habló el ex dictador

Videla en contra de los K: "Con ellos empezó lo peor para nosotros"

Jorge Rafael Videla expreso su rechazo hacia la política K en una entrevista con 'Cambio16', de España, además hablo sobre Alfonsín y Menem.
jueves, 16 de febrero de 2012 · 09:39

Perfil.com:

El periodista y sociólogo madrileño Ricardo Angoso (46 años) estudió los revoltosos años '70 en la Argentina y como corresponsal de la revista Cambio16 -ex Diario16 y predecesor de El Mundo- logró, después de largos meses de gestiones, entrevistar a Jorge Rafael Videla en su habitación-prisión de Campo de Mayo.

Desde Madrid, el periodista relató que presidente de la Junta Militar entre 1976 y 1978 "no ocultó su odio hacia los Kirchner" y subrayó que "le cambió el humor cuando les pregunté por ellos". A Angoso le llamó la atención que, a diferencia de Augusto Pinochet, Videla se hiciera él mismo "responsable" por los "excesos" (así los llamó) del terrorismo de Estado.

"Para él, Menem y Alfonsín, "cumplieron la Justicia con mayúsculas". En cambio, dice que los Kirchner hacen "revancha" y "venganza" de los Montoneros que nunca se fueron de la política", destacó el periodista a este portal.

Además Página12 publicó:

El dictador sostuvo que él y otros represores están presos, entonces, por puro “espíritu de venganza” del kirchnerismo. “Alfonsín cumplió a su manera (...) Menem también, a su forma, cumplió con los indultos. Así llegamos al matrimonio Kirchner, que vuelve a retrotraer todo este asunto a la década de los setenta, y vienen a cobrarse lo que no pudieron cobrarse en esa década”.

“Lo hacen con un espíritu de absoluta revancha, con el complejo, y ésta es una opinión personal, y con el agravante de quien pudiendo hacerlo no lo hizo en su momento. Estos señores eran burócratas que repartían panfletos y no mataron ni una mosca entonces. Y eso les da vergüenza, claro, y quisieron exagerar la nota de persecución para sacar patente de corso, de malos de una película en la que no estaban.”

Perfil.com:

"Llevaba entre siete y ocho meses detrás de Videla y por unos contactos con unos conocidos en el ejército argentino, una fuente militar, digamos, me facilitó el acceso al Campo de Mayo", contó. La entrevista se hizo el 18 de enero, "pero tardé dos meses para confirmarla. Estuve a punto de desistir", recordó.

¿Por qué se interesó en Videla?, le preguntó Perfil.com. "Me había interesado todo lo que sucedió en los '70 en la Argentina y él era un protagonista de primera línea. Quería conocer su versión, hablar directamente con otras fuentes, más allá de que se esté de acuerdo o no en sus políticas".

El escenario. "El reportaje lo hice donde él estaba internado. Fue en una habitación, en un sector donde hay otros militares detenidos. No era una habitación de lujo, estaba pobremente amoblada, con condiciones medio bajas", detalló el periodista de Cambio 16. El reportaje duró tres horas e incluyó 25 preguntas. "Fue profundo", enfatizó.

"Estuve con él tres horas. Estaban su mujer y sus hijos. Yo lo vi cansado y con pocas ganas de continuar después de la larga charla", siguió. La entrevista completa en bruto tenía 25 páginas y la versión final quedó en diez páginas.

-¿Cómo lo encontró en lo personal?

RA -Lo vi muy mayor, muy anciano. Muy desbordado por el peso de la responsabilidad de lo que está viviendo. No debe ser muy fácil de digerir. Estaba muy agotado.

-¿Qué es lo que más le llamó la atención de sus respuestas?

RA: -Dos cosas me llamaron la atención, cuando señala a Ítalo Luder como el ideólogo de los excesos que se cometieron. También hay una reconocimiento de que se cometieron excesos, que hubo una guerra y que en ese contexto hubo muertos, heridos, etc. Hubo un reconocimiento explícito de esos excesos. Yo pensé que iba a defender con más vehemencia su gobierno, pero hizo un juicio más objetivo de lo que sucedió. A diferencia de Pinochet, que culpó a otro general de todo. En Videla hay cierta valentía en asumir él mismo la responsabilidad.

-¿Hablaron de los desaparecidos?

-Lo hablamos abiertamente. El reconoce, al final de la entrevista, que hay de lo que él llama "conflicto-guerra", unos 7.000 muertos-desaparecidos. Es una gran disparidad con las cifras de organismos de Derechos Humanos. Aunque reconoce que las víctimas de esa época que fueron por sus excesos. El insistió: "Si alguien cometió excesos, más allá de la edad, debe ser juzgado".

-¿Cómo reaccionó ante la pregunta sobre los Kirchner?

-El es pesimista respecto del Gobierno kirchnerista y sabe que vienen cuatro años muy duros para los castrenses. No oculta su odio hacia los Kirchner. Le cambió el humor cuando les pregunté por ellos.

 

Comentarios