AUTOMOVILISMO

Super Matías, el nuevo monarca del TC 2000

Matías Rossi se coronó tricampeón de TC 2000 luego de vencer en la última fecha de la temporada en Paraná. Mariano Werner completó el 1-2 en el campeonato para Toyota luego del recargo del comisariato a Leonel Pernía. Mirá el video.
domingo, 27 de noviembre de 2011 · 19:40


Solidez, inteligencia y templanza. Un combo que se combinó a la perfección para que en Paraná Matías Leonardo Rossi se coronara campeón del Turismo Competición por tercera vez en su carrera deportiva, en esta oportunidad de la mano del Toyota Team Argentina, encabezado por Darío Ramonda.

En un escenario donde Matías iba de visitante y la localía le jugaba a favor a su coequiper Mariano Werner, su Corolla desarrolló toda la confianza que se necesita para encarar una definición tan ajustada como la que se presentó este año. Y no llegaba bien parado en la previa, luego del golpe en Potrero de los Funes.

La tranquilidad del Granadero fue otro factor clave. Sabía que contaba con un gran potencial en su auto, y se concentró en plasmarlo sobre la pista sin cometer errores. Sorteó la clasificación, se metió al Super 8 y arriesgó hasta el límite en busca de la recuperación. Y así llegó a la Final entrerriana, en la punta del pelotón.

Luego de un homenaje a la memoria de Guido Falaschi por parte de la categoría, con un minuto de silencio y los pilotos debajo de sus autos recordando al piloto fallecido hace dos semanas en Balcarce, arrancó la carrera, el momento más esperado por todos.

Impecable largada para Rossi, que doblegó a Agustín Canapino y rápidamente el resto se encolumnó detrás del puntero. Con el primer lugar, ya pasaba a puntear otra vez en el torneo. No había transcurrido ni siquiera media vuelta que la acción empezó a mostrarse sobre el asfalto con un entrevero entre Juan Manuel Silva y José María López, que le permitió a Werner saltar del séptimo al tercer puesto. Mientras tanto, Leonel Pernía apliaba rivales y pasaba del décimoquinto al octavo lugar.

En tanto, el Cruze de Canapino empezaba a verse cada vez más grande en los retrovisores del Toyota número 6, pero su conductor nunca perdió la calma y controló todos los embates del joven de Arrecifes, que en ningún momento tuvo la posibilidad neta de ejecutar una maniobra de sobrepaso ante el líder de la competencia.

Mientras tanto, la lucha estaba focalizada en el tren inmediatamente posterior a la dupla de adelante. Silva y López peleaban la quinta colocación, al tiempo que Facundo Ardusso se mantenía cuarto y más atrás Pernía intentaba por todos los medios avanzar alguna posición. Pechito se distanció del chaqueño y comenzó a presionar a Mariano, que en una oportunidad cedió pero retomó su lugar.

La segunda fue la vencida, con los autos hasta de costado, y el Fiat pasó a integrar el podio. En la maniobra, tanto el Pato como Christian Ledesma aprovecharon el descuido de Werner y se colaron mandándolo al sexto lugar. Por entonces, el Tanito ya estaba séptimo y quedaba a tiro del Corolla.

De ahí en adelante, El Honda y el Toyota (escolta y tercero en el campeonato) protagonizaron algunas maniobras muy agresivas con toques y despistes incluidos. En el fragor de la contienda, ambos autos comenzaron a perder rendimiento y se iban alejando paulatinamente en los tiempos de las posiciones de vanguardia. Sin quererlo, le dejaban en bandeja el título al Granadero. Por estas incidencias los comisarios deportivos recargaron a Pernía con 30 segundos, que retrocedió hasta el 17° cajón y asi perdió el subcampeonato con Werner.

El ingreso del auto de seguridad en la vuelta 20 por el abandono de Mauro Giallombardo encendía una pequeña esperanza, pero muy atento Rossi impidió que el resto de sus colegas intentaran avanzar sobre su posición y aceleró a fondo para mantenerse en el tope. Y Canapino otra vez, como a lo largo de las 27 vueltas, no pudo ni intentar ponerle el auto a la par. Gran carrera de dos dignos rivales, tanto Canapino como López, que culminaron en el podio.

Un verdadero Misil. Hasta el banderazo final, fue evidente la contundencia del auto asistido por el ingeniero Diego Bruna. Y la habilidad de su joven piloto también. Un tándem que repitió aquella postal de 2006, donde se alzaban con el cetro de campeón con Chevrolet sobre el modelo Astra, logro que repetirían al año siguiente con Alejandro Venturi en la asistencia directa pero con Bruna en las filas de aquel equipo Pro Racing.

Matías Rossi, a sus 27 años, con siete temporadas en el Turismo Competición, 93 carreras disputadas, 4 pole positions y 15 victorias en su haber se corona tricampeón de TC2000, logro que alcanzaron pilotos de la talla de Juan María Traverso, Jorge Omar del Río y Gabriel Ponce de León. Una vez más, Mati vuelve a inscribir su nombre en la historia grande del automovilismo. Salud, campeón.

Comentarios