Creatividad en la bodega

Vino jugoso

La bodega Peñaflor lanzó al mercado un vino de baja graduación alcohólica mezclado con jugo de ananá, de frutilla, lima limón y cola, que apunta al consumo familiar diario.
miércoles, 16 de noviembre de 2011 · 12:19

Por Viviana Pastor
vivipastor@tiempodesanjuan.com

Que el vino se puede tomar con soda o con hielo es algo que vienen pregonando los enólogos para desmitificar los rituales acartonados del vino y alentar el consumo. Y si es así, también se lo puede tomar mezclado con jugo y es algo que muchos consumidores viene haciendo desde hace tiempo. Pero es la primera vez que una bodega elabora y fracciona un vino con jugo. Peñaflor, la bodega que más exporta en el país,  sacó al mercado hace algunos días su vino-jugo, Dos Tonos.

Esta mezcla, bastante extendida entre algunos grupos consumidores, eso alentó a Peñaflor a lanzar al mercado este producto innovador: vino blanco mezclado con jugo de ananá y vino tinto con jugo de frutilla, que se fabrican y fraccionan en San Juan. Y otras dos opciones gasificadas que se producen en Mendoza: vino tinto con cola y blanco con lima limón.
 “Para este producto se realizaron estudios previos de mercado con una consultora en Buenos Aires, se hicieron rondas de testeos y luego se llegó a esta formulación de cada vino”, explicó Juan Carlos Hidalgo, gerente de Operaciones de Peñaflor.

La nueva bebida ya lleva unos días en las góndolas y la publicidad se hizo sólo en canales nacionales.

Hidalgo explicó que este producto está dirigido a un target de argentinos que quieren consumir vino todos los días, en la mesa familiar, con una graduación muy baja del 4,5º de alcohol,  un vino normal tiene al menos 12º. La bodega ya fraccionó unos 200.000 litros de cada producto.
“La respuesta del mercado se va a conocer a fines de este verano ya que estamos hablando de un producto estacional, cuyo valor supera sólo en algunos centavos a un vino en caja común”, explicó el gerente.

El árbol genealógico

Dos Tonos tiene sus ancestros, ya que el vino con cola es una mezcla extendida en varios países latinos. En México se lo conoce como “calimocho” y se lo elabora de forma casera y en grandes cantidades. En España suelen llamarle "mochete", "rioja libre" o "tincola"; en Chile como “jote o licor de ave”; en Uruguay como “vino cortado”; y en Argentina también se lo llama “bardal”, en referencia al lubricante para motores. Otros nombres para esta mezcla son: "rifle", "cokero", "cascarudo", "vinola" o simplemente como "vino con cola". En Brasil también es conocido como Vinhoca (Viñoca).

Incluso hay antecedentes del dúo de vino blanco con refresco de limón, al que se le llama “limotxo”; o naranja, conocido como “troncho». En algunas partes de España se lo conoce como “pitilingorri, caliguay, naranmotxo o naranjito”.

A la mezcla de vino tinto con lima-limón se le llama “colo-colo”, por la coincidencia de colores del vino tinto y el de la bebida clara, con el uniforme del club de fútbol chileno Colo-Colo. A la mezcla de vino blanco con bebida de lima-limón, se le conoce “gaviota”, por su color blanquecino. Y  la combinación de vino blanco con jugo de ananá se le denomina "tropical".
Y a no olvidarse de “el rifle”, vino tinto con prity limón. Todos se suelen beber fríos, añadiéndole mucho hielo.

 

Comentarios