Champions League

Barcelona no pudo con Chelsea

Por la ida de las semis de la Champions, 'Los Blues' se impusieron 1-0 en el Stamford Bridge con gol de Didier Drogba en el final del primer tiempo. Los catalanes lo buscaron hasta el final, pero no fueron eficientes y ahora tendrán una dura misión en su campo.
miércoles, 18 de abril de 2012 · 19:16

En el comienzo del partido quedó clara la premisa de ambos equipos. Por un lado el Chelsea, tratando de cortar los sistemas de juego que giraban en torno a Fábregas, Messi y Xavi e Iniesta y buscando la contra rápida para tratar de agarrar mal parados a los defensores visitantes. El Barcelona, por su parte, apostaba a lo de siempre: tener la pelota y lastimar con velocidad, precisión y movimiento.

Pero los catalanes muy pocas veces no logran adaptarse a la telaraña rival. Por eso, con calma y mucha capacidad de lectura de juego, llegó a la primera gran chance. Fue a los ocho minutos de juego, cuando Alexis Sánchez picó habilitado tras un pase entre líneas y definió sobre la cabeza de Petr Cech, pero la pelota, en su camino al gol, se encontró con el travesaño. Avisó el Barça, que de a poco comenzaba a monopolizar el balón.

Con Alexis Sánchez bien abierto, las constantes subidas de Dani Alves y Adriano y las triangulaciones entre Messi, Iniesta, Fábregas y Xavi, el Barcelona iba. Le faltaba la estocada final, pero no sufría ni se veía amenazado por un Chelsea que se mostraba agazapado y jugando muy lejos del arco de Víctor Valdez. Didier Drogba era la única referencia de ataque, pero se paraba a 50 metros del portero rival. Lo tuvo Cesc a los 26, lo tuvo “La Pulga” al instante, pero Cech dijo ambas veces que no. Sobre el final, otra vez fue el ex Arsenal, pero esta vez fue Ashley Cole, en la línea, el que despejó. 

Pero el fútbol poco entiende de justicia. Sobre el final, Messi perdió una pelota en mitad de cancha y al Barcelona le costó mucho retroceder. No cerraron los centrales y los laterales tardaron en ocupar sus posiciones defensivas. Así, la contra fue letal. Los ingleses abrieron la pelota hacia la izquierda, Ramírez tiró un centro rasante y Drogba, muy solo, apareció para acomodar la pelota junto al palo izquierdo de Valdez y decretar el injusto 1-0 con el que se fueron al descanso.

Para el complemento no hubo demasiadas variaciones. El Barcelona insistió por la vía que mejor sabe complicar a los rivales y el Chelsea defendía con uñas y dientes la ventaja. Bien abroquelado atrás, los ingleses intentaban parar el toque catalán, pero sólo se conformaban con ver cómo el equipo de Guardiola desperdiciaba chances. Sí, solamente por la ineficacia del Barcelona se podía explicar el resultado. El chileno Sánchez tuvo una clarísima a los 10 minutos, pero a pocos metros del arco definió a milímetros del palo.

Con el correr de los minutos, el Barcelona fue perdiendo control, precisión y, sobre todo, paciencia. Era una máquina de ir para adelante y chocar contra la férrea defensa del Chelsea, que se cerraba bien, pero que no apostaba a otra cosa que no fuera defender. Guardiola sacó a Sánchez y probó con Pedro, además de cambiar a Fábregas y Xavi por Thiago Alcántara y Cuenca, respectivamente. Pero no hubo cambios. Lo pudo empatar el conjunto catalán con un cabezazo de Puyol a tres minutos del final, pero Cech la mandó al córner en forma magistral y en el descuento el palo le negó el gol a Pedro.

El pitazo final de Brych consumió las últimas esperanzas del Barcelona, que lo tendrá fácil en la vuelta en el Camp Nou. Chelsea jugó a anularlo y, aunque se replegó demasiado cerca de su arco, le salió bien. El 1-0 fue inamovible porque los catalanes no acertaron una de las tantas que tuvieron. De lo contrario, pocos estarían alabando el planteo “inteligente” de Di Matteo y el juego amarrete de su equipo que, casi sin proponérselo, aprovechó la única clara que tuvo y transformó unas pocas monedas en un premio demasiado gordo.  

Fuente: Infobae

Comentarios