Intendentes al desnudo

Juan Carlos Gioja: “A José Luis trato de joderlo lo menos posible”

El intendente de Rawson y hermano del gobernador no reniega de su apellido y dice que "ser un Gioja no es ninguna presión". En esta nota, entre otras cosas, habla de lo que quiere para su municipio, de la gestión anterior y de la relación con sus hermanos en la política.
domingo, 04 de marzo de 2012 · 12:41

-¿Llevar el apellido Gioja es una presión o un beneficio?
-No siento presión, por ahí aparece como una responsabilidad en orden a pertenecer a un proyecto de manera más fuerte, por la confianza depositada en nosotros. Como que no fue una cosa forzada lo nuestro, que José Luis dijo que Juan Carlos debe ser el presidente de Junta sino que apareció como que estaba maduro, no una imposición.

-Rawson se ganó por mérito del giojismo o por deficiencia del ibarrismo?
-Yo creo que por las dos cosas, sobre todo después de que entramos acá el 10 de diciembre, vimos que había mucho desorden, mucho desprestigio respecto de la administración y uno se da cuenta de que nosotros no somos tan buenos sino que los que han estado acá han sido bastante malos.

-¿Le reconoce algo bueno a la gestión Ibarra-Rojas?
-La verdad que me cuesta encontrar algo. Me parece que cometieron el error de politizar la administración. Hasta el tambor que estaba en el cementerio decía "Gestión Gustavo Rojas".

-¿Ese no es su estilo?
-Tratamos de no hacerlo. Nosotros vamos a buscar que lo que antes era gestión Juan Pérez hoy sea gestión Rawson. Nosotros sacamos todos los carteles de Cristina, de Rojas, de José Luis, y los cambiamos por un slogan que es la incorporación del término felicidad a lo político.

-¿No era feliz el rawsino antes de diciembre?
-No es lo que era o lo que no era, sino en términos de lo que tenemos que buscar. Perón lo dice que el fin de la política es la felicidad del pueblo, con un sentido humanista, entonces me pareció importante.

-Por ahí se espera que Rawson, por una razón de afinidad política, reciba una inyección más importante de fondos ¿qué cree usted?
-Dios te oiga. Yo la certeza que tengo después de haber hablado con José Luis sobre la coparticipación es que él me dijo que siempre que Rawson ha necesitado para proyectos serios, se le ha dado. No sé por qué va a cambiar ahora.

-Antes Pocito era como el municipio mimado, ¿ahora será Rawson?  
-No es mimado, es una zoncera. Pocito está en un lugar estratégico por eso pusieron ahí la Aduana, el Estadio. Acá si vos trabajás y ven el esfuerzo que ponés, los tipos te ayudan, no sólo los tipos de acá sino los tipos de la Nación.

-¿Le sirve en la Nación mostrar la credencial de ex diputado nacional para conseguir cosas como intendente?
-Y sí, han quedado muchas relaciones y las vamos a usar en la medida que se pueda. Pero no es privilegio, todos la pueden usar porque el que termina abriendo la puerta siempre es José Luis.

-¿Cuánto se mete el gobernador en su gestión municipal?
-Lo que yo lo necesito en términos de gestión. Yo la verdad que trato de joderlo lo menos posible, para que no digan justamente que soy el niño mimado (se ríe).

-¿El gobernador es un obstinado con Rawson?
-No, me parece que los dos tenemos la misma pasión con Rawson, lo que pasa es que nosotros venimos rengos en muchas cosas, tenemos todas las plazas sin agua, el cementerio destruido, teníamos el servicio de mantenimiento eléctrico en manos de terceros...

-¿A nivel financiero se encontró con asuntos que ameriten ir a la Justicia?
 -A nivel financiero no nos dejaron nada, solamente deudas, hay más de 70 juicios contra el municipio. He visto anormalidades, sí, y las está investigando, una auditoría que contrató el fiscal de Estado.

-¿Qué asuntos?
-Hemos visto mucho desorden con las pasantías. Puede parecer como una alcahuetería pero tengo obligación de decirlo. Cuando nosotros llegamos acá, se pagaban más o menos 1.260 becas, y lo más curioso es que se pagaban en Tesorería y estamos hablando de un millón de pesos o un poco más, fijate qué nivel de locura porque mandaban a alguien por la plata y pagaban acá. Yo dije para la Navidad y Año Nuevo pagamos todo, pero a partir de enero desvinculamos a los que no trabajan. Porque para nosotros el tipo que cobra y no trabaja es un corrupto, eso tiene que quedar claro. Entonces dijimos vamos a pagar por el Banco San Juan y llevamos el listado y hubo 160 tipos que no fueron. Todavía está la plata en la cuenta del banco que pusimos, la prueba de que no es uno ni dos sino 160 tipos que no fueron a cobrar. La pregunta es ¿quién cobraba por 160 tipos?

-¿Y cuál es su hipótesis?
-El fiscal que pusimos lo está investigando. Yo creo que había un desorden tan grande, una desviación tan grande que todo ese sistema de becas que habían inventado... Nosotros pasamos un papel a todo el personal que diga dónde trabaja, qué hace y quién es el jefe, firmado por el jefe. Lo va a determinar la Justicia si es ilegal o no, para nosotros es políticamente inaceptable y actitudes rayanas con la corrupción.

-¿Cuáles son las obras clave de su gestión?
-Recuperar La Superiora (ex bodega), eso debemos hacerlo, son 7 hectáreas y media, vamos a trabajar mucho en convertirlo en un ámbito para la infancia, lo social, eso a corto plazo. Y una cosa que soñamos es que hemos tomado decisiones muy importantes para este pequeñísimo Estado que estaban en manos de terceros, el alumbrado, el cementerio, demostrar que somos capaces de hacerlo y ser más eficientes. 

-¿Va a instalar la cementera en Rawson que no quiere un sector de Pocito?
-Si me dejan sí, lo veo como una posibilidad de trabajo muy buena, toda esa zona de Villa San Damián y Villa Hipódromo, son changarines que trabajan en el campo, si tuviéramos un laburo de ese tipo que trabajen seguro, dicen que son unos 250 puestos de trabajo, es una decisión de desarrollo social muy fuerte, porque habrá el que se abrirá el kiosco, el que lustre los zapatos, todo alrededor de eso. La verdad que no conozco muy bien pero me parece que el reclamo de Pocito se ha politizado, a mí me parece que en Rawson hay un poco más de licencia social.

-Después de ser diputado nacional y ahora siendo intendente ¿llegó a su techo político?   
-Me imagino mi carrera política terminándola haciendo política, donde sea.

-¿Le afectó mucho personalmente la actitud de César Gioja con la re-re?
-Yo creo que a todos los que hemos estado a su lado nos afectó. En mayor medida a los que tenemos un vínculo aparte.

-¿Recompuso relaciones? ¿Se ven?
-Sí.

-¿Lo ve volviendo al PJ orgánico?
-Hay decisiones, los políticos nunca dejarán de ser políticos, vinculados o no al proyecto.

-¿Quién cree que es más probable que vuelva al proyecto, César Gioja o Mauricio Ibarra?
-Qué se yo, no puedo dar un pronóstico porque a mí me han pasado cosas que me dicen que en política no siempre dos más dos es cuatro, es impredecible. Igual, no se puede comparar lo de Ibarra con lo de César, tienen distintas historias, situaciones, militancias y formas de ver las cosas. De todos modos, no es de lo más elegante hablar de los demás. 

Ficha Personal
Nombre: Juan Carlos Gioja
Edad: 53 años.
Apodo: “No tengo ninguno, ni en la escuela me decían nada”.
Una comida: Pastas y pescado.
Un libro:”Leo lo que va apareciendo. Cosas que te marcan son Hernández, Cervantes, el Facundo, son cosas que tendríamos que releer”.
Una película: “Lo que pasa es que no puedo decirla porque el director es Pino Solanas, bueno, me parece que Sur tiene todo un mensaje”.
Un vino: “Blanco y tinto, prefiero el malbec”.
Un sueño: “Terminar bien la vida, con tranquilidad. No nos vamos a llevar al cajón nada”.

Dato
Juan Carlos Gioja acaba de ser abuelo de su segundo nieto, el primer varón:”quería que se llamara Juan pero le pusieron Benjamín”, dice bromeando. Y tiene una nieta en camino que nacerá en abril. Con su esposa, Margarita Maldonado, tuvo 3 hijas y un hijo, una de ellas, María José, es una famosa hockista.      

  

    


 

Comentarios