FRENTE TODOS

Interna bloquista: el cisma de Caselles y el último llamado de Rueda

La presidenta del partido está resuelta a romper con el PJ mientras el secretario privado del gobernador aguarda una recapacitación.
domingo, 6 de septiembre de 2020 · 10:25

Ni siquiera el aislamiento de la Fase 1 logró apaciguar la interna bloquista. La presidenta del Comité Central, Graciela Caselles, anunció a sus allegados que llegó la hora de separar el partido de la estrella del Frente Todos que conduce Sergio Uñac, para ir con listas propias en las legislativas nacionales de 2021 y en las generales de 2023.  De concretarse, sería un cisma después de 17 años de sociedad política. Sin embargo hay un factor que condiciona esta ruptura.

El presidente de la Convención y secretario privado del gobernador, Luis Rueda, aspira a la presidencia del Comité Central. Y no está solo, sino que cuenta con el respaldo de los diputados provinciales y los intendentes que hoy tiene el bloquismo en toda la provincia. Por lo tanto, el resultado de la postergada interna partidaria hoy trae como anexo la continuidad o la disolución del vínculo con el justicialismo. 

Por el momento Caselles mide las posibilidades de un par de retadores para confrontar con Rueda. El primero es el ex ministro de Salud Pedro Medina. El segundo tiene apellido ilustre dentro del partido: Juan Domingo Bravo.  Para disputar la Presidencia del Comité Central, cada lista deberá tener candidatos en al menos 22 comités departamentales.

Para un alto referente de Rueda, cualquier intento de Graciela será “a título personal” porque habrá que ver quiénes la acompañan, en referencia directa a legisladores y jefes comunales. El dirigente cercano a Uñac aún espera que la diputada nacional  cambie de parecer, que recapacite y vuelva a sumarse.

De la victoria de una u otra corriente, la ruedista o la casellista, podría desprenderse la detonación del frente que gobierna desde 2003 de manera ininterrumpida, primero con José Luis Gioja durante tres mandatos y luego con Uñac por otros dos. De acuerdo a la carta orgánica, los periodos de las autoridades del Partido Bloquista finalizarán el 27 de octubre. Pero todavía no hubo convocatoria debido al contexto de pandemia.

Caselles pidió indicaciones a la Secretaría Electoral y luego al Comité de Emergencia Covid-19 antes de firmar el llamado a comicios internos. La diputada nacional entendió que movilizar a los militantes aún en Fase 5 hubiera sido inviable teniendo en cuenta la restricción de reunir únicamente hasta 12 personas. Además anotó el antecedente de las elecciones postergadas en el Foro de Abogados y en la Universidad Nacional de San Juan.

El ruedismo retrucó que igualmente se podía convocar a comicios partidarios aunque luego no fuera posible llevar a cabo la votación por las restricciones propias de la peste. Aún en esa hipótesis de imposibilidad, existía una chance de consagrar a Rueda en caso de lista de unidad. Podría ser proclamado sin necesidad de urnas. Y asunto resuelto. Frente a la negativa de Caselles, los abogados Alejandro Quinto Bravo y Humberto Conti Pico hicieron una presentación ante la Justicia Federal que todavía espera veredicto.

Pero sería miope reducir la puja a una cuestión de índole sanitaria y jurídica. Hay un trasfondo político que se sintetiza de la siguiente manera: el acuerdo preliminar que consistía en que Caselles coronaba a Rueda como heredero ya no existe. Y el camino de retorno está cada vez más deteriorado.

“Yo no tengo vuelta”, espetó Caselles en una conversación reservada. Hubo varios aspectos que la disgustaron con la camada de renovación. El primero fue el diputado chimbero Andrés Chanampa, con quien han mantenido un enfrentamiento público y sin disimulo. El segundo fue una declaración del propio Rueda, cuando el joven pocitano avaló que se investigara el destino de unos 80.000 pesos de la caja del partido. También sintió que “se metieron” con su familia. Pero para la diputada nacional, dudar de su honestidad fue la gota que rebalsó el vaso.

Según una alta fuente del entorno de Caselles, se está gestando la partida del Frente Todos por “hartazgo”. Consideran que ya es momento de dar el siguiente paso buscando a referentes históricos que se mantuvieron siempre al margen del acuerdo con el PJ, como Enrique Conti, Eduardo Pósleman y los ya mencionados Pedro Medina y Juan Domingo Bravo, entre otros. Apalancado el movimiento en esta corriente refractaria del peronismo, la premisa será construir una fuerza de oposición.

Por otro lado, la misma alta fuente casellista negó que detrás de su ímpetu de ruptura haya injerencia de la interna justicialista. Aseguró que la diputada nacional no tiene trato con el presidente del PJ nacional, José Luis Gioja. Y que incluso tiene mayor afinidad con Uñac que con el legislador y ex gobernador. De hecho, advirtió que aun cuando sobreviniera el cisma, seguiría acompañando las votaciones en la Cámara Baja, como hizo desde un primer momento.

El voto de la diputada bloquista vale en este momento delicado que atraviesa el Congreso. Quedó de manifiesto en la última polémica sesión cuando Juntos por el Cambio intentó quebrar el quórum. Al momento de la votación hubo justo 129 diputados sentados. Cada banca pesa y Caselles tiene mandato hasta 2023. Está transitando su cuarto periodo consecutivo.

La otra aclaración hecha por el casellismo es que no tiene aún conversaciones con ninguna otra fuerza de la oposición. Sin embargo, un eventual diálogo con Conti tendría como efecto inmediato la aproximación a Marcelo Orrego, también diputado nacional.

La próxima cita electoral, vacuna contra el Coronavirus mediante, será el año próximo. Serán en agosto las primarias y en octubre las generales, para renovar tres de las seis bancas de diputados nacionales por San Juan. Finalizarán Walberto Allende, Francisco Guevara por el PJ, y Eduardo Cáceres por el PRO. A Caselles no le tocaría jugar en esa circunstancia, aunque está dispuesta a armar políticamente para que su corriente bloquista, siguiendo la historia de su hermano Javier, tenga representación en el cuarto oscuro.

El ruedismo duda de que ese plan pueda llevarse a cabo, partiendo de que en los últimos 17 años el bloquismo siempre fue incluido en listas del Frente para la Victoria primero, y el Frente Todos después. Poner nuevamente a una figura bloquista como cabeza de lista significaría desnudar la verdadera convocatoria que pueda captar en soledad. Caselles ganó su primera banca en 2007 a pesar de ir en el tercer lugar de la lista. Esa vez el oficialismo sanjuanino obtuvo un acompañamiento récord que le permitió barrer a una oposición muy dividida. Luego fue reelecta en 2011, 2015 y 2019, aunque en estas otras tres oportunidades siempre en el segundo lugar de la nómina, en elecciones más repartidas.

Comentarios