Política

Murió un histórico dirigente de la Cruzada Renovadora: el adiós de los militantes

Se trata de Eduardo Nehin, tesorero del partido político. Todos los días abría las puertas de la sede y era muy querido.
martes, 08 de octubre de 2019 · 13:14

Eduardo Nehin era un histórico dirigente de la Cruzada Renovadora. El tesorero del partido político falleció el 8 de octubre y los militantes lo recordaron con mucho cariño en las redes sociales. Nehin se encargaba de abrir y cerrar las puertas de la sede de la Cruzada, ubicada en Trinidad. 

Sus amigos lo recordaron como una persona leal, muy amable. Toda la vida trabajó al lado del ex gobernador Alfredo Avelín, con quien compartió sus años en plena actividad en la Cámara de Senadores, de Diputados y en la gobernación. 

Oscar Rodríguez despidió en su cuenta de Facebook a Nehin y puso: 

"El custodio de Don Alfredo Avelín
Recorrió la provincia de punta a punta y gran parte del país siendo para la familia Avelín el ángel de la guarda, tarea que no le fue sencilla por orden directa de Alfredo no podía portar arma, tenia que estar dispuesto a dar su vida sin una herramienta fundamental para cualquier seguridad.
Y lo hizo sin ningún problema con la convicción y lealtad que solo los grandes tienen, estuvo en los momentos de gloria y también en los más difíciles fue un amigo, sostén y un gran confidente.
Predispuesto a seguir los pasos a un hombre inquieto como lo fue su amigo Alfredo, a toda hora salían a llevar un remedio, recorrer los hospitales, visitar algún correligionario.Luego de la muerte de Avelín podría haberse retirado su misión la había cumplido de manera eficaz y eficiente!
Sin embargo, siguió firme custodiando la historia, custodiando como el siempre decía el patrimonio del partido, día tras día, mañana y tarde con mas de 70 años abría las puertas del partido, aconsejando a los mas jóvenes, haciendo enojar a los mas grande y por sobretodo custodiando Cruzada Renovadora
Cuando hables de lealtad recordá este nombre Eduardo Nehin, tosco, de carácter fuerte, un custodio con todas las letras.
Quienes tuvieron la posibilidad de conocer al hombre detrás del custodio conocieron un corazón enorme dispuesto a dar la vida por cumplir con su palabra.
Q.E.P.D mi más sentido pésame a la familia del turco Eduardo".