ELECCIONES 2019

Unidad hasta que duela

Detalles del inesperado encuentro entre José Luis Gioja y Pino Solanas, en plena construcción para enfrentar a Cambiemos.
domingo, 17 de febrero de 2019 · 09:28

Por Daniel Tejada
Canal 13 San Juan

Fue posiblemente una de las imágenes más desconcertantes de la semana, pero al mismo tiempo, la más representativa de lo que el sanjuanino José Luis Gioja viene declamando desde que arrancó el 2019 electoral: “unidad hasta que duela”. Su encuentro con Fernando “Pino” Solanas el pasado miércoles sintetizó la frase por varias razones.

La reunión fue a última hora en una de las oficinas que tiene el diputado nacional en uno de los anexos de la Cámara Baja del Congreso. El presidente del Partido Justicialista había atendido telefónicamente a Mario Cafiero, hijo del histórico Antonio y actual presidente del Movimiento Proyecto Sur en provincia de Buenos Aires. Acordaron verse personalmente para avanzar en un acercamiento político.

Horas antes de que se produjera el encuentro, Cafiero llamó otra vez a Gioja. Le preguntó si podía sumarse Pino. Si el sanjuanino tuvo que tragar saliva, si hizo una pausa, si se le vino a la mente alguna excusa para evitar el cara a cara, nunca se sabrá. Lo cierto es que le contestó al dirigente bonaerense con una expresión muy suya: “¡Sí hermano!”. Favor de leer con tonada sanjuanina, entre cantada y arrastrada. 

Así lo reveló a este medio una fuente muy cercana a Gioja que estuvo esa noche en el anexo y atestiguó el momento. Gioja recibió a Solanas con cordialidad. Se estrecharon las manos. Se trataron de usted en todo momento. El cineasta tomó la posta, consciente de que había que descomprimir la tensión lógica entre ellos. Palabras  más, palabras menos, el senador porteño le dijo al sanjuanino que reconocía que los dos eran dirigentes apasionados por sus ideas y que lo pasado había que dejarlo atrás, en pos de construir un gran frente de unidad para derrotar al macrismo en las urnas.

Gioja, que jugaba de local, asintió cada palabra de Solanas. De película. Por supuesto no hablaron de minería ni de las acusaciones que profirió el locuaz y talentoso realizador audiovisual, contra el sanjuanino cuando gobernaba San Juan. El contexto cambió y la historia, por esta vez, los puso a ambos del mismo lado.

El líder de Proyecto Sur le dejó un escrito al presidente del PJ sobre su escritorio, con el compromiso de “convocar y organizar un amplísimo Frente Patriótico para las próximas elecciones de octubre”, que ponga por encima de todo un programa de unidad nacional, la defensa del trabajo,  de los bienes y recursos naturales, de los derechos de las mujeres, de los jóvenes y los jubilados. Además, suma el compromiso con un Estado presente, federalista y municipalista, más una economía que se apoye en las economías regionales y locales, particularmente en las pymes.

Las repercusiones de la foto no se hicieron esperar, lógicamente. Entre la sorpresa y el desconcierto, aparecieron algunos reproches en redes sociales, más para Solanas que para Gioja. “A él lo corren más por izquierda que a mí por derecha”, le escucharon reflexionar al diputado nacional un par de días después, con las aguas más calmas. El balance, visto desde el despacho sanjuanino, fue absolutamente positivo. El objetivo grande es lograr el acuerdo opositor amplio.

Gioja tomó como punto de partida San Juan, donde el Frente Todos inició en el calendario nacional ese concepto de unidad total. Luego se sumaron otros distritos con idéntica lógica. El dirigente justicialista celebró en especial las construcciones políticas de Santa Fe, La Pampa y Entre Ríos, distritos donde no solamente el PJ orgánico se entendió con Unidad Ciudadana, sino también el Frente Renovador. Muy similar a lo ocurrido en esta tierra cuyana.

La apuesta del presidente del PJ es que Sergio Massa y sus referentes terminen adhiriendo al espacio plural, más allá de las definiciones del tigrense en contra de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Si Gioja pudo estrecharle la mano a Solanas, está claro que los límites empiezan a ceder.

En el entorno giojista analizan que los únicos tres dirigentes que podrían quedarse afuera y posiblemente aislados de este acuerdo, por propia voluntad y no porque hayan encontrado una puerta cerrada, son el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, el de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el senador rionegrino Miguel Pichetto.

Abona este pronóstico un par de movimientos de gobernadores que también parecían inflexibles en su tesitura de bajarle la persiana a Unidad Ciudadana y terminaron suscribiendo un criterio de mayor apertura. Hay dos ejemplos notables: Gustavo Bordet en Entre Ríos y Luis Manzur en Tucumán. Muy en voz baja, esperan que imite el riojano Sergio Casas, apenas pueda salir de la controversia judicial que le planteó Cambiemos para frenar su candidatura a la reelección.

Como van las cosas, en la conducción nacional del PJ entienden que el acuerdo se irá construyendo desde abajo hacia arriba, federalmente. Ya está prácticamente todo el arco sindical adentro, contando desde Hugo Moyano hasta Hugo Yasky, quedando afuera definitivamente el gastronómico Luis Barrionuevo, luego de su fugaz paso por la intervención partidaria resuelta por María Romilda Servini y disuelta en segunda instancia por la cámara de apelaciones.

El capítulo de los precandidatos presidenciales parece todavía más difuso.  Cristina continúa con niveles de respaldo que siempre superan el 30% pero la hipótesis de un balotaje entre ella y Mauricio Macri deja demasiadas dudas, al menos por ahora. En la cúpula justicialista aseguran que hay diálogo semanal entre Gioja y la senadora. Ella no es candidata, ni deja de serlo. Aunque parezca una respuesta floja, define con exactitud el pinino en que se encuentra la expresidenta.

Por otro lado, Roberto Lavagna también es bien visto dentro de esta construcción amplia. Sin embargo, le mandaron un mensaje peronista: si tiene intenciones de ser candidato, tiene que poner el cuerpo y dar un par de codazos. No debería soñar con que habrá un operativo clamor simplemente porque él se rehúse a participar de una interna.

¿Y Sergio Uñac? Gioja hizo saber su expectativa de que el PJ supere el 50% de los votos en las elecciones provinciales. A su juicio –y el de muchos- esto sería “ganar bien”. Esto pondría al gobernador sanjuanino en situación de hacerse escuchar en la mesa de decisiones en Buenos Aires. Su horizonte, nuevamente, se agranda más allá de San Carlos y El Encón.
 

Comentarios