El parricida fue trasladado a una cárcel psiquiátrica

Leandro Yamil Acosta, uno de los imputados por el crimen de sus padres en la localidad bonaerense de Pilar, fue derivado a un psiquiátrico del servicio penitenciario, en Melchor Romero, a la espera de que se defina su situación procesal.
miércoles, 23 de septiembre de 2015 · 08:48
El sindicado parricida de Pilar, Leandro Yamil Acosta, fue trasladado a una unidad psiquiátrica del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), donde permanecerá alojado esperando que se defina sus situación procesal y que se inicien las pericias psicológicas para determinar si, tal como dice su abogada, es inimputable.

Fuentes judiciales informaron que por orden del juez de Garantías 6 de Pilar, Nicolás Ceballos, Acosta (25) fue trasladado en la noche del lunes de la comisaría 4ta. de Pilar, en Manuel Alberti, a la Unidad 34 del SPB en Melchor Romero.

En su página web, el SPB explica que en dicha unidad "los internos alojados son los declarados inimputables” o "procesados en estudio a la espera del dictamen pericial psiquiátrico cuya internación haya dispuesto el juez competente”, como en el caso de Acosta.

Voceros judiciales indicaron que si bien aún no hay fecha de pericia, una de las primeras medidas que tomó el fiscal general adjunto de San Isidro a cargo de la causa, Marcelo Vaiani, fue ordenar estudios sobre la salud mental no sólo de Acosta sino también sobre su hermanastra y novia, la coimputada Karen Daniela Klein (22).

La abogada de Acosta, Mónica Chirivin, basó su apreciación en la charla que tuvo con Acosta en los calabozos de la comisaria, donde incluso la letrada reveló que el imputado le dijo que "probó un pedacito” de carne humana, que luego de cometer el parricidio sintió "un alivio orgásmico” y que no tiene arrepentimiento, "es inimputable", aseveró.

Sobre el supuesto acto de canibalismo, fuentes ligadas a la Fiscalía Especializada en Violencia de Género y Trata de Personas de San Isidro indicaron que no hay nada en el expediente que corrobore que haya existido este tipo de práctica.

Al ser indagado por el fiscal Vaiani, aconsejado en ese momento por un defensor oficial, Acosta se negó a declarar.

El fiscal espera una serie de informes y pericias para comenzar a redactar el pedido de prisión preventiva para Acosta y Klein, quienes permanecen detenidos acusados del crimen de sus padres Ricardo Ignacio Klein (54) y Miryam Esther Kowalczuk (52), imputados por "homicidio agravado por el vínculo”, que prevé una pena de prisión perpetua.

La principal hipótesis del fiscal Vaiani es que se trató de un crimen motivado por el odio que los imputados le tenían a sus padres y que lo hicieron para quedarse con las propiedades.
 
Fuente: Crónica

Comentarios