Felicidad extrema

Puyutanos y un desahogo único

Son como locos. Después sufrir durante gran parte de los noventa minutos de juego, se fueron contentos a sus casas. Nervios, gritos, cantos, silbidos, todo junto, en un partido vibrante.
domingo, 10 de junio de 2012 · 19:37

Restaban solo 15 minutos para que terminara el partido y Desamparados no podía convertir. La gente, nerviosa y sufriendo cada gol errado, no podía contener su estado. Gritos, cantos, suspiro, putiadas, se escucharon durante todo el partido.

Los simpatizantes necesitaban el gol y más cuando Sportivo tenía un jugador de más. Muchos, al ver que el Puyutano no podía meter el balón en el arco contrario, se cambian de lugar, fumaban o se sacaban prendas de vestir para ver si la situación cambiaba.

Así es el fútbol y la gente de cabulera. Luego del gol, muchos, que no se conocían, se saludaron entre sí. Y ni hablar el estado de los jugadores y técnico, Héctor Arzubialde. Tras el gol de Germán Gigena, el DT parecía el increíble Hulk de la menara que gritó el gol.    

Más allá que al equipo sanjuanino le quedan dos encuentros por jugar y definir su futuro, la victoria es un embrión anímico no solo para los jugadores y cuerpo técnico, sino también para los cientos de hinchas que lo acompañan.

Comentarios

Otras Noticias