La historia de Juan Manuel Leguizamón

martes, 22 de septiembre de 2015 · 20:46

La historia de Juan Manuel Leguizamón es curiosa. En Inglaterra disputa su tercer Mundial, quince años después de haber debutado en un equipo, el Santiago del Estero Lawn Tennis Club, en una tercera línea que compartía con su padre Juan Carlos y su hermano Gonzalo.

Pero es que además, en aquel equipo, dos hermanos de su madre eran el entrenador y el apertura. "Jugamos los tres en la tercera línea una temporada. Mi viejo tendría unos 40 años", explicó Leguizamón en la concentración del equipo durante el Mundial de Inglaterra-2015. 

Aquel equipo santiagueño jugaba el Torneo del Noroeste con los clubes de Tucumán y Salta. Juan Manuel Leguizamón era un ala, su padre Juan Carlos el otro y su hermano Gonzalo octavo. 


El Vasco Leguizamón tendrá difícil repetir una experiencia parecida ya que tiene solo una hija. "Por ahora tengo una hija, así que no creo que pueda jugar con ella. Y encima viene otra en camino. Por ahí juego con mis dos hijas al hockey", añadió riendo. 

A sus 32 años, Leguizamón, que entró en la segunda parte en el partido contra Nueva Zelanda, en el debut en el Mundial que terminó con derrota por 26-16, puede presumir de ser el primer jugador nacido en Santiago del Estero, en ser internacional con los Pumas. 

Tras jugar dos Mundiales de menores de 19 años y otros dos de menores de 21 años se marchó a Buenos Aires a jugar al San Isidro Club. 

En 2004, antes de marchar a Buenos Aires con 20 años, terminó tercero en el Mundial Sub-21 de Inglaterra, derrotando por 34-30 a Sudáfrica para subir al podio. 

Según Leguizamón, este tercer Mundial lo vive con la lógica experiencia que no tenía en Francia-2007, donde los Pumas ganaron el bronce, y en Nueva Zelanda-2011, donde su equipo fue eliminado en cuartos de final por Nueva Zelanda.

Mayor experiencia


"En los otros era más chico, lo vivía con más ansiedad, con más nerviosismo, con más incertidumbre. Hoy, después de varios años, vas conociendo los momentos, los tiempos, le vas agarrando la mano a ciertas cosas. No siento que sea muy diferente salvo en pequeños detalles", explicó. 

El hecho de ser de los más veteranos del equipo, le permite dar consejos a los recién llegados. 

"Si bien es un proceso natural, no lo vivo como una responsabilidad. Trato de apoyar a los más jóvenes y no estresarme con el tema. Si alguno necesita algo y puedo ayudarlo lo aconsejo y si no, estamos todos para sumar", señaló Leguizamón.


En este Mundial juega en la tercera línea por las alas, pero Leguizamón afirma que puede hacerlo en cualquiera de las tres posiciones, como ocurrió en Nueva Zelanda-2011, donde fue octavo."Puedo jugar en los tres. Me gustan los tres y no tengo problema", analiza. 

Leguizamón jugó todo el partido en la fase de grupos del Mundial de 2011 contra Georgia, cuando Argentina se impuso por 25-7 y acabó ganando un duelo que perdía por 7-5 en el descanso. 

Aquel partido le dio a Argentina el pase a cuartos y en esta ocasión, el viernes en Gloucester, será decisivo para hacerse con la segunda plaza del Grupo C, sinónimo de clasificación, después del triunfo de Georgia en el debut contra Tonga.

"A su tradicional intensidad física, le han unido que han mejorado haciendo buen juego. Es un equipo fuerte, pero ahora ha añadido rapidez a su sistema", analizó Leguizamón. 

Tras haber jugado en el Santiago del Estero Lawn Tennis Club y en San Isidro Club, Leguizamón estuvo diez años en Europa, primero en Inglaterra (London Irish) y luego en Francia (Stade Français y Lyon Olympique).

Ahora regresa a Argentina para jugar en la franquicia de su país, que por primera vez disputará el Super Rugby, el campeonato profesional del Hemisferio Sur.  


Comentarios