Empresarios: Silvia Yafar

“No podría hacer nada sin pasión”

La dueña de la agencia Money Tour, vinculada desde chica al turismo, cuenta su historia y devela aristas que pocos conocen. Madre y empresaria, Silvia elogia el crecimiento del turismo en San Juan, pero también hace su crítica. Por Viviana Pastor.
miércoles, 18 de abril de 2012 · 09:21

Por Viviana Pastor
vivipastor@tiempodesanjuan.com
 
Silvia Yafar no lo dijo, pero no tiene mucho tiempo para la entrevista, así que todo se hizo rápido y sin previa se pasó a las fotos y a las preguntas. Mientras se sentaba contó que la noche anterior estuvo hasta las 12 en la reunión de la Federación Económica y que esa mañana a las 6 ya estaba cocinando para dejar el almuerzo listo para sus dos hijos, Camila, de 12 años, y Julián, de 14. Vive a full.

Desde hace 20 años es la propietaria de la agencia de turismo Money Tour, pero desde niña estuvo vinculada a la actividad ya que su padre, Ismael, era el dueño de la agencia Yafar Turismo. “Con el turismo empecé muy chica porque me crié en la agencia de viajes de mis padres, entonces  era chiquita y ya sabía hacer una reserva de hotel, contratar, viajar con grupos. En esa época se manejaban las reservas con télex (una máquina que enviaba y recibía datos en letra de molde),  aunque suene a muy vieja”, dijo.

Ella no tiene problemas de decir que tiene 47 años porque no los aparenta y su energía es contagiosa.

Su elección universitaria no fue para el lado del turismo, Silvia estudió filosofía y tenía sus razones. “Cuando tuve que elegir una carrera universitaria no elegí turismo porque yo sentía que no me iba a dar más luz a lo que sabía, así que elegí una carrea muy humanista, muy básica y no me arrepiento porque me dio un panorama global de todo”, aseguró.

En la Universidad Nacional de Córdoba se recibió de profesora y licenciada en Filosofía, en forma paralela estudió la carrera de Fotografía. Durante un tiempo dio clases de fotografía y de filosofía pero nunca dejó de trabajar en la agencia de turismo. Cuando tenía 25 años se le presentó la oportunidad de comprar la empresa Money Tour, que era una de las agencias de turismo más antiguas de la provincia, a Silvia le interesó porque la empresa familiar estaba dedicada al turismo nacional y estudiantil y ella tenía otras pretensiones.

“No me atraía lo estudiantil y esta agencia tenía un universo de clientes adultos, más corporativo. Bueno la compré hace 20 años y acá estoy”, dijo orgullosa. Largarse sola no fue un cambio drástico, pero sí tuvo que acomodar algunas piezas.

La crisis del 2001 fue determinante porque la agencia tenía un perfil netamente emisivo, sobre todo hacia el exterior, y llegó un  momento en el que tuvo que tomar una decisión: o cerraba la agencia, porque no se vendía nada, o se reconvertía a una unidad de negocio de turismo receptivo nacional. 

La oferta que por entonces tenía San Juan no la convencía, así que decidió hacer un paquete propio, totalmente diferente, apuntando a un target de alta gama. Creó productos específicos y con todo su know how (saber hacer) del turismo internacional, se fue a Buenos Aires “a rehacer lo nuestro desde otra mirada y me fue muy bien. Se formaron dos núcleos de negocios y hoy tenemos turismo de alta gama, mucho turismo receptivo corporativo, sin descuidar el emisivo”, señaló.

Con el crecimiento de San Juan como plaza de turismo de eventos y convenciones, se abrió una tercera unidad negocios y Silvia aseguró que su agencia es referente en la organización de  congresos y eventos que se hacen en la provincia. “Desde la agencia hacemos todo, desde las acreditaciones, los traslados, los agasajos, las comidas, los espectáculos, las excursiones, los pasajes aéreos, todo esto que involucra a mucha gente”, destacó la empresaria.

Contó además que, con los años, la estructura de la agencia se fue modernizando y aprovechando al máximo los recursos, tiene un empleado en Buenos Aires que es el soporte allá, y acá trabaja junto a 4 personas. Y si bien la firma nunca fue muy grande, ella destacó que hay mucha gente satélite que contrata a diario como choferes, traductores, guías y transportistas.

En algún momento, Silvia sintió que le hacía falta la mirada más académica del turismo, así que hizo un post grado en Dirección de Empresas Turísticas y se pasó 3 años estudiando en España.

Mujer orquesta

Yafar estuvo mucho tiempo participando en la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo y tuvo un cargo a nivel nacional durante 4 años, durante ese periodo fue responsable de la  capacitación de agentes de todo el país desde San Juan. “Siempre pertenecí a instituciones y ahora estoy en la Federación Económica”.

También suelen convocarla como jurado en concursos de fotografía que se organizan tanto a nivel nacional como provincial.

Silvia dice que está separada pero que mantiene una excelente relación con su ex marido; y que a sus hijos les encanta su trabajo, pero tienen otras metas: Julián quiere ser científico y Camila,  actriz. “Esta actividad hace que yo tenga que salir siempre, pero ellos están orgullosos de que su mamá sea así. Ellos han viajado mucho conmigo y saben que el turismo es una actividad muy enriquecedora, uno se relaciona con mucha gente diferente”, aseguró.

Su cable a tierra es cocinar y escribir, “son dos cosas que no puedo dejar de hacer. Amo cocinar e invitar amigos y escribo cuentos pero nunca publiqué nada, tengo amigos que me están secando la cabeza para que publique. También le hice el prólogo a uno de los libros de mi viejo”, contó.

Para poder cocinar lo que comen todos los días en su casa, Silvia le quita horas al sueño con tal de que sus hijos no coman menú comprado.
 
“Soy muy lectora, pero para nada deportista, me cuesta mucho porque soy muy fiaca. Hice natación 1 mes, 2 meses Pilates, 3 meses hockey, pero soy un desastre. Me propuse salir a caminar y salí 3 veces en 5 meses. En cambio no tengo límites para cocinar y ahora tengo una huertita en el fondo de mi casa”, dijo.
 
Desde hace 7 años, pertenece al grupo de cata de vinos La Gamela, un grupo de amigos donde el vino es la excusa para aprender y divertirse, “es un grupo maravilloso”, aseguró.

“Me da risa cuando me preguntan: ‘¿vos qué sos?’. La gente espera que le digas la profesión, yo tengo 3 profesiones y una actividad que es ser empresaria, si es por lo que estudié soy fotógrafa, filósofa y Máster en Turismo. Yo considero que soy una mujer que ama la vida, que trata de vivir intensamente y que no me pasen las cosas porque sí, soy muy pasional y no podría hacer nada sin pasión, eso soy”, se definió Silvia.

Silvia Yafar y el turismo en San Juan

A favor
“Hay una bisagra en la historia turística de San Juan que fue la Cumbre de Presidentes del Mercosur, fue muy importante porque la gente se enteró de que la provincia puede recibir gente de alto nivel. La Copa América fue impresionante porque por las cenizas volcánicas no había movimiento en el país y nosotros trabajamos el doble. Eso tiene que ver con una decisión política porque uno puede tener mucha voluntad y muchas ideas, pero si no te apoya la parte oficial no podés hacer milagros. A San Juan le hizo muy bien esta impronta de congresos porque rompe la alta estacionalidad que siempre tuvo, la gente venía en otoño, Semana Santa y nada más. Ahora tenemos turismo todo el año. Otra cosa que nos ayudó es el aumento de la conectividad aérea y la existencia de un hotel 5 estrellas”.

En contra
“Hay cosas que están fallando, como la anticipación. Nos movemos por espasmos y no con la antelación que sería necesaria para poder tener mejores resultados. Por ejemplo, para la Fiesta del Sol tenemos todo lo referente a la organización 15 días antes, cuando la estamos promocionando desde octubre. No podemos así. Semana Santa, muy lindo la música en bodegas, pero lo tuvimos 10 días antes y tenemos que tenerlo 3 meses antes como mínimo para poder incluirlo en los programas. Esto es histórico y no se arregla. Uno con anticipación se mueve de otra forma, si hay tanto dinero puesto en la organización de la Fiesta del Sol tendría que haber una logística para vender entradas por internet por ejemplo. Creo que todavía no pasa de ser una fiesta local, es muy linda pero aún no da el salto”.