vinos y gastronomía

Los artífices de una buena mesa

En la edición anterior charlábamos sobre los detalles que no deben pasarse por alto al momento de recibir una atención adecuada en el servicio de la gastronomía. Hoy conoceremos cuál es el rol de cada uno de los protagonistas centrales en el mundo del buen comer y beber. Por Leonardo Raúl Rosales.
sábado, 21 de enero de 2012 · 11:25

En la edición anterior charlábamos sobre los detalles que no deben pasarse por alto al momento de recibir una atención adecuada en el servicio de la gastronomía.  Hoy conoceremos cuál es el rol de cada uno de los protagonistas centrales en el mundo del buen comer y beber.
EL MAÍTRE
Es quien recibe a los clientes en un restaurant -hotel en la sección gastronomía. Para poder manejarse mejor con los comensales, manejar como mínimo 3 idiomas y domina todos los detalles de ceremonial y protocolo para darles la bienvenida a los clientes y brindarles una ubicación en el recinto.
EL MOZO
Es quien mantiene un diálogo directo con el comensal.Es quien le ofrece la comida y mantendrá el movimiento de la vajilla durante su estadía.  Su rol es poder satisfacer en un 100% al cliente y tiene que mostrar conocimiento acabado del menú y excelentes modales y predisposición. Conoce a dedillo los componentes y pasos de preparación  de la carta de comidas y la oferta de vinos. En lo posible, es necesario que maneje algunos idiomas.
EL SOMMELIER
Es un conocedor de vinos, aguas, licores e infusiones  y quien ofrece estos  productos en restaurantes y hoteles. Realiza y recomienda lo mejor para la combinación vino-comida, con la meta de que el cliente se encuentre con un maridaje completo y valore  tanto la bebida  como los platos del lugar que visita. Manipula botellas, descorches, decanters, diferentes escalas de vinos y tiene a su cargo la realización de la carta de vinos y cava.
EL CAMARERO
Es quien realiza su atención en bodegones y confiterías y mantiene una charla mínima con el cliente ya que se maneja con una carta única de servicios.
EL COMIS
Es una herramienta fundamental en cualquiera de los rubros anteriores ya que es quien arma las mesas, las desarma y mantiene con material de trabajo a los artistas antes  mencionados tales como mantelería, vajilla y copas.

En cualquiera de estas funciones, los artífices del mundo gastronómico deben tener vocación de servicio durante todo lo que dure el servicio. Cada turno de este tipo de servicios suele durar entre 9 y 10 horas. Y en ese lapso es muy valorable mantener el buen carácter y mantenerse en postura con sus atributos y atender óptimamente las solicitudes que un cliente haga en su estadía. Estas labores son y pueden ser concretadas tanto por varones como por mujeres.

Espero que sean bien atendidos y procuren para aquellos turistas que están en nuestra  querida provincia una buena  estadía.

¡Buen apetito y salud!

Comentarios