Sala I de la Cámara Penal

Condenaron a dos exempleados municipales por vender nichos y quedarse con la plata

Uno de los empleados confeccionaba los recibos y la otra, una técnica en administración, falsificaba los datos en los libros oficiales. Ninguno podrá volver a ocupar cargos públicos.
lunes, 16 de marzo de 2020 · 08:15

Miguel Ángel Avellaneda (57) e Hilda Eva Carranza (60), dos exempleados de la Municipalidad de Rawson, fueron condenados a dos años y ocho meses de prisión en suspenso, es decir sin encierro, más la inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos por haberse quedado con el dinero de la venta de nichos municipales.

La maniobra de Avellaneda y la técnica en Administración Carranza salió a la luz en diciembre de 2015 cuando una mujer fue a pagar el servicio por mantenimiento y una empleada comprobó que el recibo que llevaba no coincidía con el que existía en los registros del municipio.

A raíz de esta situación, las autoridades comunales iniciaron una investigación que arrojó como resultado que no era el único caso, sino que había otros 14 clientes que habían pagado mucho más a lo que figuraba en los libros oficiales y que en total el fraude sería de $93.340.

Con el correr de la investigación se pudo confirmar que Avellaneda era quien confeccionaba los recibos, mientras que Carranza era quien adulteraba los datos en los libros oficiales.

Ambos empleados fueron despedidos y denunciados en julio del 2016 y posteriormente fueron procesados por peculado, falsificación de instrumento público y fraude.

En la Sala I de la Cámara Penal, Avellaneda y Carranza decidieron no defenderse y aceptaron un juicio abreviado a cambio de una reducción de pena. El juez Juan Carlos Caballero Vidal (hijo) aceptó el acuerdo de la fiscal Marcela Torres y el abogado defensor Juan Carlos González Riutort y los condenó a dos años y ocho meses de prisión en suspenso más la inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos.

Comentarios