida”, un mecanismo de denuncia supuestamente anónima impulsado por el Municipio de Rosario para que los vecinos identifiquen los puntos de venta de estupefacientes. Primero llegaron las amenazas, que luego dieron paso a las balas.

El sábado 11 de julio, Marta y Fabián, su esposo, disfrutaban de un asado junto a sus cuatro hijos, sus nueras y sus seis nietos en la puerta de su casa. Cuando la mesa aún no estaba servida, un integrante del clan Luna apareció en escena y se trenzó en una fuerte discusión con César, el hijo mayor del matrimonio. El narcotraficante se fue. Pero a los pocos minutos volvió acompañado y con un arma en su mano derecha.

La balacera consternó a todos en el barrio Vía Honda. César logró esconderse. Fabián se tiró al piso pero recibió un tiro en la pierna. Quien no pudo esquivar los plomos fue Patricia Obregón (27), la nuera de Marta. Un disparo le dio en la cabeza y la mató. Seis días más tarde, el blanco de los ataques fue Brian, un sobrino de la pareja. Le dispararon cuando salía de la verdulería. El chico tuvo que ser internado con una herida en la ingle: la bala le rozó un testículo.

César estuvo detenido dos semanas por el crimen de Patricia. Quedó acusado de "fogonear” la pelea. Al comprobarse que no tenía pólvora en sus manos, fue liberado. Durante aquellos días, su mujer, aterrada, abandonó su vivienda. Le contó a la familia que le habían puesto un arma en la cabeza para que se fuera.

En aquella oportunidad, Marta identificó al "Willy”, el narco "más violento de la banda”, como el autor de todos los disparos. El acusado estuvo preso el año pasado por otro crimen. Pero un día salió con un permiso laboral y nunca regresó a la cárcel.

Tras el ataque a Brian, los vecinos quemaron y derribaron algunas casillas de los integrantes de esta organización. "Ese día se asustaron y se fueron, pero vuelven cada tanto al barrio. Continúan vendiendo droga. Y siguen con sed de venganza”, asegura Marta.

El jueves a la mañana, César iba en su moto rumbo al trabajo. En la esquina de Boulevar Seguí y Provincias Unidas otra moto se puso a su lado. El conductor y su acompañante empezaron a disparar. Cuatro balas impactaron en el cuerpo de la víctima, que fue trasladado a al hospital. Todo quedó registrado en la cámara de vigilancia de una de las empresas de la zona.

En el lugar se encontraron vainas nueve milímetros, el mismo calibre que mató a Patricia e hirió al sobrino de Marta. Ayer, Fabián le contó a Clarín que pudo intercambiar algunas palabras con su hijo antes de que lo operaran. Tiene dos heridas en el estómago y una en la espalda. "Me dijo que fue este tal ‘Willy’, que lo reconoció pero que no pudo escapar”, narró.

Fabián y Marta no descartan irse del barrio. La custodia que solicitaron nunca les fue otorgada. No encuentran respuesta a tanta saña. Ni a tanta desprotección. "No estamos hablando de Los Monos, no son gente tan pensada. Si no los agarran es porque no quieren o porque son parte del negocio”, se queja la familia.

 

 

 

(Fuente: Clarín) 

Valorar noticia

Comentarios