El Proyecto

El "benjamín" del Barrio Güemes que es promesa del turf

Se llama Nicolás Riveros, tiene 17 años y es el jockey más joven en ganar un Clásico Domingo Faustino Sarmiento. Su pasión por los caballos y la ilusión de codearse con los grandes.
domingo, 18 de octubre de 2020 · 12:51

A los 14 años llegó a las instalaciones del hipódromo del Jockey Club para no irse más. Arrancó en la escuela de jockeys, empezó a varear caballos y a enamorarse de ese submundo que iba a convertirse, con el tiempo, en su cable a tierra y forma de vida. Después llegaron las carreras y los triunfos para Nicolás Riveros, el "benjamín" del Barrio Güemes, una de las grandes promesas sanjuaninas del turf. 

"Me invitó mi amigo Ángelo porque sabía que me gustaba la disciplina. Empecé como aprendiz y después empecé a competir. Yo practicaba fútbol en el club Rawson Junior pero lo dejé por el turf. A mis papás mucho no les gustó, pero después me empezaron a apoyar. Disfruto de esta vida. Hoy vengo en la mañana a trabajar y en la tarde regreso para tomar mates y charlar con la gente de aquí. Sin dudas es mi pasión", confiesa el joven. 

El domingo último en el hipódromo rivadaviense nadie dejaba de hablar de la descalificación de More Easy en el Gran Premio Domingo Faustino Sarmiento. El caballo, conducido por Sebastián González, había cruzado primero la meta pero quedó descalificado por una presunta "encerrona" a su mayor competidor faltando 250 metros para el final. Fue el tema del momento. Y el del día siguiente también, casi ignorando lo hecho por Nicolás, quien subió a lo más alto del podio con el zaino Will Smit tras ser perjudicado. 

 Es que no fue una simple victoria, sino algo inédito en su historial y en el del clásico del turf sanjuanino. El chico rawsino de 17 años se convirtió en el jockey más joven en conseguir una victoria en el Sarmiento, nada menos que en su debut en la carrera más importante del año. Antes había participado de la misma competencia pero en otra categoría y también había ganado, pero lo del domingo fue algo extraordinario para él. Mucho tuvo que ver la pandemia, ya que al habilitar la disciplina tras siete meses de parate sólo se permitieron competidores locales. 

"Nunca había corrido con este caballo y en un clásico. La verdad es que fue algo increíble. A veces uno tiene un poco de miedo al principio, porque no sabe qué le puede pasar, por ejemplo el domingo me podría haber caído con lo que sucedió. Pero después uno siente adrenalina y va para adelante", agrega el chico. 

Su sueño: "Seguir creciendo y llegar a las grandes carreras del país, codearme con los grandes". 

 

 

Nico lleva 4 años en el hipódromo y dos en las competencias. Tiene un rico historial: unas 15 victorias, incluida la del clásico, desde su debut a los 15 años. Su primer turf curiosamente fue con Sky Van, el caballo del ex técnico de San Martín Rubén Forestello. Justamente así fue como nació ese cariño y confianza entre el prometedor jockey y el entrenador pampeano "Es una gran persona. Cuando estaba dirigiendo en San Juan lo acompañábamos y seguíamos en los partidos", cuenta Nicolás. 

Lo que dicen de él...

"Para mí va a tener un gran futuro. Es nuevo, hace poco que está corriendo. Pero es bueno y tiene muchas victorias en muy poco tiempo. Él empezó en la escuelita con Roberto Torres, pero ahora queremos llevarlo a San Luis para que se prepare con Marina Lezcano (leyenda del turf argentino)", Juan Luna, cuidador de caballos y su mentor. 

Nico y Juan Luna, el domingo en el clásico Domingo Faustino Sarmiento.


 

 

Comentarios