El matrimonio que está detrás del sueño de Obras

María Eugenia es la presidenta de la institución, Rodolfo es una especie de manager del equipo sanjuanino que quiere hacer historia en Bolívar. Por Carla Acosta
miércoles, 24 de abril de 2019 · 19:22

Obras San Juan está a horas del partido más importante de su historia. Importante porque se trata de la final de la Liga Nacional de Voley, porque es nada menos que frente al poderoso Bolívar del cual es hincha Marcelo Tinelli y también porque para llegar a semejante instancia sus dirigentes tuvieron que mover cielo y tierra. Entre los que bancaron y apostaron por el proyecto están María Eugenia Pagés y Rodolfo “Yeyo” Sánchez, los pilares del sueño que tiene hoy el club de calle 25 de Mayo.

Ambos nacieron y crecieron prácticamente en Obras. Ella empezó a concurrir a la institución a los seis años, cuando practicaba natación, y hoy lleva adelante su segunda mandato como presidenta. Mientras que él, quien con apenas tres años de edad pisó el club para después convertirse en jugador y luego DT, hoy es una especie de manager del equipo que quiere hacer historia este jueves (22 horas) en el estadio República de Venezuela.

“Siempre estuvimos vinculados al club. Nos criamos acá prácticamente. Hace mucho que estoy en la comisión directiva y asumí como presidenta tras la renuncia de Miguel Rodríguez. Pero acá todos somos un equipo, consensuamos las decisiones entre todos. Yo y el resto de los dirigentes le ponemos el hombro a todo, nos encargamos de la logística, de que el cuerpo técnico y jugadores estén bien”, señala María.

Cualquiera sea el resultado frente a Bolívar el matrimonio ya se siente ganador. No fue fácil llegar a la final, mucho menos participar del torneo. Cuentan que una semana antes de iniciar la competencia estaban con un pie fuera porque tenían apenas el 40% del presupuesto que requería el proyecto y tuvieron que salir a golpear puertas en busca de ayuda.

“Esta Liga empezó rara porque no íbamos a jugar. De pronto decidimos jugarla, coincidió que Rodrigo (Quiroga) y Matías (Sánchez) se quedaron en San Juan y conseguimos un par de cubanos buenos. Después trajimos a un entrenador de primera línea (Juan Manuel Serramalera). Todo se alineó para que llegáramos a donde estamos. Fue increíble, porque a una semana de empezar no sabíamos si jugábamos y hoy estamos en la final. Es una alegría inmensa”, expresa Sánchez.

De cara a la final, María y Rodolfo se muestran ansiosos y expectantes. La serie con las Águilas está 2 a 2 y queda un solo partido para definir el nuevo campeón. “Llegar a esta instancia es una felicidad que nos va a durar mucho. Más allá del resultado creo que hemos logrado mucho de lo nos propusimos al comienzo de esta Liga. Ya nos sentimos ganadores. Ya no sentíamos así hasta cuando peleábamos el descenso, porque bien o mal siempre ha sido muy sacrificado todo. Hoy quizás se ve más porque vamos a jugar la final, pero ya somos ganadores porque hicimos más de lo previsto”, coincide la pareja.

Matías, la otra alegría del matrimonio

Se trata del armador de Obras, quien es hijo de María Eugenia y “Yeyo”. Para ambos es especial llevar adelante un proyecto en el que el joven es partícipe y figura: “Sentimos una alegría porque siempre dejamos que nuestros hijos tomen sus propias decisiones respecto a lo deportivo. El más grande -Nicolás Sánchez- está en Jujuy y Matías priorizó quedarse en el club. Hoy, que llegue a la final, es un sueño para él como para nosotros”.

Comentarios