Cruce de los Andes

Expedicionarios bajo cero

El penúltimo día en la cordillera nevó en el pico de la Quebrada de la Honda, en uno de los días más difíciles para el contingente que recrea los pasos que hizo San Martín para liberar a Chile. Mañana, última etapa de la cabalgata y regreso a San Juan.
lunes, 13 de febrero de 2012 · 21:06
Los más de 115 expedicionarios que forman parte del Cruce de los Andes 2012 vivieron hoy una de las jornadas de clima más agreste con intenso frío y nevadas en la Quebrada de la Honda, la cual debieron atravesar para llegar desde el refugio Sardina hasta el refugio Las Frías-Trincheras de Soler, donde descansan desde hace pocas horas que arribaron al lugar, y donde se mantiene la temperatura bajo cero.

Los participantes de la travesía montada atraviesan el penúltimo día de viaje, y mañana cabalgarán desde las Frías hasta Manantiales para terminar con el trayecto a lomo de mula. Luego de un almuerzo en Barreal, previsto para cerca de las 14, volverán a la ciudad, luego de pasar una semana en la cordillera reviviendo la gesta sanmartiniana.

Hasta ahora, el clima había acompañado a los expedicionarios, quienes incluso hicieron la subida por El Espinacito rumbo a Sardina con sol todo el camino. De vuelta, el equivalente a esa dura jornada, que conlleva unas 10 horas de cabalgata, les deparó frío y nieve en las altas cumbres y se espera que tengan que seguir abrigadísimos por el resto de la noche. 

El clima no es un factor menor, ya que condiciona de gran manera el viaje, que se hace desplegando una logística importante porque por donde pasan los viajeros no hay nada más que roca y ríos. De todos modos, según informó el corresponsal de Tiempo de San Juan en la travesía, Guido Berrini, pese al cansancio persiste el buen ánimo y el excelente estado de salud entre los expedicionarios.

Por su parte, el gobernador Gioja ya está en San Juan desde el domingo, pues volvió -como todos los años- en helicóptero luego del esperado abrazo con los chilenos que se concretó el domingo, día en que se conmemoró la Batalla de Chacabuco y donde el tema de la integración estuvo mechado en los discursos oficiales con la soberanía y a la autodeterminación de los pueblos, en medio del tironeo por las Islas Malvinas.