Por orden judicial

Entre gritos y llantos la policía sacó de su casa a Noel Ferreira

Esta tarde los efectivos policiales y personal del Hospital Marcial Quiroga se presentaron en la casa de la familia Ferreira con una orden judicial para retirar a Noel por abandono de persona, a pedido del Ministerio de Desarrollo Humano.
lunes, 31 de octubre de 2011 · 17:17

Los gritos y lamentos de Noel Ferreira son desgarradores, esa es la única manera de expresarse y al parecer, la camilla en medio de uno de los pasillos del Hospital Marcial Quiroga no le resultaba cómoda.

Allí permaneció rodeado de policías mientras los médicos hacían el papeleo, el resto de los pacientes optaba por salir de la sala para no escucharlo y su madre esperaba, casi abstraída, por la situación que había vivido. “No sé porque lo traen acá si lo iban a atender del PAMI en mi casa”, se repite una y otra vez.

Noel quedará internado en el Hospital Marcial Quiroga, donde comparte la habitación con dos pacientes más y permanece sedado. Su familia está con él pero esperan que tras la revisación médica Noel pueda volver a casa.

La familia no se esperaba lo que sobrevino luego de la publicación de la historia en la edición de Tiempo de San Juan del sábado 29 de octubre y así lo dejó entrever la hermana de Noel, Daiana, que entre enojada y angustiada señaló “yo lo único que quiero es que mi hermano esté en mi casa, nosotros somos la familia como creen que va a estar mejor en otro lado que con nosotros que lo conocemos hace 27 años”.

Sin embargo el Ministerio de Desarrollo Humano no piensa igual y no dudaron en pedir la intervención de la justicia por lo que esta tarde la policía, con una ambulancia, llegó a la casa de la familia Ferreira con una orden judicial firmada por la jueza María Josefina Nacif ordenando que Noel sea trasladado al Hospital Marcial Quiroga por encontrarse en estado de abandono.

La salida de Noel de su precario hogar tampoco fue satisfactoria para nadie, los gritos y sollozos del joven se confundían con los de su abuela, mientras que la tía y su hermana adolescente, más enérgicas, se negaban a que lo trasladasen enfrentando a los tres policías, el chofer de la ambulancia y la enfermera que intentaban cumplir con la orden judicial.

La llegada de la policía con la ambulancia no solo sorprendió a la familia sino también a un médico del PAMI que la obra social había enviado para darle una primera atención y ordenar estudios, incluso estaban esperando la llegada de otra ambulancia.

Cuando finalmente lograron subir a Noel a la ambulancia y su mama accedió al traslado firmando la orden judicial a pesar de no estar de acuerdo con el argumento de “abandono de persona” el siguiente destino fue el Hospital Marcial Quiroga pero a mitad de camino la ambulancia se detuvo porque Noel estaba muy incomodo y no dejaba de gritar y moverse como podía.

Una vez que llegaron al Hospital, en la sala de Urgencia del nosocomio, la situación se repitió y en el rostro de Daiana podía observarse como la impotencia le ganaba a la bronca, “No entiendo nada, no puedo creer como piensan que lo hemos abandonado, como acá y atado piensan que va a estar mejor que en su casa con nosotros ¿no lo escuchan? Decía la adolescente entre lágrimas.

Por otra parte la tía de Noel, Analía Ferreira contó a Tiempo de San Juan, que hace dos años también se lo quitaron. La mujer relató que un pariente los denunció y, al parecer, a raíz de eso la médica al frente del Dispensario de Albardón, de apellido Allende, los convenció de llevar al chico a hacerse unos estudios pero lo dejó internado en el Hospital Marcial Quiroga.

“Esa doctora nos engaño y nosotros gracias a un abogado Martínez de Capital logramos que nos dieran el alta un mes después porque esa mujer no quería devolvernos al Puchi”, contó Analía.

Comentarios