Proyecto oficial

La Libertador, bajo tierra

La gestión giojista tiene la decisión tomada: hacer subterráneo el tramo de la Avenida Libertador entre Urquiza y España, para ampliar el Parque de Mayo y lograr más superficie verde. Tiempo de San Juan te anticipa cómo cambiaría la postal en el corazón de la ciudad.
sábado, 14 de enero de 2012 · 10:17

Por Miriam Walter
mwalter@tiempodesanjuan.com

Si todo sale como está previsto, en unos años más, la Libertador a la altura de la Legislatura y del nuevo Museo de Bellas Artes se convertirá en un tapete verde, con nuevos paseos y fuentes en la superficie, y los vehículos irán por una avenida subterránea. Ese es el plan que José Luis Gioja anunció tras las últimas elecciones, como una de las obras viales más ambiciosas de su tercera gestión. Así, después del túnel por Agua Negra, aparecen estos túneles urbanos, que cambiarán sustancialmente la fisonomía de la ciudad y que implican una obra inédita en la historia provincial. La decisión política ya está tomada y Tiempo de San Juan te anticipa cómo se transformaría el paisaje en la zona urbana más neurálgica de la provincia.  

Lo que está a punto de salir en estos primeros meses de 2012 es el traspaso del mantenimiento del Parque de Mayo, que ahora maneja la Provincia a través de la Dirección de Arquitectura. La idea es pasarlo nuevamente a manos de la Municipalidad de la Capital y eso ya está acordado para hacerse en el corto plazo, según anunció recientemente el intendente Marcelo Lima. Con este paso, se prevé que se remodele el Parque de Mayo, mejorando sus espacios verdes y limpiando nuevamente el lago artificial, entre otras optimizaciones, según dijeron fuentes municipales (ver aparte).

Pero aparte, en carpeta hay un plan de mucho más vuelo, que no está cotizado ni tiene fecha, pero que plantea una obra descomunal a mediano plazo: soterrar la avenida Libertador en un tramo de unos 600 metros para integrar en un mismo espacio verde la Legislatura, el nuevo Museo y el Parque de Mayo. En la Municipalidad de la Capital y en el Gobierno Provincial dicen que la decisión ya está tomada y que la Provincia está estudiando cómo hacerlo.

"Lo anunció el gobernador, que existe un proyecto de soterrar Avenida Libertador desde Urquiza y hasta Avenida España, incorporando toda la traza de la Avenida Libertador al Parque y dejando las instalaciones del nuevo Museo de Bellas Artes Franklin Rawson integrado al paisaje. Ganaría unos cuantos metros para el sector de paseo de parque, y le otorgaría además seguridad vial, porque se haría la superficie de paso peatonal permanente para actividades recreativas y la parte subterránea exclusiva para vehículos", dijo el jefe de Gabinete capitalino, Mario Herrero. "Habrá que trabajar mucho para concretar este proyecto", aseguró.
¿Cómo se haría subterránea la avenida? Según explicó, consultado por Tiempo de San Juan, un especialista en temas viales, si se concreta el proyecto, la Avenida Libertador en ese tramo se levantará por completo para hacer una nueva vía por debajo de la tierra, como las que se construyen en Buenos Aires para el subte. Este tipo de obra nunca antes se hizo en San Juan y su valor aún no está establecido, pero es un proyecto millonario y que cambiará notablemente la postal de ciudad como se la conoce actualmente.

En este caso, para mantener la dinámica de la avenida, deberían hacerse dos túneles, uno de ida y uno de vuelta, y con previsiones sobre lo sísmico y sobre el paso de vehículos de gran porte, ya que ese sector es un punto donde pasa gran cantidad de líneas de colectivos. Para esto, se hace una excavación utilizando máquinas viales de gran porte, a la profundidad de la altura de cada túnel, previendo también la densidad de la losa y de la base, siendo un pozo de alrededor de 7 metros de profundidad. A lo largo de todo el trayecto se hacen paredes empalizadas para sostener la estructura de cada túnel.

Para poder trabajar, se debería cortar totalmente la avenida, por el tiempo que duren los trabajos, lo que para la extensión de la que se habla -unas 3 cuadras- no será menos que un año y medio y hasta se habla de varios años más. Esto, porque son trabajos muy complejos de terreno y debe tenerse mucho cuidado con los desmoronamientos por vibraciones. Esto es un punto importante porque la Libertador es una de las conexiones clave para la conexión con la creciente zona Oeste de la ciudad, hacia Rivadavia. En el caso del corte, la Avenida Ignacio de la Roza, que suele estar muy congestionada ya, sería la arteria por excelencia para desviar el tránsito.

Para la construcción de cada túnel se avanza por tramos, poniendo hormigón en las paredes de cada socavón, que sería de forma rectangular. Las medidas estándar dejan un conducto para el paso de los autos de unos 4,5 metros de alto, por 9,30 de ancho (contando 7,6 metros de calzada y el resto en veredines).  Pero la excavación debe ser mucho más grande porque deben preverse áreas de servicio y, cada 100 metros, la creación de dársenas que permitan a un vehículo hacerse a la orilla en caso de problemas.

Para la opinión del especialista, si la intención es integrar todo a lo largo del Parque, la avenida subterránea debería pensarse desde 50 metros antes de la esquina de Urquiza, hacia el este, cerca de la puerta de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ, y no en la esquina, porque no están dadas las condiciones para que se soterre desde la intersección con Urquiza hacia el Oeste. Y que llegue incluso atravesando Las Heras hasta frente al Centro Cívico, a mitad de cuadra. La otra opción es soterrar desde Urquiza (a la altura señalada, siempre) sin atravesar Las Heras, conservándose siempre la rotonda frente a la Legislatura. Se accede a los túneles por rampas que ocupan varios metros en las entradas, que son declives suaves para bajar y subir de la autopista soterrada.

Un aspecto clave de la obra es la iluminación de los túneles, que debe ser de mucha intensidad, para contrarrestar la diferencia con la luz de día al aire libre. Y con posibilidad de disminuir durante la noche.

En la superficie, el diseño también es parte de la complejidad de la obra que está en evaluación, pero se prometen más paseos y, sobre todo, más áreas verdes.
Como ventaja, el nuevo diseño trae aparejado un tránsito continuo. Como desventajas, quizá más estrechez en la arteria y la eliminación de valiosos lugares de estacionamiento, sobre todo porque se trata de las inmediaciones del Centro Cívico.

 Traspaso inmediato

Lo que sí está a punto de concretarse es el traspaso del Parque de Mayo desde la órbita de la provincia hacia la Municipalidad de la Capital. Esto se haría durante este primer semestre pero no antes de abril, cuando la Legislatura inicie las sesiones ordinarias, porque se necesita una ley para validar la transferencia del pulmón verde, que ya estuvo, hasta la gestión de Enrique Conti, en manos municipales.

"Ya se acordó el traspaso, lo hizo el intendente con el gobernador y falta ver algunos detalles técnicos y legales también", dijo a Tiempo de San Juan el jefe de Gabinete de Capital, Mario Herrero. Ante la versión de que lo que demora el convenio es el desacuerdo por cuánta plata debe poner Capital para mantener el Parque, el funcionario explicó que "no hay tironeos por la plata, lo que pasa es que hay que seguir invirtiendo en el parque y eso se tiene que hacer bien".

Una cosa son los gastos que debe hacer el municipio al hacerse cargo del Parque y otra cosa son las mejoras que haga la provincia, donde prevé soterrar la Libertador. Todavía no se determina ninguno de los dos montos. "Los gastos operativos para mantener el Parque no son muchos, pero hay que prever qué inversión se va a hacer", dijo Herrero.

Más allá del soterramiento de la Libertador que es una idea aparte, el traspaso en corto plazo implicará algunas mejoras al predio, como la limpieza del lago y remozar los paseos, según Herrero. Y en este plan de refacciones, no se prevé cerrar el lugar, que hoy es epicentro deportivo y social  para los sanjuaninos: "Ya lo dijo el intendente Marcelo Lima, que las mejoras se harán por sectores para no cerrar el Parque", aseguró Herrero y apuntó que esos trabajos demandarían no más de 6 meses.

En pocos meses se prevé que el Parque vuelva a manos de la Municipalidad de la Capital y será remozado. El proyecto del soterramiento de la Libertador es aparte, y lo concretará el Gobierno Provincial, para lo cual no hay fecha pero la decisión política está.

Comentarios