Cuestión de fe

Sanjuaninos y San Cayetano: entre desempleados, agradecidos y espigas benditas

Como todos los años para esta fecha los fieles del patrono del pan y del trabajo se acercaron al santuario ubicado en el corazón del barrio Parque Industrial en Chimbas.
miércoles, 07 de agosto de 2019 · 12:23

Maderitas con la imagen del santito, espigas de trigo con la estampita, bolsas de chizitos, budines caseros y muñecas peponas dan la bienvenida en la vereda del santuario de San Cayetano del barrio Parque Industrial de Chimbas. La postal, que incluye chicos vendiendo, pinta la necesidad de echarle mano a lo que se pueda para parar la olla, y el pedido y el gracias por el trabajo es lo que signa esta jornada en el Día de San Cayetano. Muchos sanjuaninos se acercaron desde primera hora al templo que tiene como actividades centrales las misas, la de media mañana y de las 20, más la procesión desde las 16 de este frío miércoles.

  

Mayco Díaz contó que perdió el trabajo hace tres meses y que encima tuvo que llevar a la justicia a los patrones porque no le pagaron lo trabajado. Fue con su esposa Natalia y sus tres chiquitos a la misa de las 10.

Bety es parte de las colaboradoras protemplo que ayuda hace varios años con la organización de las actividades, por lo que ha visto de todo en la iglesia y lo cuenta en este video.

Fabiana Díaz se preparó para llevar todo tipo de souvenirs y cosas ricas para vender en el día de los festejos por el patrono del pan y el trabajo, tuvo que pegar las espigas a la mesa para evitar que se volaran con el viento. 

Católicos de varios departamentos, la mayoría de Chimbas, llegaron con la expectativa de tocar la imagen del santito, varios aprovecharon para confesarse y vivir la ceremonia en familia. Fueron padres y madres con todos sus hijos, mujeres solas, ancianos a rezar el rosario, a dejar sus intenciones y que algunas se leyeran por micrófono, no sólo por trabajo sino también por la salud, por estar bien en general en medio de momentos difíciles que atraviesa el país.

 “La gente pierde el trabajo pero no la fe”, describió el padre Martín Reta antes de dar la misa para los fieles en el santuario que está todavía en construcción. En la puerta del templo se instalaron por el día especial los puestos de venta de las mujeres que ayudan para fortalecer la capilla, su edificio y su funcionamiento. Fundamental para estos días de desesperanza.

 

 



Más de