Fraude inmobiliario

Vendió junto a una anciana un terreno que no era de ellos a $3 millones y cayeron presos

El principal acusado es un estafador que, usando a una mujer de 74 años, comercializan una propiedad con documentación falsa. Lo descubrieron y ahora están detenidos.
viernes, 5 de junio de 2020 · 22:46

Un sujeto con antecedentes penales por robo y estafa, supuestamente, engañó a una familia y le vendió un terreno en Capital que no era suyo por el valor de 3 millones pesos. Para la maniobra, usó a una anciana de 77 años. Los descubrieron porque los dueños pasaron por la propiedad y vieron que la estaban cercando. Ahora, el presunto embaucador y su supuesta cómplice están detenidos.

El fraude millonario fue denunciado en abril último y este jueves los policías de la sección Defraudaciones y Estafas, dependiente de la Dirección de Coordinación Judicial D-5, detuvieron a Juan Daniel “Pato” Castro,  en un consorcio del departamento situado en calle Hipólito Yrigoyen, en Rivadavia, informaron fuentes policiales. El sujeto tiene 62 años y es el principal imputado. Días antes habían apresado a la supuesta cómplice, una anciana de apellido Oropel, de 74 años, en otra casa de calle Jujuy en la zona de Concepción, Capital.

Los dos están sospechados de estafar a una familia de apellido Sánchez, quien en marzo último les pagó 3.000.000 de pesos por un terreno de calle España, en Capital, informaron en la Policía. Fuentes del caso señalaron que Castro habría actuado como el vendedor en esa transacción y convenció a la familia Sánchez para que le compraran ese terreno. Al parecer, hasta le mostró documentación apócrifa de esa propiedad a nombre de una mujer mayor de apellido Rici.

Lo que denunciaron es que este sujeto preparó toda la documentación y un día citó al comprador a una escribía para pagar y sellar la venta. También señalaron, según la Policía, que a ese lugar llegó una anciana, que firmó a nombre de Rici como si fuese la dueña. Esa mujer mayor era Oropel, que sabiendo o no, supuestamente se prestó para la maniobra delictiva, revelaron fuentes del caso. Lo cierto es que los damnificados entregaron 3.000.000 pesos, explicaron. En los días posteriores tomaron posesión del terreno y comenzaron por poner un alambrado y una tela media sombra alrededor para construir.

Dio la casualidad que otro día los verdaderos dueños pasaron por la calle España y vieron la tela media sombra y el alambrado en su terreno. Sorprendidos, se acercaron a ver qué pasaba y hablaron con Sánchez, que estaba en el lugar. Éste les comentó que había comprado el lote. Los propietarios pusieron el grito en el cielo y le dijeron que ellos no habían vendido nada. Eso puso al descubierto la maniobra fraudulenta.  Tanto los verdaderos dueños, como el comprador, terminaron en la Seccional 4ta y radicaron la denuncia.

El caso pasó a los investigadores de la sección Defraudaciones y Estafas, de la Brigada de Investigaciones de la Central de Policía, y la pesquisa arrancó intentando identificar a los estafadores. De primera mano confirmaron que, para la transacción, usaron documentación falsa del terreno y una mujer mayor, con un DNI trucho y su foto, se hizo pasar por la dueña. La víctima del engaño señaló a la Policía que esa mujer andaba acompañada por un hombre joven en un auto oscuro, que sería un Volkswagen Fox, dijeron.

Los policías hicieron averiguaciones para saber quién era esa mujer mayor y establecieron que se trataba de Oropel, conocida por sus vínculos con el ambiente delictivo, explicaron en la Policía. Esto llevó a que allanaran su casa en Concepción y la detuvieran. Como es mayor y entra en el grupo de riesgo de contraer el coronavirus, el juez del caso dispuso que permanezca con prisión domiciliaria.

Fue esta anciana la que aportó datos. Ella habría dado el nombre de Juan Daniel “Pato” Castro y dijo que éste le pidió que le sirviera de garante en un crédito.  Supuestamente con esa excusa la llevó a una escribanía para firmar unos papeles. La sospechosa también agregó que Castro no la acompañó a realizar ese trámite, que en realidad la mandó con un sobrino suyo, al que no le sabe el nombre.  A partir de ese dato, los policías de Defraudaciones y Estafas comenzaron a buscar al “Pato” Castro, conocido porque su prontuario policial cuenta con dos hojas de antecedentes penales, la mayoría por delitos contra la propiedad y estafas, aseguró un funcionario.

Tras jornadas de vigilancia, los policías supieron que Castro frecuentaba el domicilio de su hija en un departamento de avenida Hipólito Yrigoyen. Ahí justamente lo detuvieron este jueves. Después inspeccionaron su domicilio en calle Roger Balet, en Desamparados, donde encontraron cheques pero no sumas importantes de dinero. No se sabe qué pasó con los 3 milones. Ahora buscan al tercer cómplice, el sujeto que acompañó a la anciana a la escribanía. Mientras tanto, el “Pato” Castro cumple prisión domiciliaria en su hogar porque están dentro del grupo de riesgo y pasa los 60 años.

Comentarios

Otras Noticias