El intendente que no quiere fotos de la inundación

Francisco Durañona, intendente de San Antonio de Areco, tiene otra concepción sobre mostrar las consecuencias del temporal.
miércoles, 12 de agosto de 2015 · 22:56
La localidad de San Antonio de Areco es una de las más afectadas por las inundaciones que sacuden a la provincia de Buenos Aires: la imagen de la Ruta 8 convertida en un río se transmitió en una foto emblemática que reflejó el drama que viven miles de personas.

Sin embargo, a Francisco Durañona, intendente de la zona, lo que lo inquieta es el material que los vecinos ponen a disposición de los medios nacionales. "No salgamos a enloquecernos para que la imagen de nuestro celular se vea en la pantalla de un canal nacional, porque después pagamos nosotros las consecuencias", advirtió el jefe comunal. "La mejor solidaridad que podemos tener es ayudarnos mutuamente", sugirió.

Para fundamentar su postura, el líder de San Antonio de Areco sostuvo: "Cuando hay noticias que implican dramas y emergencias (las imágenes) son subidas de inmediato, pero cuando todo se tranquiliza nos cuesta muchísimo mostrar que volvimos a la normalidad".

"Nuestra ciudad tiene una impronta muy especial en la generación de empleo, en el desarrollo económico local de muchos vecinos, que es el turismo", argumentó el intendente, que quiere preservar como sea la imagen de la localidad.

"Por inexperiencia o por calentura, en otros momentos tuvieron el reflejo de querer comunicar a los medios nacionales situaciones dramáticas que luego no se dieron y las superamos", recordó.

En esa localidad bonaerense hay unas 120 personas evacuadas y más de 1.000 afectadas. La lluvia cesó y el nivel del agua bajó, pero hay inquietud porque el pronóstico meteorológico anuncia una fuerte sudestada; de confirmarse, la ciudad volverá a verse expuesta a una crecida del río.

Francisco "Paco" Durañona creía que iba a imponerse con facilidad en las PASO y así se perfilaría para ser reelecto en las elecciones generales de octubre. Sin embargo, las lluvias se convirtieron en un enemigo implacable: contra todos los pronósticos, el intendente kirchnerista perdió y ahora deberá esforzarse para sostenerse en el poder.

 


Comentarios