estremecedor relato

Un empresario víctima aseguró que el robo a la financiera "podría haber sido una masacre"

'Entraron dispuestos a todo, con el arma en la mano. Nos tiraron al piso y nos pedían que abriéramos la caja fuerte', contó el empresario Hugo Ugarte.
viernes, 17 de mayo de 2019 · 17:29

El conocido empresario Hugo Ugarte no pudo contener el llanto en una entrevista con “La Buena Gente”, de AM 1020. Fue cuando recordó que durante el asalto a la financiera Magui Express se le “pasaron muchas cosas por la mente en pocos segundos”. En ese momento un delincuente, al que le temblaba el pulso, lo apuntaba con una 9 milímetrosmientras le decía que no tenía “nada para perder”.

Alrededor de las 10:30 del jueves, cuando había mucho movimiento en el microcentro, dos delincuentes armados ingresaron a la financiera ubicada en Ignacio de la Roza 161 Este. El rápido aviso a la Policía que realizó una pareja que pasaba por ahí frustró lo que podría haber sido una tragedia, porque a la clave de la caja fuerte la tienen en Mendoza.

Eso hubiera provocado una fuerte reacción en los delincuentes, que intentaron escapar, pero fueron detenidos. Los pesquisas todavía intentan dar con un tercer miembro de la banda: el que esperaba en el auto en una guardería vecina a la financiera.

En ese momento, Ugarte estaba en una oficina con Fernando Kainer, el gerente de Magui Express. Los delincuentes esperaron a que saliera un cliente. “Habían ingresado hacía 15 minutos. Escuché un estruendo cuando tiraron la puerta. Sentimos las patadas y nos dimos cuenta de que era un robo. Gritaban: ‘¡Abran la caja!’. Llevaban una valija grande con rueditas y una mochila, que era en donde iban a poner el dinero”, relató.

“Entraron dispuestos a todo, con el arma en la mano. Nos tiraron al piso. Nos pedían que abriéramos la caja fuerte. Nos decían: ‘Nosotros no tenemos nada que perder, ustedes van a perder. ¡Abran la caja!”, contó.

Ugarte dijo que lo llevaron hasta la última habitación. Uno de los delincuentes le pisaba la cabeza en el suelo, mientras apuntaba con el arma, que estaba cargada y lista para disparar, al gerente. “Tengo un golpe en la nuca, porque me pisaban”, aseguró.

En ese momento -según el relato del empresario-, una pareja que salía del Banco Santander vio cuando entraron los delincuentes. La chica se dio cuenta de que uno de ellos llevaba un arma de fuego.

Vieron que cerraron abruptamente el ingreso al local. Entonces se acercaron a la vidriera y observaron que había gente tirada en el piso y que los estaban apuntando. “Alertaron a los policías de la peatonal, en Tucuman y Central (Ignacio de la Roza), que llegaron hasta la puerta de la financiera. Los los delincuentes salieron diciéndoles a los policías que había gente robando, para despistar, haciéndose pasar por clientes”, recordó.

Inmediatamente, un efectivo que estaba fuera de servicio salió en búsqueda de los delincuentes y detuvo a uno. Más tarde arrestaron al otro que había ingresado a Magui Express. El restante está prófugo.

“Cuando nos cerraron la puerta, vimos que llevaban algo para silenciar el revólver. Yo tenía miedo, porque cuando el tipo me apuntaba le tiritaba el pulso”, dijo el propietario de una famosa vinoteca.

Ugarte contó que si la pareja que pasaba por ahí no hubiera avisado a la Policía, “podría haber sido una carnicería, porque Fernando no iba a poder abrir la caja fuerte porque no le iban a dar el código para hacerlo”.

A los 60 mil pesos que se llevaron los asaltantes, y que fueron recuperados a los pocos minutos, los tenía el tesorero, que cuando ingresaron los delincuentes verificaba la cantidad de plata en una contadora de billetes.

“Yo creo que estaban muy drogados. Nos podrían haber dado un tiro a alguno de nosotros. No sé qué hubiera pasado. Dios estuvo ahí, fue un milagro”, cerró, todavía conmovido.

Comentarios