Fichajes

Tremendo día de refuerzos para el Verdinegro

La jornada arrancó con Leandro Barrera y a lo largo del día se prolongó con más novedades hasta completar cinco figuras confirmadas oficialmente.
lunes, 4 de enero de 2016 · 20:15

Se lo confirmó a Tiempo de San Juan el vicepresidente de San Martín, Jorge Miadosqui. Leandro Barrera vuelve a San Juan para vestir la casaca del Verdinegro, Matías Escudero del club chilelo Palestino, y Pablo Aguilar, quien viene de Sarmiento de Junín.

Y prácticamente al cierre de la edición de este lunes tremendo para la agenda de pases de San Martín, llegó la noticia de que se suman a los números fijos los jugadores Enzo Bruno y Maximiliano Lugo.

Repasá la última nota que le hizo el Tiempo a Barrera, antes que el "chimbero" de corazón (Barrera nació en Mendoza y al mes su familia se vino a vivir a San Juan) decidiera pegarse la vuelta.

 

 

HISTORIAS

El chimbero que llegó al fútbol yanqui

Leandro Barrera dejó Argentinos y hoy es figura de Chivas USA. Comparte equipo con dos argentinos y un ex verdinegro. Confesó extrañar los asados argentinos y dijo que desea quedarse en el fútbol estadounidense. Por Carla Acosta

El chimbero que llegó al fútbol yanqui

Oriundo de las Chimbas, conocido por ser amigo de Riquelme y jugar en Primera División con Argentinos Juniors, hoy el sanjuanino Leandro Barrera (23) es una de las máximas estrellas que tiene el fútbol yanqui. Hace seis meses integra el equipo de Chivas USA: con compañeros de renombre en el fútbol argentino como Mauro Rosales y Lucas Pelletieri y además con un ex San Martín, Luis Bolaños. En una nota con Tiempo de San Juan, el delantero contó toda la intimidad de vestir los colores de un equipo estadounidense y el por qué dejar el plantel que hoy integra su máximo ídolo para jugar en la Major League Soccer.

El chimbero llegó al "Rebaño angelino", apodo de su actual club, hace ya seis meses a préstamo, con opción de compra a fin de año de un millón y medio de dólares. Fue Wilmer Cabrera, retirado defensor colombiano que jugó los mundiales del ´90 y ´98, quien lo convocó y sedujo para que integre las filas de Chivas: "Él me eligió. Me vio en un vídeo, ya que sigue mucho el fútbol argentino, y me dijo que venga acá. Desde que llegué me dio confianza para estar en el equipo y estoy muy agradecido. Me llevo muy bien con él".

Según contó Barrera, quien sigue vinculado a Argentinos, dejó el Bicho porque "necesitaba cambiar el aire". Justamente cuando Argentinos está en la B Nacional y con una joyita en el plantel, Juan Román Riquelme, a quien en varias oportunidades idolatró el sanjuanino. Contó que sigue lo que pasa con el Bicho y que desea que vuelva lo más pronto posible a Primera. "Decidí irme porque me gustó la oferta que me habían hecho y creí que era la hora de salir de Argentinos. Venir acá me hizo muy bien, ya que desde que llegué jugué todos los partidos de la Liga. En cuanto a Argentinos, todavía sigo hablando con algunos chicos y sé que se armaron bien. Merecen el ascenso. Sé que van a dar que hablar en la B Nacional", comentó el jugador.

La comodidad también la encontró en el vestuario, ya que en el plantel hizo muy buena relación con Agustín Pelletieri, ex Lanús, y Mauro Rosales, ex River: "Son dos jugadores de renombre en el fútbol argentino y me han tratado muy bien. Tengo amistad con ellos. Ellos me han ayudado bastante a relacionarme mejor acá y cosechar una buena experiencia". Además, entre sus compañeros también está el ex verdinegro Luis Bolaños, quien se incorporó a Chivas hace pocos días.

Chocho por su presente, aunque su equipo esté abajo de la tabla en la Conferencia Oeste de la Liga, dijo que desea quedarse varios años más en Estados Unidos. Contó que allá el fútbol es más rápido y parecido al europeo, pero con menos fanatismo ya que la presión que en Argentina ejercen los hinchas, allá no existe. "Es una Liga muy buena, que me gustó desde que llegué por cómo se vive y cómo se juega. La calidad de jugadores que hay es excelente. Están viniendo cada vez más de Europa. Acá las canchas son grandes y todo es muy rápido. No hay tanta presión de la gente y tampoco descensos, lo que marca una gran diferencia con Argentina", contó.

Instalado en los Ángeles, su tiempo lo pasa en el club o en la compañía de su señora Agustina y su hijo Felipe. Además, en las clases de inglés ya que aunque en el lugar que reside se hable mucho español, necesita estar afilado con el otro idioma. "Mi vida es muy tranquila. Acá nadie te molesta, es una vida muy linda donde se disfruta mucho. Estoy en una ciudad hermosa. Ojalá me pueda quedar muchos años más. Uno siempre extraña de donde es y también le gustaría volver a su provincia, a su entorno, con sus amigos y familia. Voy a traer a mis viejos (Myriam y Mario), quienes me siguen por Internet, para que conozcan esto que es tan lindo", contó.

Otra de las cosas que extraña son los asados y que cada tanto, con Pelletieri y Rosales, se juntan y disfrutan de uno: "Acá no se hacen los asados que se hacen en Argentina. Cuando podemos nos juntamos con los chicos y hacemos un asado y a la nuestra".

Leandro, el pibe que surgió de la escuelita de fútbol de Santa Lucía, hoy vive uno de sus momentos más esperados con la redonda. Dijo que tanto en lo personal como en lo futbolístico su vida dio un giro de 180 grados. "Esto es el objetivo que me plantee, jugar y tomar experiencia. No es un fútbol fácil pero la llevo muy bien", destacó.



 

Comentarios