Por un especialista

Tras el caso de Julieta, aseguran que la cirugía de amígdalas es más riesgosa de lo que se cree

Es una de las incisiones más comunes y rápidas, pero los riesgos son gravísimos si no se toman las medidas correspondientes. Un conocido médico sanjuanino analiza los problemas que hay detrás de algo que parece "una práctica menor".
viernes, 28 de febrero de 2020 · 13:13

El caso de Julieta Viñates ha conmocionado al país y ha puesto en consideración varios puntos importantes que a veces se pasan por alto y no cumplen de manera estricta. Como así también un panorama que incube a las obras sociales que en la mayoría de los casos “toman la cirugía como algo menor y no se promueven los cuidados de manera correcta”, en palabras del médico Mario Mas (Mat 2291), especialista en otorrinolaringología de la clínica Nariz, Garganta y Oído de Capital. Según Mas, “las cirugías de amígdalas son las más comunes, nosotros hacemos un promedio de 4 por día, pero desde entrada cabe aclarar que no son muchos los casos de sangrado” sostuvo a Tiempo de San Juan.

Y agregó que "no es una práctica menor como lo cree la gente, o las mismas obras sociales, porque para esta cirugía se necesita realizar en primer lugar varios análisis pre-quirúrgicos, el ayuno obligatorio, y otros temas que van más allá de los 20 minutos que dura el procedimiento”, dijo el especialista. Y agregó que “el problema también es con las obras sociales, que consideran que es un procedimiento corto, entonces pagan un programa de internación de día. Por eso los pacientes no se quedan el tiempo que se tienen que quedar. Una cosa es lo que es científica y médicamente aconsejable y otra son los números.  Por eso a veces el paciente se tiene que ir de alta cuando a nosotros no nos gusta”.

En cuanto a las complicaciones, como las hemorragias que sufrió Julieta Viñates que la llevaron a un punto sin retorno con la declaración de la muerte cerebral, según las estadísticas que propone Mas, “estas complicaciones se dan generalmente sobre el séptimo día, algunas veces proviene de una práctica que estaba prohibida hacer y que la gente lo realiza porque piensa que no va a pasar nada. Ejemplo va a un cumpleaños y bebe alcohol, o come algo indebido o realiza una actividad física. Otras veces sangran sin ninguna causa, pero de todas maneras ahí se activa un protocolo que consiste en llevar otra vez al paciente a la clínica, para identificar cual es el vaso que sangra y se ahí se evalúa en el momento la magnitud del problema”, afirmó.

Así mismo el médico explicó que además del problema de dar pocos días de internación, “esta otro que no se contempla a un cirujano ayudante ni una instrumentadora quirúrgica en el lugar de trabajo para que lo ayude al cirujano a proceder de manera más cómoda. En estos casos estás vos solo con el anestesiólogo y una circulante que trae el material”, dijo.

El médico Maximiliano Babsía que operó a Julieta Viñates no trabaja en la Clínica de Nariz, Garganta y Oído. Pero a raíz del episodio, desde dicha clínica sostienen que “muchos pacientes comenzaron a consultar de manera más constante sobre el procedimiento de extracción de amígdalas. Los pacientes preguntan un poco más, pero en mi caso particular están un poquito más ansiosos de lo normal” sostuvo el especialista consultado por este diario.

¿Qué son las amígdalas?

Las amígdalas son pequeñas masas de tejido situadas en la parte posterior de la boca, junto a la lengua. Ayudan a combatir los gérmenes. Hay una amígdala a cada lado de la garganta.

¿Qué son las adenoides?

Las adenoides son masas de tejido que se sitúan detrás de la nariz. Las adenoides no se pueden ver mirando adentro de la boca.

Después de muchas infecciones, las amígdalas y las adenoides suelen agrandarse. Esto puede dificultar la respiración. Las adenoides agrandadas también pueden afectar las vías que conectan los oídos medios con la parte posterior de la nariz. Cuando las amígdalas o las adenoides crecen demasiado, puede ser necesario extirparlas.

La extirpación de las amígdalas y las adenoides mejora la respiración. También puede ayudar a que su niño tenga menos infecciones de oído y de garganta.

Un otorrinolaringólogo o cirujano de cabeza y cuello hará la operación. Un otorrinolaringólogo es un médico que se especializa en problemas de oídos, nariz y garganta.

 

Comentarios