Pesaje caliente en la UFC

A horas del gran combate, las luchadoras Ronda Rousey (Estados Unidos) y Bethe Correa (Brasil) se sacaron chispas arriba de la balanza. Algo similar sucedió cuando se midieron el argentino Guido Cannetti y su rival, el brasileño Hugo Viana.
sábado, 1 de agosto de 2015 · 13:18


El octágono ya está montado en el escenario; las luces comienzan a calentarse; las entradas vuelan con un ritmo que asusta y la expectativa en la calle es abismal. Ese detalle minucioso permite describir a la perfección las sensaciones en Río de Janeiro, que en pocas horas será anfitrión de una velada apasionante de la UFC: se trata de la 190, que tendrá como principal atracción el duelo entre la estadounidense Ronda Rousey y la brasileña Bethe Correa, cuyo principal objetivo será usufructuar la localía para erradicar la hegemonía de la norteamericana y arrebatarle el cinturón.

 

Y para nuestro país, que se va instalando en el ambiente con la esperanza de afianzarse y fortalecerse aún más, existirá un doble atractivo: la cercanía del evento y la presencia de Guido Cannetti, quien tendrá una nueva posibilidad en la empresa más importante de artes marciales mixtas (perdió en el debut), esta vez ante el también brasileño Hugo Viana.

 

En la tarde del viernes, en el HSBC Arena, fue el turno de los pesajes, la antesala de la competencia que se espera con ansias. El primero en aparecer y subirse al escenario fue el Ninja Cannetti, que arrojó 135 libras en la balanza, apenas una menos que Wolverine (136), su adversario.

 

Y luego de toda la tanda de peleas estipuladas llegaron Rowdy Rousey y Pitbull Correia, que dejaron de ser bellas damas de vestido para quitarse la ropa deportiva y pesar 135 y 134, respectivamente.

 

La desafiante, que tuvo fallo dividido en la tribuna pese a ser local, se mostró más enérgica cuando les tocó ponerse cara a cara ante una pasiva campeona, quien dejó de lado el show e intentará extender su racha triunfal (lleva once victorias y cero derrotas) en el octágono, decisión que motivó a la ovación de muchos espectadores con camiseta verdeamarelha.

 

Comentarios