informe especial

Más motos, más muertos

El Jefe de Tránsito de la Policía dijo que influye el aumento de todo el parque automotor en las calles y la irresponsabilidad en el manejo. Sugirió que hay una falta de reacción de quienes pueden legislar para cambiar esta realidad. Por Viviana Pastor.
sábado, 21 de abril de 2012 · 09:33

Por Viviana Pastor
vivipastor@tiempodesanjuan.com

Hasta el 18 de abril de 2012, la división Tránsito de la Policía de San Juan contabilizó 45 muertes en accidentes en la vía pública, de ellas el 55 % corresponde a accidentes protagonizados por conductores en motos.  El año pasado, de un total de 150 muertos por accidentes, 74 viajaban en moto, es decir un 49 %.
Las cifras del primer trimestre de este año señalaron que de 35 muertos por accidentes en la vía púbica, el 66 % tuvo motos involucradas, mientras que en el primer trimestre de 2011 de 24 muertos, el 75 % iba en moto.
Hasta esta semana, las motos también fueron las responsables de 200 heridos graves y 400 leves. “Esto habla a las claras de lo mal que conducimos, pero también influye el crecimiento del parque automotor de San Juan”, explicó el comisario inspector Abel Hernández, jefe de Tránsito.
El Comisario dijo que hace 8 años el parque automotor de San Juan rondaba los 160.000 vehículos, entre autos y motos; pero en la actualidad sólo las motos son unas 100.000 y el parque en total alcanzó las 300.000 unidades.
Fernando Lucero, de Motos Lucero, aporta cifras contundentes de las ventas de motos de esta firma: en 2009 patentaron 9.172 unidades; en 2010 fueron 13.391; y en 2011 alcanzaron las  15.926 motos patentadas. Y las ventas del primer trimestre de este año fueron mejores que las del mismo periodo del año pasado, un 6,8 % más. Pero eso no es todo, en marzo último la empresa registró un récord de venta o patentamiento en San Juan y sólo ese mes vendieron   1.741 unidades.
Lucero dijo que la gente apuesta a una moto porque no tuvo aumento de precio y porque hay financiación de todo tipo y muy accesible. “La gente ve en la moto una posibilidad de invertir y todo esto hizo que aumente la demanda”, señaló. Sin embargo el empresario advierte que se espera una caída este año por los problemas con la restricción de importación de moto-partes y repuestos.
Darío, de la firma Dani Mat, dijo que en este local el crecimiento de ventas se produjo entre el 2000 hasta el 2009, un 20 % cada año, promedio, y desde el 2009 a la fecha la curva de ventas ha sido “muy estable”.
“Tenemos más gente en la calle en vehículos y mucha de esa gente es de una generación que se acostumbró a andar sin cinturón de seguridad porque los autos no lo traían, y sin casco porque usaban una gorrita y porque no había nadie que lo obligara y si había multas eran muy menores, no como ahora que se los castiga con retención de la moto o el carné. Entonces tenemos: más parque automotor, más gente en la calle y una falta de educación en seguridad vial. Así completamos este cuadro nefasto de 45 fallecidos, 200 heridos graves y 400 heridos leves en lo que va del año”, señaló Hernández.
El Comisario no avaló la versión que habla de fallas en la entrega de las licencias. “No es así porque cuando una persona va a sacar el carné, se percata de cumplir con todo; es un señorito inglés; pero cuando salimos a la calle es otra cosa. No tenemos cultura para aplicar el conocimiento o respetar las normas. Nada está escrito caprichosamente ni para que seamos mejores ni peores, sino para salvar vidas, simplemente para que podamos manejarnos en la calle”, destacó.
Al 18 de abril la policía de Tránsito había librado 9.355 actas de infracción y ha radiado 4.721 vehículos, de los cuales sólo unos 500 son autos y los demás motos, es decir que el 90 % de las movilidades “quitadas” son motos. Hay además 3.461 licencias retenidas. “Las actas no son contra los vehículos, son contra las personas y tenemos en menos de 4 meses 9.355 personas multadas”, destacó.
Señaló que mucha gente debe acudir dos o tres veces a pedir su licencia porque reprueban. “Esto pasa porque hay mucha gente que ha dejado hace poco la bicicleta, que era el medio que tenía para movilizarse, y hoy sale en moto o ciclomotor. Hablamos de situaciones muy concretas de accidentes de moto-moto que luego del análisis se concluye que los conductores han actuado como si estuvieran en bicicleta, iban conversando en pareja en la calle cosa que hacen en bici, sobre todo en zonas rurales, pero en la bicicleta de un porrazo no pasaba porque iban a 10 kilómetros por hora, hoy conversan de la misma forma y van a 50 k/h por eso las consecuencias son graves”, explicó Hernández.

Tolerancia cero
La playa de la División Tránsito, por Libertador, está saturada de motos que fueron retenidas en operativos. El depósito en la ex Cavic está colapsado de autos y motos y el depósito en calle Maurín y 6 está a punto de no poder recibir ni una moto más.  La Policía de San Juan encaró una campaña ofensiva contra los conductores de ciclomotores, como consecuencia de la gran cantidad de accidentes de los que son protagonistas y por otro lado porque es el vehículo usado por los motochorros para cometer ilícitos, según explicó el Jefe, delito que también fue en crecimiento. Desde la Jefatura se impartieron directivas al personal de las distintas dependencias y en especial a la Policía de Tránsito para el operativo denominado Tolerancia Cero.  “A nivel de motociclistas no se les permite ni una falla, porque más allá de lo que se puede ver en la realidad, mucha gente sin casco o llevando menores, en los últimos 5 años la provincia ha tenido una situación que ha desbordado cualquier proyección”, indicó el comisario.
Esta división de control y prevención de la Policía en la calle cuenta con una fuerza efectiva de 130 agentes, pero con una baja permanente de un 10 % de gente con licencias, que según contó el Jefe, no son por enfermedad sino por agresiones recibidas durante los controles, ya que muchos que no están en regla les “tiran” los autos o las motos encima. “Los policías están expuestos a agresiones, hoy tengo 7 policías en sus casas por lesiones que les provocaron en la calle”, dijo.
Desde la Policía creen que si bien el Estado se preocupa en llegar, a veces esta respuesta  no llega en el tiempo que la realidad exige porque los costos para un mejor control son muy elevados. Sin embargo, esa inversión es necesaria. El Comisario apostó a la colocación de más cámaras para que se pueda actuar a través de la foto multa, de manera que los conductores sepan que si infringen alguna regla, sepan que al otro día van a tener la multa en su casa.
“De lo contrario yo tendría que hablar de la necesidad de un plantel de 500 policías sólo para el tránsito, para poder cubrir esta locura, que además ahora se ha extendido a la noche”, señaló Hernández. Y destacó que hace 15 años a la 1 de la noche no había un alma en las calles de San Juan, pero en los últimos años el movimiento vehicular nocturno es tan voluminoso  como de día. “Todo esto hace necesario que nos tecnifiquemos para poder llegar donde más duele”, señaló.
Las fugas durante los controles son más comunes de lo que se cree y complican los operativos, pero además ponen en peligro la vida de muchas personas. Hernández dijo que esto se da mucho especialmente en zonas periféricas y cercanas a las villas o barrios de villas erradicadas.

Cambio cultural

Hernández tiene claro que más policías en la calle sólo significaría la retención de muchos más vehículos, pero no cree que lograrían revertir la conducta transgresora que tienen  los sanjuaninos.
“Nosotros en forma asistemática concurrimos a los departamentos Caucete, Albardón, Angaco, San Martín, Sarmiento donde hay muchas motocicletas. Es cuestión de ir, pararse y empezar a quitar motos porque nadie anda en regla, son contados los que están ajustados a la ley y es común ver que hasta le saquen los espejos retrovisores para tunearlas sabiendo que los espejos son necesarios para el manejo y se justifican diciendo que se los roban, pero todos sabemos que no le van a robar los espejos sino toda la moto”, contó el Jefe.
Los argumentos para justificar un incumplimiento son de lo más disparatados, especialmente entre el grupo de profesionales. Hernández habló de “flagelo social” en la falta de cumplimiento de las normas de tránsito, en el que está involucrado desde el más pobre al más rico, desde el más profesional al más ignorante, religiosos y no religiosos. “Hay un sector que acude a la intimidación o a la amenaza del policía para tratar de persuadirlo, para zafar de la multa, como es el caso de los profesionales que ponen sus títulos sobre la mesa y dicen: ‘esto te va a costar el laburo, no sabes con quien te estás metiendo. Vos me has parado y yo iba hablando por celular dando indicaciones porque tengo un paciente con un ataque esto le puede costar la vida y vos lo vas a pagar’. Dan  excusas absurdas y ridículas, porque qué mejor si va dando un consejo de esa envergadura, que pararse a un costado y hablar tranquilo y no poner en peligro al resto por eso que él argumenta”, dijo el Comisario.
Son comunes los casos de padres que van a buscar a sus hijos menores que fueron demorados porque no pasaron el control de alcoholemia. Algunos, más ubicados, recriminan a sus hijos, pero la mayoría de los padres se enojan con la Policía y muchos terminan presos por agredir a los oficiales.
Un 20 % de infractores son reincidentes. “Algo no está funcionando, el correctivo no llega como debería y hay una falta de educación. Creo que lo que no entra con la tinta, entrará con la sangre. Estos chicos que no tienen problema de pagar multas de 4 mil pesos tendrán que hacer tareas comunitarias, tendrán que ir con un chaleco que diga ‘infractor’ a pasar la escoba a la plaza para que verdaderamente les llegue la pena. Pero si con la chequera arreglan todo tan fácilmente, para nosotros es  muy difícil encauzar esto”, opinó el Comisario.
Pero cambiar algunas reglas y códigos es competencia de los poderes Legislativo y Ejecutivo. “Nosotros elevamos estas cifras silenciosas y a cualquier persona que le muestre esta estadística,  45 fallecidos, 200 heridos graves, debería ser un claro mensaje con efecto para que tomen cartas en el asunto. Si nosotros nos explayamos estaríamos invadiendo terrenos que no nos corresponde”, sentenció Hernández.

Multas
Tránsito cerró el 2011 con 28.600 actas de infracción, “en una sociedad racional, culta, formada debería surtir algún ejemplo para que no reincidamos, para mejorar la conducta y sin embargo si salimos a la puerta veremos que de 10 autos 6 van sin cinturón”, dijo Hernández.

Comentarios