La obra insigne de San Juan

Medio año de desencuentros para Agua Negra

La enfermedad de Cristina pospuso una vez más la licitación del túnel que iba a ser este mes, marcando un nuevo retraso para el inicio de la obra binacional, que desde septiembre espera el anuncio presidencial y que ahora no tiene fecha definida. Por Miriam Walter
miércoles, 11 de enero de 2012 · 11:47

Por Miriam Walter
mwalter@tiempodesanjuan.com

Parece cosa de Mandinga. Hace meses que está todo listo para que los presidentes Cristina Fernández y Sebastián Piñera (Chile) hagan el ansiado anuncio: cuándo se licitará el túnel de Agua Negra. Pero la historia de esta obra emblemática marca en el último año desencuentros con la concreción del proyecto, fundamental para darle vida al Corredor Bioceánico Central que une Porto Alegre en Brasil con el puerto chileno de Coquimbo. En julio del año pasado se anunció que la cumbre presidencial sería en septiembre y después se redefinió la fecha dos veces. Hoy sigue sin poder consumarse y con pronóstico abierto, porque el nuevo ingrediente, inesperado, que frustra ahora el anuncio previsto para este mes, es la salud de Cristina. Y nadie sabe cuándo podrá darse la reunión, que en el gobierno local dicen que no pueden eludir para seguir adelante con la iniciativa tunelera.

Si se repasan los hitos fundamentales de Agua Negra, hay varios pasajes de peso en el envión político definitivo que le dio José Luis Gioja a la obra. Como gobernador, logró -consciente de por dónde pasa la toma de decisiones- reuniones inéditas con varios presidentes de los tres países.  Estuvo con Lula Da Silva, con Michelle Bachelet, con Sebastián Piñera y con Lula, Cristina y Piñera a la vez inclusive. Y después de tanto esfuerzo sólo quedó un momento por esperar: que Cristina y Piñera hagan el anuncio. Y el anuncio no llega por motivos políticos y personales como es la enfermedad de la líder argentina.

Allá por principios de julio, Gioja aprovechaba que se jugaba la Copa América en San Juan y lo invitó a Piñera para ver a su selección en el Estadio del Bicentenario. No vino, pero mandó a su ministro de Obras, Hernán de Solminihac, quien le puso fecha a la cumbre: el 18 de septiembre, para el Día de la Independencia de Chile, cuando se esperaba que la Presidenta de Argentina visite el país trasandino.
Entonces todos se pusieron contentos, de uno y otro lado de la cordillera, incluso el gobernador sanjuanino ya se preparaba para viajar. Pero hubo un freno político al meeting. Oficialmente, Cristina canceló argumentando "superposición de agenda", porque debía viajar a Nueva York para hablar en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Lo cierto es que por esos días las relaciones bilaterales entre Chile y Argentina estaban tensas luego de que Chile otorgara un visado especial al juez Otilio Romano, que estaba prófugo en el país vecino acusado de convalidar crímenes de lesa humanidad y con un juicio político abierto en su contra en Argentina. "Esto no se trata de un tropezón para el túnel sino simplemente un imprevisto que no altera el espíritu de las negociaciones", opinó Gioja en ese momento.
Luego vino el 21 de noviembre, con el clima más distendido en las relaciones diplomáticas entre Argentina y Chile. Gioja fue quien, aprovechando la apertura del paso de Agua Negra para la temporada 2011-2012, dijo que "prácticamente está acordado el documento final y en la próxima reunión del Ente Binacional, esperamos no sea más allá del mes que viene, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y nuestra mandataria nacional, Cristina Fernández, lo estén firmando. Es un anhelo de todos que se concrete". Así, puso nueva fecha para el meeting y se habló de diciembre.
En esa oportunidad, el gobernador informó que se había acordado con Chile que el país trasandino se haría cargo de un 28 por ciento del financiamiento del túnel, cotizado en 900 millones de dólares, que Argentina pagaría el monto inicial completo y que los chilenos devolverían luego lo pautado. Y como era lo único que quedaba por resolver, Gioja dijo que esperaban que el túnel se anuncie antes de fin de año para empezar a construirlo a principios de 2012.
Nunca se conoció por qué no se dio la visita de Cristina a Chile, en medio de la vorágine post-elecciones, el batacazo kirchnerista y las asunciones de ella y el sanjuanino renovando sus cargos. Lo cierto es que se fueron acortando los tiempos y el anuncio, como se esperaba en la Casa de Gobierno local, a fin de año no llegó.
Por esos días del mes pasado se dieron tres hechos que funcionaron como bálsamos: primero, la inclusión del túnel entre las 33 obras prioritarias para la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) en una cumbre en Venezuela, donde Cristina estuvo con Piñera y Gioja participó como invitado especial. Luego, Diputados dio media sanción al proyecto de Presupuesto Nacional 2012 que en su artículo 52 fija un aval para el financiamiento de la obra binacional. Y tercero, se conoció que Cristina había fijado como fecha de visita a Santiago de Chile el 25 y 26 de enero próximo, y el gobernador aseguraba que el túnel estaba en la agenda de trabajo de los mandatarios.
Entonces volvió el entusiasmo, mechado con la cautela del gobernador, quien prefirió no hacer cavilaciones públicas muy encendidas sobre la fecha que había anunciado Cancillería. Y fue acertada, a la luz de los hechos. Cuando se conoció sorpresivamente del cáncer de Cristina, su operación del 4 de enero y sus 20 días de postoperatorio, el meeting volvió a quedar para más adelante, sin fecha definida. Gioja dijo que no es mala suerte y que lo que más importa es la salud de la Presidenta. Pero también confesó que se está poniendo muy ansioso.

Comentarios