En el Primer Juzgado de Instrucción

Tiene apenas 18 y está preso porque habría engañado y violado a su novia

Un joven fue procesado por un grave delito que puede costarle hasta 15 años de cárcel. Lo acusan de llevar engañada a su ex novia, y madre de su hijo, a una zona rural de 9 julio y obligarla a practicar sexo oral.
viernes, 17 de mayo de 2019 · 07:15

El juez Alberto Benito Ortiz, del Primer Juzgado de Instrucción, le dictó el auto de procesamiento por presunto abuso sexual con acceso carnal y lo envió directo al penal de Chimbas. El imputado, del que no se puede dar su nombre para preservar a la víctima, ahora debe estar arrepentido por lo que hizo una tarde de fines de agosto de 2018.

Según declaró la chica, que era menor de edad en ese entonces, relató que el muchacho fue su novio durante tres años y producto de esa relación tuvieron un hijo. Sin embargo, desde hacía 3 meses que habían dejado de salir definitivamente, pero se frecuentaban por el niño. Justamente una tarde del mes de agosto, el muchacho fue a su casa con la excusa de ver al pequeño  y en un momento éste pidió que lo acompañara a comprar, a lo que accedió. Ella subió en la moto de su exnovio y partieron, pero éste luego desvió el camino, se fue alejando del caserío y terminó en un predio donde corren carreras de perros. Ahí supuestamente él perdió los estribos. El joven la llevó a un costado de la pista, le sacó el pantalón a la fuerza e intentó tener sexo con ella. Como ella se resistió, él amenazó con golpearla, después la tomó del cabello y la obligó a practicarle sexo oral.

Una vez que el muchacho consiguió lo que quería, llevó a la chica a su casa. Ella no quiso contar a nadie lo sucedido, pero anduvo muy mal y deprimida por varios días hasta que se animó a contarle a su madre sobre el abuso sexual. Después de escuchar esto, la madre decidió hacer la denuncia y llevó a la adolescente al Centro ANIVI. En la declaración, la chica relató cómo fue el ataque sexual, pero además relató que su ex novio la golpeaba y que anteriormente ya la había obligado a tener sexo.

Las pericias psicológicas a la chica demostraron que dijo la verdad sobre el abuso. Y el examen realizado el acusado indicó que este siempre llevó una relación violenta y cargada por los celos, que además le falta madurez. Para el juez Alberto Benito Ortíz, las pruebas fueron suficientes para procesarlo y mandarlo al penal.

Comentarios