Más bares y restaurantes

La noche crece hacia el Oeste

Los lugares para comer y beber se expanden con fuerza en San Juan y el lugar elegido es hacia Rivadavia. La demanda de locales es altísima pero la oferta escasa, así que los precios para alquilar ya se mueven sin parámetros. Por Viviana Pastor.
lunes, 16 de enero de 2012 · 08:49

Por Viviana Pastor
vivipastor@tiempodesanjuan.com

La movida nocturna en San Juan se está concentrando hacia el Oeste, y es tan alta la demanda de alquileres de salones para bares y restaurantes sobre avenida Libertador y sobre Ignacio de la Roza hacia Rivadavia, que los precios ya no tienen medida de valoración que se respete. El mayor movimiento económico de la provincia también se refleja en la apertura de nuevos locales de consumo que ahora pululan concentrados desde Capital hacia Rivadavia. Abren casi todos los días de semana ampliando así la oferta nocturna.

“En el último semestre de 2011 se registró una demanda importante de locales para bares y restaurantes hacia el Oeste, en la zona de Rivadavia, pero el inconveniente es que no se dispone de inmuebles con las características necesarias, sismo resistentes y una superficie cubierta determinada en función de la capacidad de personas, promedio 80 metros cuadrados cubiertos para arriba”, explicó Mauricio Turell, secretario de la Cámara de la Construcción e Inmobiliarias de San Juan.

¿Por qué hacia el Oeste? Desde la Cámara el análisis se asienta en cuatro ejes: Hace un par de años era la zona donde había un 80 % de locales disponibles con las características necesarias. En segundo lugar, el departamento de Rivadavia siempre fue un imán para bares y restaurantes y también para viviendas de clase social media-alta; eso da sostén al tercer punto que es la confiabilidad, garantizada por ese nivel económico. Por último, es una de las zonas más seguras de la provincia.

En el 2011 se entregaron 100 factibilidades nuevas en la Dirección de Planeamiento. Los lugares que necesitan habilitación oficial para nuevas actividades comerciales, como bares, restaurantes, cafés, heladerías, etc., pasaron de 1882 en el 2010, a 1982 en el 2011, lo que evidenció un crecimiento del 5 % en el último año.

Pero si se suman las actualizaciones realizadas, locales existentes pero con alguna modificación o crecimiento, el aumento es del 30 %, según informó a Tiempo de San Juan Daniel Soria, a cargo de la Dirección de Planeamiento.

Mientras que el número total de locales registrados alcanzados por la Ley Seca, boliches y bares, aumentó un 12 %  y del 2010 al 2011 se sumaron 30 nuevos lugares.

Sólo basta dar una vuelta por Libertador hacia Marquezado, sobre todo por la noche, para ver cuánto ha cambiando el panorama. Y donde hace algunos años costaba encontrar algún bar abierto de lunes a lunes o hasta altas horas de noche, hoy hay cuadras “saturadas de bares”.
La factibilidad que entrega Planeamiento debe ser tramitada por todo local o edificio que tenga otro destino que no sea vivienda única, y el rubro de lugares de diversión es el que está moviendo esta aguja, según confirmaron los técnicos, aunque por falta de sistema no pudieron precisar las zonas más elegidas.

“Los últimos meses del año siempre es mayor el movimiento y son muchos los locales que abren, sobre todo los locales de diversión temporarios, que funcionan durante el verano”, dijo el ingeniero Soria.

Luces y sombras

Hoy es casi imposible conseguir un buen local por Libertador y De la Roza, y éste déficit hizo que los alquileres se salieran de los precios “razonables”. Turell confirmó que la escasa oferta sumada a la gran demanda, provocó un aumento en los precios de alquiler. “El propietario aprovecha la situación, en las inmobiliarias asesoramos para acordar un precio razonable, asesoramos en función de que al inquilino le vaya bien a un precio que pueda sostener hasta que se afiance, que no dure un año o menos. Pero como no hay disponibilidad, el que tiene un buen local, lo quiere aprovechar”, señaló.

¿Cuánto es lo que se está cobrando por el alquiler del metro cuadrado?, se le consultó a Turell. “No hay una referencia porque cada uno está cobrando lo que quiere”, respondió. Y agregó que en la búsqueda de lugares económicamente más accesibles, quienes quieren alquilar se van cada vez más hacia el Oeste; incluso mucho más allá de la calle Meglioli.

Otro problema surgido de esta alta demanda es que quienes tienen algún lugar que reúne las condiciones necesarias, muchas veces no quieren alquilarlo para bar o boliche por las denuncias y las quejas de los vecinos. “Hay propietarios que se niegan a alquilar porque cuando el bar termina su contrato se encuentran con que tiene muchas multas y denuncias de vecinos. Hay cuadras colapsadas de cares y restaurantes. Yo creo que este tema no está ordenado y muchas veces es justo el reclamo de los vecinos que quieren vivir y dormir tranquilos”, señaló Turell.

Este aumento de movida nocturna hacia el Oeste se complica además con la falta de accesos, hay sólo dos vías importantes que conectan Capital con Rivadavia y que se saturan con el intenso movimiento vehicular, sobre todo los fines de semana.

Comentarios