historia

La música sanjuanina que deslumbra con su talento en Europa

Camila Sánchez lleva dos años y medio viviendo en Italia y forma parte de la Orquesta Juvenil del Teatro de Ópera de Roma, donde toca la viola. Conocé la historia de una sanjuanina que toca con los grandes.
miércoles, 11 de septiembre de 2019 · 22:04

Desde siempre supo lo que quería: dedicarse a la música clásica y vivir la experiencia en Europa. Camila Sánchez lleva la música en la sangre: su madre Cecilia Quiroga es docente de música y toca el piano, mientras que su padre Claudio Sánchez es el primer violonchelo de la Orquesta Sinfónica de San Juan. A los 20 años, Camila ahorró dinero y no dudó en volar hacia el Primer Mundo con su viola.

La violista de 23 años volvió a San Juan para visitar a su familia y amigos luego de dos años y medio en el Viejo Continente y charló con Tiempo de San Juan. El próximo sábado 14 retornará a Italia, donde reside actualmente.

“Desde chiquita quería ir a Europa a estudiar porque allá es la cuna de la música clásica”, contó. En San Juan estudió en la Escuela de Música, hizo el pre-universitario y con esa base se fue a Buenos Aires, donde estuvo tres años. Allí entró a la Academia del Instituto de Artes del Teatro Colón y además estudió de manera particular con una profesora, Silvina Álvarez.

A los meses, entró a la Sinfónica Nacional: “En ese momento pensé que esa iba a ser mi oportunidad para ahorra e irme. Me salió el viaje, me invitaron a tocar en una orquesta en Alemania donde me becaban todo, hasta pasaje. Yo estiré lo más que pude el viaje de vuelta y aproveché para hacer varias audiciones por Europa y tomando clases”.

En Suiza tomó clases con Bruno Giuranna quien la derivó con su actual profesor Luca Sanzò, quien la alentó a estudiar italiano para incorporarse al Conservatorio Santa Cecilia en Roma. Actualmente está inspeccionando en el mundo del tango en la capital italiana, donde es muy popular.

“A Europa me fui sola, al igual que a Buenos Aires, por eso no me fue tan difícil el tema de estar lejos. Yo quería irme, lo busqué, fui fuerte y seguí”, afirmó Camila, quien en Roma se encontró con una amiga que había conocido en una orquesta de las que había participado. Tuvo la posibilidad de ir a residir a Frankfurt (Alemania), pero decidió quedarse en Italia ya que para ella “se parece más a Argentina, es más cálido”.

Este es su tercer y último año en su actual carrera y admitió que tiene ganas de realizar un máster en otro país. “Estudio siete horas por día y me encanta viajar. El primer tiempo en el conservatorio me mató, ahora tengo menos materias y cuando tengo un fin de semana libre viajo, la mayoría de las veces con la familia de mi novio, que es italiano”, sostuvo. Con sus ganas y sus convicciones, seguro llegará mucho más lejos, a donde la música la lleve.

Comentarios