En la Rosada dicen que Macri apuesta a un dólar a menos de $ 15

El Presidente cree que el precio del primer día se moverá dentro de una franja acotada entre el oficial y el dólar blue.
jueves, 17 de diciembre de 2015 · 09:30

Por Nicolás Wiñazki

Mauricio Macri aparecía ayer menos preocupado por el anuncio del fin del cepo al dólar que algunos de sus funcionarios de mayor confianza. "El precio del dólar va a quedar en la franja en la que está hoy el dólar oficial y el blue, o sea, por debajo de los 15 pesos”, repetía ayer el Presidente, según pudo reconstruir Clarín de fuentes oficiales inobjetables.

Cuando faltaban pocas horas para el principal anuncio que hizo al respecto el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, Macri parecía abstraído en otros pensamientos. Trabajaba en la política más que en la economía.

Tuvo una reunión con la nueva jefatura de la UCR, encabezada por el nuevo presidente del comité nacional, José Corral; y con los jefes de los bloques de la UCR en Diputados y el Senado, Mario Negri y Ángel Rozas. Estaba también el senador Ernesto Sanz, el dirigente radical que con mayor énfasis defendió que el Presidente haya designado vía decreto de necesidad de urgencia a dos nuevos integrantes de la Corte Suprema.

Macri habló con ellos sobre ese tema. Durante parte de la tarde del día clave para su gestión, el Presidente estuvo muy interesado en las consecuencias que está generando esa medida. Hay un detalle que lo calma: la diputada Elisa Carrió no hizo declaraciones al respecto. Una crítica suya sobre esta cuestión hubiese sido demoledora para Cambiemos (ver nota en pág. 17).

Los principales funcionarios del Gabinete, en cambio, ya palpitaban el anuncio de Prat Gay y dejaban trascender mayor preocupación que su jefe por el futuro del dólar, y por la inflación. "Confiamos en lo que hacemos. Pero no tenemos la bola de cristal”, resumió la situación uno de los principales asesores de Macri.

El Presidente siguió ayer el anuncio de Prat Gay desde la Casa Rosada. Terminó la reunión con los radicales y después lideró un encuentro con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, y su equipo. El clima social que generará anuncios como una devaluación, subas en las tarifas de servicios públicos y cortes de luz mantienen en alerta al Gobierno.

Al mismo tiempo que el propio Macri admitía la devaluación del peso que se generaría por el fin del cepo, él mismo parecía estar tranquilo, como disfrutando del poder.

Cuando dejó a los radicales, fue hacia el salón Eva Perón, donde se vería con Stanley. Caminó por un pasillo de mosaicos que construyó el único presidente que vivió en la Casa Rosada, Roque Saénz Peña. Los vitrales estaban abiertos. Macri le contestó entonces una frase cordial a alguien que le preguntó por el dólar. Levantó los brazos, miró al techo, y sonrió.

Comentarios