Panorama

Compraventa de oro en San Juan: el día después del terremoto, un abril crítico y una tendencia en alza

En medio de la crisis, muchos sanjuaninos decidieron volcarse a “malvender” las “joyas de la abuela”. El gramo de 18 quilates a 3.500 pesos. Compradores decepcionados, pero necesitados.
jueves, 6 de mayo de 2021 · 07:05

Un rubro dormido de la economía local empezó a activarse tras la primera ola de coronavirus. Locales reconocidos por dedicarse a la compraventa de oro acusaron un claro aumento en las consultas de potenciales clientes. Varias de las que luego fueron transacciones efectivas. La mayoría surgen de personas con la necesidad de llegar a fin de mes. Otros sólo están interesados en saber cuánto dinero tienen ahorrados en las viejas “joyas de la abuela”. Lo malo: “malvender”. Lo bueno: dinero rápido y líquido. 

Tiempo de San Juan recorrió las dos galerías insignia en contener este tipo de locales, Laprida y Central. Los encargados dijeron que no hay un ascenso claro de clientes que buscan vender el metal precioso, pero que en el último tiempo notaron un subibaja interesante. Por ejemplo, Daniel, de Dalí joyería, contó que el día después del terremoto, ocurrido el 18 de enero pasado, hubo gran cantidad de compras porque “la gente necesitaba arreglar su casa o tener plata en efectivo por alguna urgencia”. Luego se calmó la fiebre del oro hasta abril.

En San Juan el gramo de oro 18 quilates cotiza, en promedio, a 3.500 pesos. Y es un precio estable en relación a otros instrumentos de ahorro como el dólar. Los sanjuaninos se volcaron fuertemente a vender el metal durante abril. Una de las propietarias de MyG joyería, dijo a este medio que la gente estaba “desesperada” y hasta ofrecían anillos y cadenitas de plata, por la que apenas se paga 20 pesos el gramo en el mercado local. “Cuando llega fin de mes, la gente no la piensa tanto”, aseguró.

En ese sentido, Daniel, dueño de El Dólar, comentó que los sanjuaninos muchas veces “malvenden” el oro. Es que la cotización provincial es sumamente baja en comparación a las que se obtienen en Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Algunas tiendas de renombre, estilo Leiva joyas o El Tasador, ofrecen hasta 16.000 pesos el gramo, siempre atado al tipo de joya o el valor histórico. No obstante, de mínima, para el mercado nacional, el oro 18k vale 5.800 pesos. “Los que pueden se van para Buenos Aires, el negocio no está acá”, refirió Daniel. A las claras, los que entregan los “oritos familiares” son personas que necesitan liquidez inmediata. El perfil del vendedor de oro es generalmente de clase media baja: amas de casa, despedidos, jubilados. Los menos abogan que no se puede usar en la calle por la inseguridad y prefieren hacer un viaje.

Otros negocios respondieron que aún hay timidez en hacer efectivas las ventas por esa razón. “Las consultas siempre están, pero a veces no se concretan”, dijo Alicia de París joyería. “Ayer compramos apenas dos gramos de oro, otras veces más, el panorama cambia semana a semana”, ilustró la entendida. Contrariamente al 2020, marcado por el aislamiento y el enfriamiento de la economía, que ocasionó un alza en las compras de los locales. Incluso, en la galería Laprida, hay una tienda de lápidas y grabados que también ostenta el cartel de “compro oro”. Un vestigio del año pasado. Daniel, de El Dólar, comentó también que hay una gran cantidad de locales dedicados a comprar porque los dueños lo ven como una alternativa de ingreso más. “Nos la rebuscamos”, afirmó.

En San Juan sólo se compra oro 18 quilates (ni 24, ni 14). Tampoco se buscan brillantes porque no se usan. Los comerciantes que adquieren el metal lo funden y diseñan nuevas joyas. Ahí está la diferencia. Un par de alianzas de oro de un cliente suman cuatro gramos, es decir, unos 14.000 pesos. Mientras que unos nuevos cuestan cerca de 30.000. Además, es una ley no escrita que en tiempo de declive económico el valor del preciado metal sube. 

Comentarios