conflicto

Cosechadores reclaman que no tienen ni jabón y denunciarían a dos empresas sanjuaninas

Para el sindicato, algunos viñateros y bodegueros no están cumpliendo con los requisitos de seguridad y además hubo dos casos en el que querían obligar a trabajadores de más de 60 años, aunque son grupo de riesgo.
miércoles, 25 de marzo de 2020 · 12:12

Los trabajadores de viñas y bodegas se encuentran entre los sectores exceptuados por la cuarentena general, por lo que en el campo sanjuanino la cosecha de la uva sigue funcionando, aunque ya está por llegar a su fin. Si bien esto es una buena noticia para un sector golpeado por la crisis y del que dependen cerca de 3500 familias sanjuaninas, hay conflictos internos por las condiciones de trabajo. 

El titular de FOEVA, Emilio Ozán, aseguró a Tiempo de San Juan que varias empresas viñateras y bodegueras no están cumpliendo con los requisitos mínimos de higiene que pide Salud para seguir con el trabajo en tiempos de pandemia. Han encontrado casos en los que ni siquiera tienen jabón o un lugar donde lavarse las manos, la recomendación mínima, y mucho menos alcohol, barbijos o guantes. 

"Si bien hay empresas que están cumpliendo, otras aducen faltante de los elementos de seguridad, pero el jabón es algo básico y que todavía se consigue, nosotros hemos llevado a los trabajadores. Además esto se venía escuchando con anticipación y no tomaron los recaudos necesarios", explicó el titular del sindicato. Ozán dijo que han hecho recorridas y que incluso se encontraron con un caso grave en 9 de Julio, donde los trabajadores no contaban con ninguna medida de seguridad y tuvieron que pedirles que lleven jabón desde sus casas "para no poner en riesgo la salud de las familias, que además suelen ser numerosas". 

Justamente la falta de barbijos, alcohol y otros elementos de seguridad fue la razón que dio Juan José Ramos, viñatero sanjuanino, para que haya trabajadores sin las medidas de protección cuando habló con Tiempo de San Juan. El empresario dijo que además en algunas zonas los trabajadores utilizan la ropa para taparse la boca y la nariz. 

El viñatero explicó que las empresas están trabajando para regular la situación, ya que todavía quedan algunas jornadas de trabajo. Además rescató que el grueso de los trabajadores quería seguir en actividad, al contrario de lo que sucedió en Mendoza donde hubo amenazas de parar la cosecha.

Dos casos graves que podrían terminar en denuncia

Además de los faltantes en elementos de seguridad, FOEVA se encontró con otros casos más graves de incumplimiento de las normativas. Es que según contó Emilio Ozán, dos trabajadores sanjuaninos acudieron al gremio aduciendo que sus empleadores no quisieron darles las licencias pagas a pesar de que son mayores de 60 años. 

Según el decreto presidencial, publicado el pasado viernes, todos los mayores de 60 años y personas que son integrantes de los grupos de riesgo (embarazadas, enfermos crónicos e inmuno suprimidos) deben quedarse en sus casas de forma obligatoria. Esto se debe a que el coronavirus se desarrolla de forma mucho más grave y muchas veces mortal en estos grupos. 

Los trabajadores que acudieron a FOEVA denunciaron que sus empleadores les dijeron que no iban a pagarles si no trabajaban. Debido a esto, el sindicato decidió primero iniciar una negociación y en caso de que esto no llegue a buen puerto irán a la Subsecretaría de Trabajo y al Ministerio de la Producción a pedir sanciones para los empresarios. El límite para recibir respuesta era este miércoles y si las dos personas no recibían la licencia paga, el jueves tenían pensado iniciar las acciones. 

Termina la cosecha, pero no el trabajo 

Emilio Ozán y los viñateros coincidieron en que queda poco tiempo de levantar la uva, ya que la temporada está terminando y mucha de la uva de San Juan ya estaba lista antes o se "pasó" debido a las altas temperaturas de marzo. Pero el trabajo del sector no termina, sino que seguirá en las bodegas. Para Ozán, el próximo desafío del sindicato será lograr que las condiciones de trabajo de aquellos que sigan en actividad respeten "las distancias y las medidas de seguridad para evitar la propagación del virus". Esto significaría, según el sindicalista, organizar guardias mínimas y turnos con menos trabajadores. Además, dijo que quieren empezar a trabajar con el Estado para que los 3500 trabajadores que están en la cosecha puedan conseguir reubicarse una vez terminada esta. 

Comentarios