Mercado energético

Si no hubiera subsidio nacional la gente pagaría el doble por la luz

Son cálculos oficiales para un usuario residencial promedio: pagaría un 109% más si cambia la política de congelamiento tarifario con un nuevo gobierno. El titular del EPRE dijo que hay “temor” de que suceda y que de ser así la Provincia estaría “en gravísimos problemas”. Por Miriam Walter.
lunes, 16 de noviembre de 2015 · 08:31
Por Miriam Walter

Hoy en San Juan un usuario con un consumo de 800 kilowatts hora por día que es un usuario promedio residencial, con la tarifa congelada  y con subsidio nacional paga 223 pesos. El mismo usuario hoy sin subsidios nacionales y con tarifa de redes descongelada pagaría 467 pesos. Es decir, que duplicaría y más el gasto. Son números oficiales del Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) cuyo titular, Jorge Rivera Prudencio, advirtió que "tenemos mucho temor los reguladores de que nos encontremos de un momento a otro con que no hay más congelamiento tarifario, sin subsidios estaríamos en un gravísimo problema, de cómo sostener las empresas que prestan el servicio y para los usuarios que se verían impactados por una tarifa sin subsidios, no congelada”. En la cuenta regresiva al ballotage, en el EPRE hay incertidumbre y preocupación por lo que pueda venir si gana Mauricio Macri. 

Rivera explicó cuál es el rumbo de las tarifas en caso de ganar el oficialismo: "En el servicio de redes, si hablamos solamente de la parte de distribución, está congelado para todos los usuarios, en el caso de San Juan y en el caso de todas las provincias desde fines de 2014 y son precios de mayo de 2013. Solamente en el componente de redes de distribución, San Juan tiene un valor congelado que es menor en un 40 o 42% que el precio que hay que pagarle a la distribuidora, la tarifa, para que pueda funcionar. Hay provincias que tienen esa diferencia que llega al 150%, hay casos extremos de 200%. Entonces nosotros veníamos trabajando desde la Asociación de Reguladores de Argentina, de la cual yo soy presidente del Consejo Consultivo, con contactos concretos en la Secretaría de Energía para diseñar un sendero de salida del congelamiento que tiene como hipótesis un periodo de dos años a partir del año que viene y hacerlo con aportes de la Nación para que las empresas prestadoras servicio reciban el ingreso que hace factible dar el servicio. Ese escenario se podría mantener porque se ha charlado el tema, incluso con un cambio de nuevo gobierno que significa Scioli”.   

En el escenario de que gane "Cambiemos”, el titular del EPRE aseguró que "tendríamos que remar mucho para tratar que los usuarios no tengan un problema grave ni que las empresas caigan en una situación que no puedan prestar el servicio si hay un cambio de política económica, un cambio de enfoque con el tratamiento del sector energético en la Argentina”. Y agregó: "Obviamente yo sigo con el compromiso de tratar por todos los medios de encontrar la salida más conveniente. Pero hoy tengo una pantalla negra por delante porque no he escuchado una afirmación concreta de si hay un cambio de signo político que diga ‘Vamos a mantener esto’. No lo he visto. Las provincias por sí mismas se verían en un gravísimo problema”. 

Rivera explicó que "la tarifa se basa en los costos que tienen un componente en moneda extranjera y otro en moneda nacional. Si liberan el dólar, si se produce una explosión de esos costos, esa evolución va a dar un salto muy grande. Nunca fue más de 15% y después bajó, en los últimos años hemos estado en 7%. En la revisión ordinaria de tarifas de diciembre estamos esperando un salto mínimo, pero si tenemos una variación de precios de la economía vamos a tener un salto importante”.

 Este año ya se actualizaron las tarifas mediante dos revisiones extraordinarias y habrá una ordinaria en diciembre, pero los aumentos no le llegan a la gente en virtud del convenio con la Nación que pidió a las provincias congelar los precios a cambio de financiamiento de obras del sistema energético. 

Si el nuevo presidente cambia el rumbo de estas políticas del mercado energético nacional, "no sólo el impacto será a nivel residencial, pasará con la industria, con la energía, con el agua, con el gas, con todo”, subrayó Rivera. Y opinó que de intentar San Juan aplicar subsidios por su cuenta "complicaría enormemente a la economía provincial, afectaría partidas presupuestarias de salud, educación, seguridad, viviendas, para poder pagar cosas que hoy paga la Nación. El usuario podría absorber el aumento en forma gradual pero nunca de una sola vez”. 

En este marco, si la Nación dejara a la Provincia a su suerte en lo energético, ¿qué opciones habría para salir? "Va a haber un problema serio, tengo la esperanza de que se abriría el dialogo pero no hay ahora indicio de eso. Hubo épocas en que la Provincia no pudo pagar sueldos ni tenía plata para pagar el funcionamiento de los hospitales y escuelas, porque tuvo que hacer frente a un desmanejo. Si a las provincias les lanzan un paquete de estos, sería difícil de manejar, tendría un efecto muy grande”, lanzó el funcionario.

Números fuertes

En San Juan, en 2015 el subsidio de la Nación para redes llegó a 568 millones y en 2014, a 200 millones. "A medida que la tarifa se hace más grande la diferencia de  ese vacío es más grande y el subsidio de la Nación a la energía significa muchos millones”, dijo Rivera Prudencio. Por otro lado está la plata para obras. Para las estaciones transformadoras de La Bebida y Nueva San Juan que ya se están terminando, la Nación debe alrededor de 100 millones de pesos. Como obras clave del año que viene están las ET Rawson-Pocito y Albardón-Chimbas, líneas que vinculan con las estaciones nuevas y cables subterráneos a Trinidad, en un paquete cotizado entre 500 y 600 millones de pesos, según los números oficiales. Rivera puntualizó que "es toda plata de la Nación y de esos fondos ingresaron sólo 30 millones, quedan alrededor de 570 millones en ascuas”.

Galería de fotos

Comentarios

Otras Noticias