Un tiro para el lado de "chiche"

El otro lado del cura del escándalo

¿Quién es el padre Raúl de los Ríos, el sacerdote que escandalizó a la provincia y al país? Tras una semana en la que llovieron las críticas ácidas hacia el cura, incluyendo este medio, ahora Tiempo de San Juan te muestra el otro lado de un hombre que supo ganarse a sus feligreses.
sábado, 21 de abril de 2012 · 10:38

Raúl Lucio de los Ríos tiene 48 años, es un sanjuanino que protagonizó una gran polémica en los últimos días a causa de un accidente vehicular, donde él manejaba bajo la influencia del alcohol con una dosis cuatro veces mayor a la permitida, según lo publicado por los medios locales y nacionales, incluyendo a Tiempo de San Juan. Pero detrás de esa sotana que se vio envuelta en un escándalo mayúsculo, hay un cura querido por sus feligreses que le puso un sello propio al modo de profesar la religión.
Según explicó un ex seminarista que conoció a de los Ríos en la década de los 90’, “en el seminario fue muy castigado por no seguir a rajatabla los fundamentos ortodoxos de la Iglesia… una vez me contó que a veces se escapaba al campo a llorar y fumar porque se sentía muy perseguido”.
Continuó diciendo que “en base a su vocación, decidió seguir adelante y no dejarse desalentar por esos maltratos que decía sufrir al ‘pensar diferente’”. Tal trabajo rindió frutos en el año 1992: Después de realizar el seminario en San Luis, de los Ríos se ordenó como sacerdote.
A lo largo de los años adquirió apodos como Don Lucio o Chiche, en forma de cariño y respeto. Fue vicario en Santa Lucía y  párroco en Chimbas.  Además, a comienzos del año 2000, dictó clases en el Colegio Santa Teresita del Niño Jesús, en la materia de Formación Cristiana (catequesis), hasta finales de la misma década.
En ese colegio sus alumnos destacaron que su labor como guía fue muy buena: “Don Lucio me enseñó que lo de ser fanático no era bueno… además, ese hombre te conocía por la mirada. Si te veía mal te hablaba y te ayudaba a resolver tus problemas”, comentó una ex alumna que lo conoció personalmente.
En su constante actividad acompañando a los jóvenes siempre se destacó la dinámica. Fue definido por un ex cura como “comprometido” con su trabajo y que siempre implementó la creatividad para fomenta la inclusión social”.
Una de las críticas más comunes que se le hacen tiene que ver con su forma de hablar. “Pasa a ser campechano”, por los modismos que utiliza y la forma de expresarlos. El gusto por estar entre amigos o familia compartiendo un asado con guitarreada, también fue motivo de críticas.
Pero aquello tan repudiado por algunos es aceptado por otros, por la necesidad de encontrar en el comportamiento poco ortodoxo a aquella persona igual a uno mismo. El ex seminarista siempre recuerda: “Fue uno de los pocos curas que me dio una mano cuando salí del seminario, siempre me dio buenos consejos y también hemos compartido guitarreadas, asados y vino... es una persona de lo más normal”.
Siempre sorprende. Quien asiste a las misas del Padre Raúl, puede percibir a simple vista su capacidad de improvisación. Un matrimonio salió sorprendido después de participar en su primera misa de la Virgen Desatanudos, que se realiza tradicionalmente en Trinidad, los días 8 de cada mes. “Era divertidísimo, uno no sabía en qué momento debía cantar y en cuál recitar, no teníamos forma de dispersarnos porque siempre hacía algo que llamaba la atención”, explicó la pareja.
Un padre Raúl, distinto al conocido por sus defensores, salió a la luz el Domingo de Resurrección. Fue agresivo y tosco con los dueños de los autos colisionados por él en Tucumán y Brasil, plena Ciudad, intentando desligarse a toda forma del accidente que había protagonizado. “En el momento del choque nunca nos pidió disculpas, nunca nos pidió perdón", explicó a Tiempo de San Juan Marcela Zegaib, una damnificada.


Opiniones
Paula Valles

¡Qué indignación que porque sea sacerdote, en todos lados divulguen su foto y se rían de él, no estoy de acuerdo con lo que hizo!, pero porque es sacerdote, ¿hay que difamarlo por todos lados?
Cuántos mataron personas y ocultaron sus caras, cuántos delincuentes vemos en los noticieros a cara cubierta, ¡qué vergüenza los medios sanjuaninos!
¿Si fuera pariente de algún político harían esto con él?
Yo tuve la suerte de tenerlo como profesor al Padre Raúl y es excelente.

María del Carmen
Que trasladen al Padre Raúl –de la Iglesia de Trinidad- es un dilema para mí, porque no hizo nada en contra de su parroquia… fue una actitud poco "profesional", el manejar ebrio, hecho que contradice  con la imagen que deben mantener el clero en sí.

Martín
Estoy seguro que laburó toda la semana, conociéndolo como lo conozco. Debió realizar confesiones todos los días hasta tarde sin dormir, más las misas de Semana Santa.
Subió  a Sierras Azules  para acompañar a los jóvenes, seguramente no durmió en toda la noche y al día siguiente después de misa compartió un asado de Pascua con su familia o amigos y tomó, porque le gusta.
¿Está mal?
No, sólo que no debió manejar…


Accidente por manejar bajo los efectos del alcohol
El hecho ocurrió en la tarde del domingo 8 de abril. El padre Raúl de los Ríos condujo alcoholizado por Tucumán hacia el sur y embistió a dos coches estacionados. Se quiso fugar, cuando llegó la policía y el alcoholímetro marcó en 1,95, cuando el permitido para conducir es de 0.50.
El presbítero de 48 años venía de la ascensión de Sierras Azules, tradicional evento que la grey católica celebra todos los años.
Hay versiones contradictorias. La policía dice que, si bien en un principio el sacerdote estaba nervioso por lo ocurrido, se calmó al momento y concurrió tranquilamente a la seccional a dar las declaraciones pertinentes.
Mientras tanto, testigos del hecho afirmaron que los propietarios de los vehículos salieron al cruce del cura mientras este intentaba fugarse de la escena, además de insultar tanto a damnificados como a los periodistas que se hicieron presentes.

Licencia laboral
Tras la trascendencia mediática del hecho, informaron desde el arzobispado que el padre Raúl de los Ríos pidió una semana de licencia, que comenzó de manera inmediata el 9 de abril. Además, las mismas fuentes episcopales dijeron, “sabemos que está atravesando una situación familiar difícil, con su madre, con la que vive, afectada por una enfermedad complicada”.
“De todas formas, aseguramos que nadie de la institución va a interceder entre el sacerdote y sus deberes civiles, el deberá afrontar las consecuencias de sus actos. Eso en el plano civil, el derecho canónico va por otro lado”, concluyeron.
Transcurrieron dos semanas desde el pedido de licencia, el presbítero de los Ríos todavía no oficia misa en la Parroquia de Trinidad, y en su lugar se encuentra el padre Rómulo Cámpora. Desde el Arzobispado no brindaron información sobre su actual paradero, y en la misma parroquia afirman “no tener conocimiento de cuándo se reincorpore”, sin brindar detalles acerca de dónde se encuentra en éste momento.

¿Qué pasó con las fotos?
Aparentemente fueron tragadas por internet. Las fotografías publicadas en redes sociales donde aparecía el padre de los Ríos, desaparecieron de la web. Según algunas personas que conocen a los dueños de las imágenes “fue una medida tomada para preservar la identidad”, esto se refiere a la identidad de quienes aparecen junto al polémico cura. Por otro lado, está la versión de que es para evitar la manipulación de los medios de comunicación con las imágenes del presbítero.

Comentarios