"Acá no hay improvisación sino organización"

Entrevista de Tiempo Argentino a Daniel Scioli, a una semana de las elecciones.
domingo, 18 de octubre de 2015 · 11:50
La tarde del viernes ya le ganó la pulseada a la intensidad habitual de la City. Arriba, en el piso 19 de la sede porteña del Banco de la Provincia de Buenos Aires, nadie se enteró del inicio del fin de semana. Los asesores recorren los pasillos y llenan cada oficina. El jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, pasa y saluda. En cada rincón se nota la electricidad propia del tramo final de una campaña que les dará a los argentinos un nuevo presidente. 

El sol ya se apagó en la superficie vidriada de los edificios del microcentro cuando Daniel Scioli recibe a Tiempo Argentino para un diálogo intenso, en el que abundan definiciones políticas y surgen varias revelaciones sobre el futuro de un eventual gobierno.

Al candidato del Frente para la Victoria se le nota en el rostro la intensidad de la campaña. Asegura que recorrió cinco veces de punta a punta la Argentina. En los últimos días sumó millas con su encuentro con la mandataria brasileña Dilma Rousseff en Brasil y el acto con la presidenta Cristina Fernández en Santa Cruz. Después pasó por la villa porteña Zabaleta y alternó reuniones políticas con entrevistas a distintos medios gráficos en la previa de los actos por el 17 de octubre.

Está de buen humor cuando propone la charla en la que anunciará que cerró un acuerdo con Dilma para fondear el Banco de Desarrollo que pretende crear como eje de su política de impulso a la economía. Además, se propone activar también un swap de monedas con el Banco Central de Brasil, al estilo del que Cristina Fernández rubricó con China. Sostiene que profundizará las relaciones con países como China y Rusia y con los líderes de la región, y anticipa que, más allá del nombre del canciller que aún no devela, será él quien ejerza "la diplomacia de la presidencia".

Lejos del estilo confrontativo que exhiben sus rivales, asegura ofrecer certidumbre: anticipa que ampliará a otros sectores el programa de financiamiento al consumo Ahora 12, asevera que la Argentina no necesita un paquete de medidas económicas y sostiene que la negociación con los fondos buitre no está entre las prioridades de su eventual gobierno. "El camino no es el ajuste", repite como un mantra.

Como medallas exhibe el respaldo de "una organización política" que reúne a intendentes, gobernadores y líderes regionales. "No es momento de hacer experimentos, acá no hay improvisación sino organización", dice y afirma que la intervención de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico no es una opción válida. En la charla no faltaron las señales de autonomía cuando repasó los nombres que integrarán su equipo de colaboradores que fue develando en los últimos días: "Algunos dicen: 'le van poner esto o aquello'. Ahí están los nombres de mi Gabinete, no hay nada más claro que eso, que sepan quién va a ser el jefe de Gabinete y el ministro de Economía". 

A la hora de contar los porotos, se entusiasma con el crecimiento de la intención de voto que reflejan las encuestas en la provincia de Córdoba que promete visitar una vez más antes de que se imponga el silencio de la veda electoral y no ahorra señales para el gobernador electo Juan Schiaretti. Antes de despedirse elogia el rol de Karina Rabollini en la campaña electoral y esquiva una definición sobre el futuro de la CGT.

-Usted anunció que creará una agencia federal contra el narcotráfico. ¿Cómo lo hará y con quién?

-El narcotráfico se desplaza con mecanismos cada vez más sofisticados y es necesario readecuar el funcionamiento del Estado y los recursos humanos y logísticos para combatir estas organizaciones criminales. Es un tema que preocupa a la sociedad y yo lo entiendo. Así como hemos hecho con las policías locales, vamos a incorporar a 100 mil nuevos efectivos para reforzar las fuerzas federales para reforzar las policías provinciales.

-El narcotráfico es el eje de campaña de Sergio Massa que propone otras políticas de combate a ese flagelo...

-Está bien, pero yo tengo una responsabilidad ejecutiva y combatí como nadie en la provincia el narcotráfico y a los grandes cabecillas de estas organizaciones. Combatimos también a los delitos anexos que tienen que ver con el lavado y la trata. La batalla no está ganada, pero hubo avances.

-En este caso, ¿las Fuerzas Armadas son una opción?

-No. Eso ya se probó en otros lados. Puede haber anuncios grandilocuentes porque estamos en campaña, pero yo no voy a caer en ninguna iniciativa de esas características porque estoy convencido del camino que estoy planteando. 

-Había una expectativa en los sectores de la oposición de un estallido económico que finalmente no sucedió. Sin embargo hay un constante reclamo de devaluación. ¿Cómo se resuelve la pérdida de competitividad tras la devaluación del real? 

-La competitividad se logra mejorando los costos de logística y financieros creando el Banco de Desarrollo y mejorando el ferrocarril y las rutas. Como a la oposición no se les dio ese fenómeno que auguraban de gran crisis social, a ver si tenían chances, fueron buscando cambiar el eje de los temas de fondo. En un momento buscaban deslegitimar las elecciones con la acusación de fraude en algunas provincias. Gracias a Dios el pueblo argentino ha madurado mucho y se ven políticas que han dado avances. Yo interpreto muy bien las nuevas demandas. Cuando hablo de crear un millón de viviendas es porque una persona que tiene trabajo, ya no quiere alquilar más, y ahora quiere su casa, entonces tengo que darles un crédito hipotecario. También quiere tener un policía cerca de su casa, por eso creamos las policías locales. Quiere tener el hospital más cerca y para eso están las UPA 24.

-¿Cómo se va a fondear el Banco de Desarrollo?

-Tiene múltiples formas. Incluso vamos a hacer un acuerdo con el Banco Central de Brasil, que ya lo hablé con Dilma Rousseff, para trabajar en forma articulada.   

-¿Cómo va a encarar la negociación con los fondos buitre?

-No es una prioridad en mi agenda de trabajo. La posición Argentina es muy clara. Y no tiene que ser la posición de un gobierno, porque algunos irresponsablemente han dicho "vamos a pagar”, ¿y qué hicieron?, demoraron la posibilidad de un acuerdo, porque si los buitres piensan que va a venir uno que va a pagar lo que ellos piden, obviamente no van a acordar. Todos tendríamos que tener la responsabilidad de decir "esta es la posición argentina de todas las fuerzas políticas”. El país ha sido claro: voluntad y capacidad de pago en condiciones justas y equitativas.

-En el contexto de una crisis financiera internacional, ¿cuáles serían las medidas de su gobierno?

-Fortalecer mucho el mercado interno, ya que es la mejor vacuna y prevención que podemos hacer, dinamizar el crédito para que haya más construcción de viviendas, dinamizar el consumo popular como se hizo con el plan Ahora 12. Eso es la garantía de la sustentabilidad social y económica.

-¿Va a continuar el programa Ahora 12?

-No sólo vamos a darle continuidad sino que se va a ampliar cada vez más. Lo tenemos que llevar a otros sectores también. Cuando hay crédito se mueve la economía y si se mueve más el consumo, fortalece el trabajo y la clase media tiene cada vez más oportunidades. Ese es el camino. No es el ajuste, ni el endeudamiento, no es la gran devaluación.

-¿Cuáles serán las primeras medidas de su gobierno, si llega a la Casa Rosada?

-Es que el país no necesita ningún paquete de medidas urgente. Yo le quiero dar la tranquilidad y la confianza a todos de que gradualmente vamos a ir abordando todos los temas para tener un país cada vez más pujante en lo productivo y lo social. Hemos recuperado YPF, ahora vamos por la soberanía energética. Hemos recuperado los ferrocarriles, ahora mejoremos la logística. Hemos recuperado la ANSES, ahora mejoremos la vivienda.

-Sus contendientes plantean que si llegan al gobierno, comenzarían a llover los dólares. ¿Usted cómo resolvería el cíclico estrangulamiento externo de la Argentina?

-No va a haber ningún problema con las reservas ni con los dólares porque vamos a incentivar en forma cada vez más intensa la repatriación de capitales, persuadiendo y dando motivos que muestren que el mejor lugar para invertir es Argentina. Vamos a promover las exportaciones y vamos a hacer acuerdo con los otros bancos centrales como el de Brasil.

-¿Van a replicar el swap acordado con el Banco Central chino?

- Sí, pero adaptado a lo que son nuestros países, pero sí, es en esa lógica.

-¿Qué lectura hace del clima empresario después del Coloquio de IDEA?

-Yo fui como gobernador, como lo hago todos los años. Y como candidato a presidente les dije con toda claridad "lárguense a invertir”. Al comercio les garantizo que van a tener oportunidades de desarrollo del mercado interno, a la industria que la vamos a seguir cuidando, a la construcción que vamos a tener obra pública permanente, y a los servicios, que vamos a promoverlo cada vez más.

-¿Pero qué reacción percibió entre los líderes empresarios?

-De expectativa. Cada vez son más los que se convencen de que no es un momento para andar haciendo experimentos, de probar otra cosa, sino de ir a lo seguro, a lo previsible, a lo conocido y lo confiable.

-¿Cómo evalúa su campaña y la de sus oponentes?

-Me he concentrado en la mía. Me he focalizado en lo que la gente espera de un futuro presidente. He dado cinco vueltas a la Argentina, he hecho un relevamiento de las principales expectativas de cada provincia, firmé un acta compromiso con cada una de ellas fruto de los trabajos intensos profundos con cada uno de los sectores que hicimos desde la Fundación DAR. Y así llegamos listos, preparados, organizados, con los programas de gobierno, con los equipos y con los responsables para cada área. Acá no hay improvisación, hay planificación. Acá hay una organización política de gobernadores, intendentes, legisladores, líderes regionales, todos orientados a dar un respaldo y acompañamiento a esta tarea que tenemos por delante si Dios quiere y el pueblo me da una oportunidad.

-¿Por eso adelantó los nombres de algunos de los integrantes de su equipo?

-Sí, me pareció importante porque había muchas conjeturas. "Algunos dicen: 'le van a poner esto o aquello'". Ahí están los nombres de mi Gabinete, no hay nada más claro que eso, que sepan quién va a ser el jefe de Gabinete y el ministro de Economía.

-El viernes la presidenta Cristina Fernández hizo un discurso de mucho respaldo hacia usted y planteó quiénes son los socios estratégicos: China y Rusia.

-Es que ellos son los que están financiando esas grandes obras.

-¿Esa es la dirección?

-La dirección es que con los países del mundo podamos encontrar un punto de interés para la Argentina. Yo soy una persona abierta para que, dignamente y no arrodillados, podamos encontrar puntos de interés con los países. Es lo que vengo haciendo primero con América Latina y también me he reunido con los embajadores de Rusia y China, para explicarles la continuidad de todo lo que está en marcha, que es de gran envergadura y que es beneficioso para los países.

-¿Y quién va a ser el canciller que va a llevar adelante esas negociaciones?

-Lo vamos a anunciar en su momento. Yo voy a ejercer la diplomacia presidencial. Me gustan mucho las relaciones internacionales, hablo cuatro idiomas y los conozco a todos.

-Uno de los lugares donde se genera más expectativa por el resultado de la elección es en la provincia de Córdoba...

-Hemos mejorado mucho después de las PASO porque hubo peronistas que se fueron sumando. Y hubo sectores que fueron entendiendo cuál es la pelea de fondo. He tenido una posición muy clara sobre mi voluntad de trabajar junto al gobernador electo Juan Schiaretti para resolver los temas pendientes. ¡Que la gente vaya a votar con mucho entusiasmo y esperanza, que las cosas van a andar cada vez mejor! Yo sé lo que hay que hacer y sé cómo hacerlo.

-¿Qué rol tuvo Karina Rabolini durante la campaña?

-Fue muy importante el trabajo que hizo en la fundación, y al estar 30 años al lado mío, me interpreta y puede explicar mis propuestas mejor que nadie. Muchas veces, por más voluntad que tuviera, yo tenía que combinar el rol de gobernador y de candidato.

-La presidenta siempre dice que hay que confrontar con los intereses corporativos. ¿Usted se ve confrontando o dialogando?

-Cada uno lo hace a su manera. Yo hice reformas fiscales en la provincia que tocaron a los intocables: los servicios de cable, las telefónicas, los pooles de siembra, el revalúo inmobiliario. Lo importante es que las cosas se hagan. Cada uno le pone su impronta. Cuando uno gobierna, tiene que elegir, fijar prioridades. Las prioridades para mí fueron los más humildes, los trabajadores, la clase media, el pequeño y mediano productor, lo que yo llamo el círculo celeste y blanco.

-¿Espera una CGT unificada durante su gobierno?

-Yo respeto la vida interna de los gremios y sus organizaciones. Tengo buen diálogo con todos los sectores porque saben que soy el candidato que mejor les garantiza el empleo y las nuevas conquistas por las que luchan ellos.

Fuente: Infonews

Comentarios