martes 5 de julio 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
No solo dejaron dólares

El excéntrico mundo de los cazadores de eclipses que estuvieron en San Juan

Son una especie rara que viaja por el mundo persiguiendo estos fenómenos, con equipos fotográficos que superan  el valor de una camioneta 4x4 cero Km. Ser socio de este club no es para cualquiera.

Por Pablo Amado 3 de julio de 2019 - 13:27

La sombra de la luna provoca sucesos extraños en el hombre como especie. Y así como existen fanáticos de una banda de rock que recorren kilómetros y kilómetros y dejan de lado la familia y el trabajo, también existen fanáticos de los eclipses. Ellos mismos se hacen llamar “los cazadores de eclipses”, porque recorren el mundo en busca de estos fenómenos astrológicos.

La precisión es condición indispensable para está práctica.

No importan las distancias ni tampoco el dinero cuando de dólares se trata, si hay un evento de estas características como lo sucedido el pasado martes en San juan, ellos están ahí. Con sus cámaras especiales y sus lentes que no son de cartón, con una botella de champange para celebrar la llegada y el fin de la noche en pleno día estos hombres y mujeres se animan a una aventura que no es para nada barata.

En esta oportunidad vinieron "cazadores de eclipses" de 19 países. 

Algunos trabajan como abogados de grandes firmas y otros son magnates de empresas mundiales, como ocurre con Elizabeth Elliott una excéntrica abogada de EEUU que cuando no está litigando está viajando por el mundo en busca de los eclipses. “Gano buen dinero como abogada, eso me permitió viajar por varios países, y si bien he estado en muchos lugares y he visto 9 eclipses en mi vida, San Juan me conquistó con esta montaña y el eclipse más largo que pude ver” dijo la mujer estadounidense después de ver “la danza entre el sol y la luna”, según sus propias definiciones del fenómeno.

Elizabeth Elliott, la abogada excéntrica que llegó desde California, EEUU.

Hay personas que incluso se tatuaron la cantidad de eclipses que van viviendo, como así también datos precisos que solo entienden los fanáticos de la astrología. Como el caso de este turista de Reino Unido que se tatuó los ciclos solares. Como el ciclo Solar Saros 145, que es un ciclo de eclipse con 77 eclipses solares que se repiten cada 18 años, 11 días y 8 horas. 

La ruta en la piel. 

Y si bien  no todos tienen la ruta marcada en la piel,  no son pocos los casos donde se moviliza a toda una familia que cruza un océano o un continente para ver un eclipse. Como el caso de Ray y Kabe Aberte, dos yanquis que llegaron por primera vez a Argentina a vivir el eclipse, pero que de todas maneras se tomarán el todo el tiempo del mundo  para tener un largo retorno a casa junto con los otros miembros de la familia que también se prendieron en la aventura.

Ray y Kabe Aberte, padre e hijo que se inician en el camino de los cazadores de eclipses. 

Los costos de los equipos muchas veces parecen inmensurables, algunas de las cámaras que utilizan equivalen a una camioneta 4x4 cero km, o incluso la superan.  Poner una de esas cámaras en funcionamiento no es solamente apretar el botón y ver el eclipse, existen números pasos y procedimientos para efectuar esta práctica que de por si no es para cualquiera.  

Los momentos donde la sombra se apoderaba del día.

Las excentricidades nacen del dinero. O como decían varios de los sanjuaninos que estaban en predio de Posta Kamak del otro lado de vereda vendiendo comida o  prestando algún servicio “esta gente ya no sabe qué hacer  con la plata, pero bueno bien por ellos porque si no yo no estaría acá vendiendo” sostuvo Carla una vendedora de sopaipillas y pastelitos fritos, que a decir verdad no le fue nada mal.

El fanático más "fashion" del contingente.

Los sueños de estas personas son caros desde el vamos, pero como dicen ellos mismos “lo valen” y la verdad es que sí. La sensación que produce en el cuerpo un eclipse es inexplicable, algo sucede en el ambiente, en el clima y en la mente; y uno no vuelve a ser el mismo cuando es alcanzado por la sombra de la luna interpuesta en el camino del sol.

Pertenecer a este club no es para cualquiera. 

Después de vivir un evento como el ocurrido el pasado martes es entendible que exista una especie de seres humanos que se dedique a perseguir estos fenómenos por el mundo, sin importar los costos o las barreras culturales que puedan existir en la parte del planeta que les toque por vivir en la próxima aventura.  

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Las Más Leídas

Pronostican la llegada de viento Zonda con ráfagas de hasta 60 km/h
Javier Domínguez vendió el premio en la modalidad Siempre sale del Quini 6.  video
Jáchal, pasión de gavilanes: tuvieron que cerrar la plaza por los ataques
El acusado. Este es Miguel Cabello, el acusado de agredir al médico Luque.
Expertos internacionales alertan sobre una súper devaluación en Argentina

Te Puede Interesar