El cadáver esposado era de un preso que saltó de un patrullero

El hombre esposado encontrado este martes sin vida a la vera del Riachuelo, a la altura de Lanús, era un detenido que había escapado hacía 16 días durante un traslado policial y que murió ahogado.
jueves, 20 de agosto de 2015 · 08:16
Los médicos forenses de la Morgue Judicial de Lomas de Zamora establecieron que la muerte de  Walter Sotelo (36) se produjo por asfixia por sumersión.

Durante la autopsia al cuerpo no se detectaron otras lesiones, ya sean de arma blanca, de fuego o por golpes, que indiquen la participación de otra persona en el hecho, el cual hasta esta noche seguía caratulado como "averiguación de causales de muerte”.

Además, los forenses establecieron que la data de muerte concuerda con la fecha en la que Sotelo escapó esposado durante el traslado policial, por lo que todo apunta a que falleció inmediatamente después, dijeron los informantes.

De hecho, los primeros peritos que revisaron el cuerpo advirtieron que el mismo presentaba un avanzado estado de descomposición y que llevaba en el agua varios días.

Y si bien el cadáver fue reconocido por un familiar de Sotelo, los médicos legistas tomaron muestras en procura de recomponer las huellas dactilares del cadáver y poder hacer cotejos dactiloscópicos.

En tanto, fuentes policiales explicaron que la fuga de Sotelo ocurrió la madrugada del 3 de este mes, en el Camino de la Ribera, cuando era trasladado en un patrullero del Comando de Prevención Comunitaria (CPC) de Lomas de Zamora hasta la comisaría 10ma. de Ingeniero Budge, ubicada en Puente La Noria.

Sotelo fue detenido tras ser acusado de haber cometido un robo en una humilde vivienda de esa localidad junto a dos cómplices que pudieron escapar cuando llegó la policía. La fuga ocurrió "de madrugada, en medio de una lluvia torrencial y cuando el móvil circulaba por el Camino de la Ribera”, y además los dos policías del CPC que lo trasladaban están siendo investigados en un sumario administrativo.
 
Fuente: Crónica