sábado 28 de enero 2023

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Cosas del mundo

¿Qué tienen en común la baguette francesa, el ron cubano y el toque manual de campanas en España?: descubrilo

Los tres comparten un mismo reconocimiento que fue confirmado en las últimas horas. También hubo otros destacados.

Por Redacción Tiempo de San Juan

El toque manual de campanas en España, la fiesta de Semana Santa en Guatemala, la llamada a los camellos en países árabes, la baguette francesa y el ron cubano fueron declarados este miércoles Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Entre este martes y miércoles, el Comité de Patrimonio Inmaterial de la Unesco anunció la inclusión en la lista de 26 candidaturas del medio centenar presentadas durante una reunión en Rabat, capital de Marruecos.

La inclusión del toque manual de campanas es una tradición española en peligro de extinción, "supone poner en valor y asegurar la continuidad de esta tradición común, compartida entre los diversos pueblos de España", celebró en un comunicado en Madrid el Ministerio español de Cultura.

Aunque esta práctica ancestral cuenta con un "amplio repertorio de formas y técnicas, tanto en el ámbito religioso como en el civil", actualmente está en peligro de extinción por la falta de personas que la sepan practicar y la electrificación de las campanas, según el Ministerio.

"En la actualidad perviven en España más de treinta modos diferentes de toque manual de campanas, un lenguaje sonoro que se ha mantenido a lo largo de los siglos como un medio de comunicación comunitario", abundó la nota.

La inclusión de esta tradición en la lista de la Unesco fue promovida por varias asociaciones de campaneros en España, que buscan proteger su tradición.

Para celebrar, las asociaciones tienen previsto realizar "un gran toque de campanas en toda España" este sábado al mediodía.

La elaboración del ron en Cuba también fue nombrado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Durante más de 155 años, ocho generaciones de maestros acumularon conocimiento sobre la preparación del ron ligero en Cuba, para pasarlo de manera oral y en la práctica cotidiana a sus aprendices.

Este ron ligero, con un grado alcohólico del 40%, se obtiene de la miel de caña o melaza y es añejado en barricas de madera antes de su consumo.

La generación que guarda este conocimiento está integrada actualmente por tres primeros maestros, siete maestros y cuatro aspirantes.

Este selecto grupo es depositario, guardián y transmisor del conocimiento originado con el boom agroindustrial del azúcar en el siglo XIX.

"Para nosotros más que un orgullo es el verdadero reconocimiento de la tradición ronera cubana", dijo telefónicamente a la agencia AFP el maestro Asbel Morales, de 54 años, al conocer la noticia.

El dominio masculino que ha prevalecido durante décadas en este mundo cambió con la presencia ahora de dos mujeres maestras y otras tres aspirantes.

Cuba ha desarrollado una escuela de maestros del ron concentrada en el "Movimiento de Maestros del Ron Cubano", que participó en la elaboración del expediente presentado a la Unesco.

Este miércoles se anunció también la inclusión de la baguette francesa, el pan más consumido en toda Francia.

De corteza crujiente y miga esponjosa, la baguette es un producto relativamente reciente: apareció a principios del siglo XX en París.

Cada año se venden unas 6000 millones, lo que significa que unos 12 millones de consumidores la piden en las panaderías cada día. Cada barra pesa unos 250 gramos aproximadamente.

Más que el producto en sí mismo, la UNESCO premia con esta distinción el "savoir-faire", la manera particular de elaborar, amasar y hornear esta barra de pan que ha sufrido, como tantos otros éxitos culinarios franceses, de los abusos de la industrialización.

Esta inscripción "celebra también toda una cultura: un ritual diario, un elemento que estructura las comidas, un sinónimo de intercambio y de convivencia", reaccionó la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay.

"Es un reconocimiento para la comunidad de los panaderos y pasteleros", explicó Dominique Anract, presidente de la Confederación francesa que agrupa a esos "artesanos" de la harina y la levadura.

El galardón supone un reconocimiento a las panaderías tradicionales, que han ido cerrando en Francia, particularmente en el campo.

En 1970 había unas 55.000 panaderías artesanales (una por cada 790 habitantes) en comparación con las 35.000 en la actualidad (una por cada 2.000 habitantes), según datos del ministerio de Cultura.

Emmanuel Macron, presidente de Francia, celebró la buena nueva en sus redes sociales.

Por otra parte, se reconoció a la Semana Santa de Guatemala, una fiesta popular que fusiona la herencia colonial y la tradición maya en la que participan miles de fieles y penitentes.

En declaraciones a la agencia AFP el ministro de Cultura guatemalteco, Felipe Aguilar, destacó que las costumbres en el país, así como su música, la comida y el arte, son resultado de una "fusión de culturas", una expresión de sincretismo entre el catolicismo llegado de España y las creencias ancestrales mayas.

La celebración de la Semana Santa comenzó en Guatemala en el siglo XVI con los conquistadores españoles, pero los nativos mayas la mezclaron con sus tradiciones y su cosmovisión.

"La influencia prehispánica que tiene la Semana Santa guatemalteca la convierte en única", resaltó Aguilar.

Las expresiones culturales mayas y españolas fueron mezclando además con las de los afrodescendientes y transformando a lo largo de los siglos.

En San Andrés Sajcabajá (noroeste), cada Viernes Santo unos 15 penitentes, con taparrabos y el rostro cubierto, recorren arrodillados unos cinco kilómetros con espinas en la cabeza o en la espalda.

De esta forma el pueblo K'che' recrea la pasión de Cristo, buscando expiar los pecados, pedir perdón o dar las gracias al Creador.

Para que estos "gateadores" no se dañen las rodillas, otros devotos van colocando alfombras de hilos en el suelo.

También hay procesiones con miles de fieles que visten túnicas moradas o negras, con el rostro con capucha o "cucurucho", que llevan en andas imágenes de Cristo y de la Virgen María.

Sobre el asfalto se colocan vistosas alfombras multicolores de aserrín o flores, que van siendo destruidas con el paso lento de los fieles, al sonido de la chirimía (oboe artesanal), tambor y bandas de música sacra.

A su vez, en los hogares se cocinan platillos típicos, como conservas dulces, curtidos de verduras y pescado seco preparado de distintas formas.

Y en las calles de las procesiones y cerca de las iglesias se instalan puestos de comida y vendedores ambulantes que venden comida, golosinas y toda clase de productos.

La alheda'a, una expresión oral polifónica para comunicarse con los camellosLa alheda a crea un fuerte vínculo entre los camellos y sus pastores. Foto Fernando de la Orden

La Unesco incluyó este miércoles en su lista de patrimonio inmaterial de la humanidad la "alheda'a", una expresión oral polifónica acompañada de gestos o instrumentos que tocan los pastores en Arabia Saudita, Emiratos y Omán para comunicarse con sus camellos.

En cuanto a la "alheda'a", la Unesco explica que para conducir a los rebaños a través del desierto o los pastos hacia una zona donde beber, alimentarse y prepararse para el ordeño, el pastor utiliza un repertorio único de sonidos al que los camellos se han acostumbrado.

Estos sonidos, añade, también pueden utilizarse para una reunión rápida en caso de peligro inmediato, como las tormentas de arena.

Los pastores entrenan a sus camellos para que reconozcan la diferencia entre derecha e izquierda, para que abran la boca cuando se les pide y para que se arrodillen para ser montados.

"Esta práctica crea un fuerte vínculo entre los camellos y sus pastores, así como entre los propios pastores. Se transmite dentro de las familias y las comunidades, y los niños acompañan a los miembros adultos de la familia en sus viajes diarios", explica la Unesco.

Por otra parte, también pasarán a considerarse Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad el conocimiento ancestral de los indígenas colombianos que habitan el sistema montañoso de la Sierra Nevada de Santa Marta; la cerámica negra que se fábrica en los poblados chilenos de Quinchamalí y Santa Cruz de Cuca, cuya materia prima está en peligro de desaparecer por la explotación forestal; la tradición de los conjuntos de cuerda húngaros; la cultura del café Khawlani de Arabia Saudita; la fabricación de práctica del laúd en Irán y Siria; el banquete de Al-Mansaf en Jordania y la artesanía Al-Khanjar de Omán.

FUENTE: Clarín

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

¿Todavía más viento? Así estará el tiempo este sábado en San Juan
Los amigos. A la izquierda, Roberto David Balmaceda. A su lado, David Alfonso Navarro.
El Servicio Meteorológico Nacional mantiene en alerta amarilla por tormentas a seis municipios de San Juan
El recuerdo sanjuanino que hizo emocionar a Darío Barassi
Con una inesperada baja, el pelotón encara los kilómetros finales

Te Puede Interesar