Perfil

El pocitano que de niño soñaba con ser político y que llegó a gobernador

Signado por su padre Joaquín y mimado por José Luis Gioja, el Vicegobernador escaló a la Gobernación de San Juan tras una carrera meteórica que inició como intendente de Pocito en 2003.
domingo, 25 de octubre de 2015 · 19:19
"Siempre soñé con ser intendente de mi departamento, de chico, antes de que mi papá se dedicara a eso. No podría explicar una razón, pero siempre estaba muy informado y la realidad departamental me llamaba mucho la atención. En ese momento Pocito estaba desconectado del Gran San Juan y veía que el departamento tenía potencialidad. Y me sentí realizado cuando llegó mi padre a intendente”, contaba Sergio Uñac a poco de anunciarse su precandidatura a Gobernador por el oficialismo en el Frente para la Victoria. Así se iniciaba la carrera electoral por el cargo mayor provincial de este pocitano de 45 años, que hoy coronó llegando a la Gobernación de San Juan, un camino que empezó signado por su padre Joaquín y que se potenció de la mano de José Luis Gioja.    

Sergio Uñac se crió en Villa Aberastain y asegura que tuvo una infancia "muy feliz, con una familia conformada, con un padre y una madre que nos inculcaron valores a fuego a mi hermano y a mí”. Con su hermano Rubén, 6 años mayor, tienen varias cosas en común, desde haber ido a las escuelas Antonino Aberastain y Don Bosco y recibirse de abogados en la Universidad Nacional de Córdoba hasta llegar a ocupar el cargo de Vicegobernador. 

De ancestros españoles y libaneses, Sergio ostenta una ascendencia que hizo historia en el departamento sureño. La familia materna tuvo el primer colectivo de transporte urbano en Pocito y el bisabuelo paterno fundó el primer cine de la comuna llamado Aberastain.

De chico, Sergio iba a hockey al club Atenas en Carpintería y siendo adolescente le gustaban el ciclismo y el fútbol. En la escuela le iba bien. "La única vez que me encontré con la bandera fue en jardín de infantes después fui buen alumno, no me llevaba materias, no repetía grado pero no era el más destacado del curso”, afirma.  

Los hermanos eran muy pegados a su padre. "Mi viejo siempre estuvo presente, no era de los que estaban hablando de forma permanente conmigo pero tenía una impronta que marcaba el camino. Era un tipo muy amable, recto, cariñoso, muy bondadoso, dándonos todo, incluso más de lo que nos podía dar”, resume. 

Joaquín se ganaba la vida primero como empleado de banco y luego como dueño –junto a su cuñado- de una de las ferreterías más grandes de Pocito, mientras su esposa Dora se desempeñaba como docente. En 1972 se incendió el negocio, años después decidió cerrarlo y él se dedicó a la actividad pecuaria hasta que en los ’90 se convirtió en uno de los hombres más importantes de la comuna en lo institucional. 

"Mi papá siempre fue tentado por el Justicialismo para participar, estaba afiliado pero nunca estaba al frente. Cuando con mi hermano nos recibimos él tomó el impulso necesario para hacerlo. Llegó de grande a la Intendencia, en 1995, e hizo una de las gestiones más importantes que los pocitanos puedan recordar. Fue el primer intendente reelecto en el departamento e hizo ganar al peronismo después de 42 años”, cuenta Sergio sobre su padre. 

La muerte repentina de Joaquín por un cáncer de pulmón marcó a los Uñac. Sergio recuerda a su papá como "una persona que lo que se proponía lo había bien, desde lo más pequeño, si hacía un asado lo hacía rico, si era comerciante tenía uno de los negocios más destacados y fue un orgullo para él que los pocitanos lo reconocieran como el intendente que tuvo una visión distinta y la ejecutó”.

Joaquín era muy amigo de José Luis Gioja, se conocieron en los bunkers. En 1995 con la Ley de Lemas había 5 sublemas en Pocito y Gioja siempre estaba presente junto a Joaquín, quien llegó a vicepresidente primero del PJ por invitación de "El Flaco”. "Casi en un acto de absoluta sinceridad, el Gobernador nos contó que mi padre era el candidato a vicegobernador en su primer período pero él fallece el 15 de enero de 2003”, cuenta Sergio.

El ahora gobernador cree que no hubo ninguna promesa de José Luis con Joaquín de apadrinar a sus hijos en la política, pero Gioja los llevó de la mano a jugar en las grandes ligas. "Yo no estaba bien ni personal ni políticamente y José Luis me toma del brazo, me saca del barro y me indica que no había que enojarse con nadie”, rememora.  Gioja no era un extraño para los hermanos Uñac, Sergio recuerda emocionado uno de los últimos asados en la casa de Joaquín con el entonces Senador y que los viejos amigos compartían largas charlas en los cafés del centro.   

Sergio se había recibido en Leyes en diciembre de 1994, iba y venía de Córdoba y tenía contacto con los dirigentes peronistas sanjuaninos, además era militante de política universitaria en la provincia mediterránea junto al hoy diputado Pablo García Nieto. Recién diplomado y a poco de afiliarse al PJ, andaba en una Dodge con el actual intendente pocitano Fabián Aballay pegando afiches y colgando pasacalles de Joaquín para la campaña de 1995. "Es bueno hacer eso para que se reconozca al militante de base”, evalúa. 

El Vicegobernador y ahora Gobernador electo se apoya mucho en su familia. "Mi esposa me conoció haciendo política. Y mis hijos han crecido con esto, el papá ‘relativamente normal’ que tienen está 15 horas fuera de la casa. Mi hijo más chico sigue lo que estoy haciendo, el del medio es muy deportista, y la más grande que tiene casi 20 años es un sol. Mi esposa es una compañera fiel e incansable que ha sabido interpretar cuál es mi pasión. Los 5 integrantes de la familia siempre buscamos estar ocupados entonces no hay reclamos por los horarios”, subraya.

Llegar al mismo lugar que ocupaba su padre con tanto éxito, al principio lo llevaba como una carga, confiesa. Y  hubo dos fechas que marcaron al pocitano y lo pusieron a prueba: la muerte de su padre en 2003 y el accidente de José Luis Gioja en 2013.  "Recuerdo cómo me costaba estar en ese lugar cuando murió mi papá. Yo tengo la suerte de que la vida me puso en distintos momentos circunstancias idénticas pero con roles cambiados. Cuando fue el accidente asumí 4 meses el Ejecutivo provincial y tenía la enorme posibilidad de devolver lo que el Gobernador había  hecho por mí  y tomé el camino de ser una persona responsable y leal. En los dos casos, con 10 años de diferencia, giraba en mi cabeza cómo ocupar el lugar. Hasta que un día me di cuenta de que yo no venía a ocupar el lugar de nadie, porque a los grandes no se les ocupa el lugar, sólo se los sucede”, opina.
A José Luis lo reconoce como un padre y un amigo. "Es un gran amigo mío, va más allá de lo político, es estar en las buenas y en las malas”, asegura. Cuando llegó al sillón de vice en 2011, Sergio le dedicó una frase a Gioja: "Mirá lo que hiciste con la Provincia y mirá lo que hiciste conmigo”. Ahora le dice lo mismo.   

TEXTUAL

"El temor no es un sentimiento que convive conmigo, no soy temeroso y lo digo con muchísima humildad, soy comprometido, responsable, leal y humilde. Espero no perder nunca la humildad porque potencia lo demás”. 


FICHA PERSONAL

-Nació en Pocito el 15 de febrero de 1970 (45 años).
-Está casado con Silvana Rodríguez y tiene tres hijos Melania Agustina, Sergio Gonzalo y Facundo Agustín.
- Es egresado del Bachillerato Comercial del Colegio Don Bosco (1987) y tiene el título de Abogado y Procurador, egresado de la Universidad Nacional de Córdoba.
-Cargos partidarios: actualmente es el vicepresidente del PJ de San Juan y fue presidente de la Junta Departamental de Pocito (2003-2011).
-Cargos Electivos: Vicegobernador (2011-2015) y fue Intendente de Pocito por dos períodos (2003-2011).
-Su comida favorita es el asado, en particular la punta de espalda y las costillas y prefiere el vino Syrah.
-Disfruta leer cuando el tiempo se lo permite. 
-Le gustan la música latina, el folklore y el cuarteto.
-Hace ciclismo, juega al fútbol y es hincha de Boca. 

Comentarios

Otras Noticias