horror en Media Agua

La hija pequeña de la pareja, la única testigo de la masacre: "Mamá y papá no se mueven"

Fuentes oficiales confirmaron el tremendo detalle. Cómo fue el minuto a minuto del brutal ataque y cómo descubrieron el homicidio seguido de suicidio.
viernes, 22 de octubre de 2021 · 13:00

Un sujeto asesinó brutalmente a su pareja de al menos 15 puñaladas y después se quitó la vida ahorcándose en el interior de una vivienda de Media Agua. Lo terrible del violento episodio es que la hija de 3 años que la víctima y el femicida tenían en común habría sido testigo de todo. Incluso fue la menor la que alertó al resto de los sucedido. 

"Mamá y papá no se mueven" habrían sido las palabras de la chiquita que se encontraba con sus padres en la vivienda ubicada en el Barrio Patiño. Según contó la cuñada de la mujer asesinada, Brenda Flores, y hermana del asesino, Marcelo Vilchez, en horas de la noche escucharon llorar a la chiquita aunque no sospecharon nada raro.  

Es que la familiar vive en una construcción al fondo de la casa de los protagonistas de la masacre. Fue por ello que este viernes por la mañana, la menor apareció llamando a la puerta de su casa. Cuando le abrió, la niña le comentó con su acotado lenguaje que algo le había sucedido a sus padres.   

De inmediato, la hermana del femicida se dirigió al lugar y se encontró con la sangrienta escena. Lamentablemente, confirmó lo que la criatura manifestaba. Estaban muertos. La imagen que observó la nena fue escalofriante: la madre en el suelo, tendida sobre un charco de sangre, y el padre pendiendo de una cuerda.  

La beba estuvo con sus padres en el interior de la casa, aunque se desconoce si fue testigo ocular del tremendo ataque. Aunque el fiscal Adrián Riveros sostuvo que fueron 15 puntazos, fuentes cercanas precisaron que llegaron a ser 17 en total. Lo cierto es que la agresión resultó con una violencia demencial. 

Lo extraño es que a pesar de la cercanía de los parientes, no escucharon ningún grito ni ruidos que hicieran sospechar que algo ocurría. Sólo oyeron el llanto de la nena, al que le restaron importancia. 

Tras la intervención de las autoridades, la pequeña quedó bajo la custodia de sus tías y se estima que será sometida a la asistencia psicológica después de lo vivido. Aunque tiene pocos años, su testimonio podría ser clave para comprender qué fue lo que pasó. 

 

Comentarios

Otras Noticias