Contra el delito

Los municipios quieren tener su propia policía

Dos departamentos (Rawson y Chimbas) tienen su guardia urbana funcionando, mientras que otros dos (Santa Lucía y Capital) avanzan en su instrumentación. Angaco también anunció que quiere trabajar con cuadros propios por la seguridad en sus calles.
miércoles, 22 de febrero de 2012 · 10:08

Por Susana Roldán

Con la premisa de trabajar en la prevención de delitos y reforzar la seguridad vial, sin superponer funciones con otras fuerzas de seguridad que actúan en la provincia, las policías municipales parecen haber encontrado su razón de ser y ya hay más municipios que quieren ponerlas en marcha. A los departamentos de Chimbas y Rawson, que ya tienen sus guardias urbanas funcionando, se suman ahora Santa Lucía y Capital, que ya tienen proyectos concretos para que empiecen a funcionar. Y desde otros municipios, como el de Angaco, ya se anunció la intención de tener un cuerpo propio que trabaje para resguardar la seguridad del departamento.

La iniciativa no es nueva. Por la autonomía que les otorga la ley, los municipios pueden tener guardias urbanas específicas, sin tener que pedir autorización por ello. Incluso fuentes del Ministerio de Gobierno aseguraron que ven con buenos ojos este tipo de propuestas, ya que contribuyen a vigilar aquellos puntos más alejados y prevenir  acciones delictivas en los departamentos. Por otra parte, los intendentes han encontrado en estas herramientas, una forma de canalizar las funciones muchos contratados heredados de la gestión anterior, que hasta ahora deambulaban por las dependencias municipales sin ocupación concreta.
Cómo funcionan

El primer departamento en poner en marcha la Policía Municipal fue Chimbas. Fue durante el mandato anterior del intendente Mario Tello, quien la creó con el fin de trabajar en seguridad vial y prevención de delitos en las calles del departamento. Para ello se capacitó a personal municipal en tareas de educación vial y vigilancia, con una rutina de recorrer las calles chimberas y detectar cualquier situación que pudiera suponer un delito en curso.

Rawson fue el segundo departamento en tener su cuerpo policial, que se denominó Guardia Urbana. Con edificio propio, los guardianes tuvieron una función parecida a la de la policía chimbera, recorriendo a diario las calles del departamento para detectar delitos en curso e infracciones a la seguridad vial. Con la llegada de Juan Carlos Gioja a la intendencia, el nombre de la Guardia Urbana cambió al de Centro de Resolución de Conflictos, con funciones más amplias. La ex diputada Lucía Gómez es quien está a cargo del mismo y según explicó, lo que se busca es anticipar los conflictos vecinales que puedan desencadenar en hechos policiales, así como también  trabajar en la contención social de determinados estratos de la comunidad para erradicar la delincuencia. El Centro, sin embargo, no es un lugar de mediación: su tarea es actuar antes que se produzca el delito o el conflicto, y no después que se instaló la disputa.

Santa Lucía es otro de los departamentos que quiere tener su policía municipal. El actual intendente, Marcelo Orrego, ya anunció que quiere tenerla en funcionamiento a la brevedad e incluso afectó dos movilidades a las tareas que les tiene destinadas. No se trata sólo de prevenir delitos, sino también de actuar en situaciones especiales que reúnan a gran cantidad de gente en el departamento, como podrían ser fiestas populares o encuentros deportivos.

También tendrá como finalidad detectar a chicos en riesgo e intervenir en casos de violencia familiar que los propios vecinos denuncien. Para Orrego, la misión de la policía municipal tiene que ser más disuasiva que represiva, ya que se espera que la sola presencia de los agentes actúa como elemento de persuasión, sin necesidad de que intervenga otra fuerza de seguridad.

En Capital, en tanto, hubo un intento de armar una Guardia Urbana, pero no prosperó. El autor de la iniciativa fue el concejal Gustavo Usín, quien ya adelantó que piensa insistir con el proyecto. Según dijo, la idea es que la Guardia Urbana pueda vigilar sobre todo los espacios públicos, para evitar el daño al que se encuentran expuestos estos ámbitos ante la presencia de gran cantidad de gente. Estos “guardianes” circularían incluso los fines de semana en aquellos puntos donde fuera necesario intervenir para preservar el orden vial y la seguridad de las personas.

Angaco es el último departamento cuyo intendente también anticipó su idea de crear una policía municipal. José Castro aseguró que contar con un cuerpo de estas características contribuirá a articular acciones con la Policía de San Juan, complementando la tarea de prevención. En Angaco, la policía municipal no solo custodiará los espacios urbanos sino también el rural, para vigilar y prevenir que se produzcan ilícitos también en esta zona.

Vecinos en alerta

Las alarmas comunitarias o vecinales, un sistema que ya se puso en marcha en barriadas de dos departamentos (Santa Lucía y Capital) están dando buenos resultados. El sistema es simple: se trata de una serie de sensores  y cámaras de video, colocados en sitios estratégicos, que permiten a los vecinos detectar la presencia de cualquier persona extraña o en actitud sospechosa. Con un control remoto inalámbrico, especialmente diseñado para que no pueda ser dañado por los delincuentes, los vecinos pueden alertarse entre sí ante cualquier situación peligrosa.

El objetivo de las alarmas comunitarias es prevenir el avance de un hecho delictivo y persuadir a los causantes, para que abandonen el lugar.

Más cámaras

A las 55 cámaras de video para reforzar la seguridad  que ya están instaladas en distintas zonas del Gran San Juan, en pocos días se sumarán 180 más. Pero no son todas: el proyecto del gobierno es llegar hasta 400 en distintos departamentos, en la próxima etapa del plan de lucha contra la inseguridad.

La distribución no será arbitraria, sino que al igual que las que ya están colocadas, se analizará los lugares donde sean más necesarias. Para ello, se trabajará sobre un “mapa del delito” determinado por la Policía de San Juan, que ya tiene identificados cuáles son los puntos calientes de la Capital y los departamentos aledaños.

Comentarios