Economía

¿Cuál es la real situación de la fábrica de galletitas de Albardón?

Debe una quincena y el pago del aguinaldo. La empresa no salió a desmentir lo publicado en medios nacionales pero en off aseguran que hay malestar dentro de la gerencia por la información publicada.
jueves, 11 de julio de 2019 · 22:49

En varios portales nacionales salió publicada una noticia empresarial que sacudió el tablero local: la crisis de la fábrica de galletitas Tía Maruca. En algunos medios se habló hasta de riesgo de trabajo para 400 trabajadores. Ante la viralización de la información, en San Juan el primero que salió a hablar fue el subsecretario de Trabajo, Roberto Correa Esbry. El funcionario dijo que la empresa le debía a los empleados una quincena y el pago del aguinaldo pero que no hay ni siquiera un procedimiento preventivo de crisis presentado ante el organismo. Fuentes empresariales en estricto off afirmaron que la publicación de la noticia generó un gran malestar interno. A pesar del malestar, no hubo ningún comunicado emitido por la gerencia de la fábrica ni comunicación oficial alguna desmintiendo nada. 

El run-rún comenzó cuando portales nacionales dieron cuenta de una profunda crisis atravesada por la fábrica de galletitas Tía Maruca. La información se sostiene con unas declaraciones radiales de Correa Esbry. Ante los llamados de Tiempo de San Juan, el funcionario aseguró que no había denuncias en el organismo que dirige y que la empresa además de adeudar el pago de la quincena y el aguinaldo vivía la crisis económica justamente por los altos índices de inflación y por la caída del consumo en todo el país. Sobre despidos, dijo que hubo algunos trabajadores temporarios desafectados, pero que hasta el momento no habían acudido ni el sindicato de la Alimentación ni la empresa para solicitar ayuda estatal sanjuanina. Sobre la deuda de 28 millones en cheques no hay información oficial. 

En off, fuentes empresariales informaron que la viralización en medios nacionales generó un profundo malestar interno dentro de la compañía. No solo con los trabajadores, quienes llegaron atemorizados a la empresa y pidiendo explicaciones sino también que les trajo complicaciones financieras. Según aseguraron las fuentes, hubo llamados de proveedores, quienes le preguntaron a la gerencia sobre un posible cierre; también con los bancos, que les restringen posibilidades crediticias. 

Se esperaba un comunicado de Tía Maruca desmintiendo la información publicada, pero no pasó. Tampoco se escuchó la voz de los propietarios dando a conocer el verdadero panorama de la empresa. 

 

 

Comentarios