Por la pandemia

La justicia local dilata la decisión sobre el pedido de prisión domiciliaria de más 200 de reos

Los presos piden ir a sus casas por la pandemia, pero están a la espera que el Juzgado de Ejecución resuelva. Existen solicitudes desde que se inició el aislamiento social.
martes, 28 de abril de 2020 · 23:32

El presidente Alberto Fernández ya mostró su acuerdo con las “libertades restringidas” de los presos por delitos comunes. Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, por su parte amenazó con enjuiciar a los jueces que otorguen prisión domiciliaria sin respetar las leyes. Y mientras la polémica crece y los reclamos de la población carcelaria se esparcen como el coronavirus, en San Juan la justicia local sigue dilatando la decisión sobre los más de 200 pedidos de presos que solicitan irse a su casa por la pandemia, con pedidos de informes y medidas que llevan tiempo.

El otorgamiento de la prisión domiciliaria se transformó en tema de discusión nacional.  La provincia no escapa al debate. La catarata de pedidos empezó a principio de abril y en esos días las presentaciones de presos condenados llegaban a 100, sin contar los planteos de los internos con prisión preventiva y de los presos federales, que sumaron otros 75 pedidos. En la actualidad, las solicitudes llegan a 200, sólo contando los recibidos en el Juzgado de Ejecución, confirmaron fuentes judiciales.

En su mayoría, los reos justifican sus pedidos en que padecen enfermedades crónicas y sus edades que los ponen en riesgo. Otras excusas que plantean son la falta de condiciones sanitarias e higiénicas dentro del penal de Chimbas, el hacinamiento en los pabellones y hasta la falta de contacto familiar por la suspensión de las visitas y las salidas transitorias.

El juez Matías Parrón y luego el juez Alberto Caballero, que se alternaron en el Juzgado de Ejecución, enviaron los pedidos a la fiscalía. Pero la fiscal Claudia Salica, primero, y posteriormente el fiscal de Ejecución, Nicolás Zapata, pidieron informes antes de poder opinar. “Esto no es una cuestión sencilla. Estamos hablando de peticiones individuales, que pueden llegar a ser doscientas, y hay que estudiar y analizar una por una. Y estamos a la espera de medidas que solicitamos”, señaló Zapata.

Es que los fiscales quieren saber la situación de cada preso y para ello solicitaron al penal que envíen: copia de DNI o acta de nacimiento, informe médico integral, medicación y cuidados que requiere. Además, estudios psicológico y psiquiátrico. Datos sobre los años de condena, tipo de delito y comportamiento de cada preso. Posible domicilio en donde se alojarían, informe ambiental del lugar, el consentimiento del familiar que se haría responsable y medidas de seguridad. Por otro lado, pidieron que se les comunique el plan de contingencia del servicio penitenciario provincial, entre otras cosas.

Reunir toda esta información puede llevar semanas, y más, si se tiene en cuenta que hay 200 casos que analizar, explicó un funcionario judicial. “Es verdad, todavía no se resolvió la cuestión de fondo y las plazos se extendieron porque solicitamos otras medidas. Pero primero debemos tener elementos suficientes para opinar y aconsejar al juez sobre si corresponde o no otorgar una prisión domiciliaria”, explicó Zapata.

Por de pronto, la fiscalía adelantó parte de su posición con respecto a la prisión domiciliaria. En el documento que enviaron al juez pidiendo medidas preliminares, expresaron “que no existen razones técnicas y científicas que aseguren que medidas como la prisión domiciliaria, sea eficaz para el resguardo de la integridad y la salud” durante la pandemia.

Lo cierto es que los tiempos se alargan y parece que no hay fecha para que el fiscal se expida y el juez resuelva. Y mientras la grieta se agranda entre los que están a favor de la prisión domiciliaria y los que se oponen a ésta a raja tabla, la decisión sobre este beneficio para los presos se hace esperar en la justicia local.

Comentarios